martes, 31 de mayo de 2011

Alquimia


Retroceder. Acelerar.
Tiempo.
Prisa.
Silencio.



La alquimia del alquimista.
Las estrellas engordando el cielo.
Tiempo.
Espacio.
Deseo.


La foto es propia, retrata la imagen de mi primer cuadro del 2011 al que bauticé Alquimia.

Tu Belleza

No lo crees pero sos tan bello, bellísimo.
A veces no se agregar más nada que eso, basta con ver la intensidad en tus ojos para comprender que tan cierta es tu belleza. Aquella misma que ocultas y escondes bajo las capas de la ceguera crónica.
Nada se compara a tu risa, es como diría un viejo tema del Indio, "la magia de los rockanrolles".
Habría que evitarte, cruzarse de vereda para no perderse en tu inquietante mirada,
Habría que desterrar una a una las fotos en mi mente, para congelar por siempre el tanto extrañarte
Habría que aniquilar los espejos, para que ni tu sombra se desdoble en este frío invierno.
Pero todo eso es imposible y tampoco quiero hacerlo, porque quiero oler tu risa todas las veces que me dejes, y acariciar tu cara sin miedo a acercarme demasiado. Y saltear y chapotear por esa boca laminada, y condimentarla con mis besos hasta llegar a la sombra imborrable de tus ojos, como un manto eterno de pureza, misterio y ansiedad.
No lo crees pero sos tan bello, bellísimo que a veces no se agregar nada más que eso.


No se restar...

lunes, 30 de mayo de 2011

Debe ser

Del amor del poeta. De los cuentos de hadas. De los tontos por siempre. De los nunca más. De la novicia enamorada. De las rosas sin aroma en la despedida. De las miles de copas destruidas entre jugos de vino y sal. De las hormonas compartidas. Del roce en secreto de la piel. Del néctar más oscuro de tu vientre y del perfume sin miel.
De todo y de nada. De renacer y de creer. De confiar en tus ojos negros y sentirme viva otra vez.

There's a natural mystic blowing through the air.

viernes, 27 de mayo de 2011

Ojos impúdicos


Los ojos del tiempo, los del olvido.
Aquellos que fundaron su gracia en lo más alto de la cima. Aquellos, víctimas de todo y de nada a la vez.
Su boca diminuta y de fresa, su perfecta figura disimulando gestos de amor.
Su piel como un diablo en mi boca, atragantando y lamiéndome la sien.
Pero sobre todo, sus ojos impúdicos de fuego, sonando a la par de su boca, temiendo y asechando el presente.
Promulgando futuros escapes furtivos, invadiendo mi mente y mis ojos carnales, invadiendo aquello que creo cierto.

lunes, 23 de mayo de 2011

Su figura y su ser


Era importante caer en su figura. Importante, como aquellas cosas que se sabe que existen, pero duelen. Importante, como lo que todo el mundo dice, lo es.
Era un otoño imponente. Las hojas caían suaves y apuradas sobre las veredas y la calle. Se imponían, con el suave aroma de los árboles desteñidos. Era un Mayo sin sombras, sin espejismos ni grandes vanidades.
Allí, quieto, su cuerpo.
Se vestía de incomparable magia. Sencillo, prolijo y como dice la canción "sin tatuajes que ensucien su piel".
Su figura larga, sus extremidades salvajes, sus ojos de diamantes cristalizados y la fina simpleza de sus rasgos. Todo, en un conjunto perfecto con destino perdido. Y no hablo de perfecciones trilladas, ni de rostros con prisas de ángel. Hablo de esas miradas, que por ejemplo, viajan en el tiempo para quedarse un rato más después. De ojos café, de boca salmón, de tintas y perfumes expulsando cáliz divino.
Y no pude evitar del todo mirarlo, no pude. Tampoco quería dejar de hacerlo, aunque mis relatos fueran mayores al presente, aunque incluso ahora mismo esté enojado conmigo...

Su figura

Era importante caer en su figura. Importante, como aquellas cosas que se sabe que existen, pero duelen. Importante, como lo que todo el mundo dice, lo es.
Era un otoño imponente. Las hojas caían suaves y apuradas sobre las veredas y la calle. Se imponían, con el suave aroma de los árboles desteñidos. Era un Mayo sin sombras, sin espejismos ni grandes vanidades.
Allí, quieto, su cuerpo.
Se vestía de incomparable magia. Sencillo, prolijo y como dice la canción "sin tatuajes que ensucien su piel".
Su figura larga, sus extremidades salvajes, sus ojos de diamante que ahora estaba cristalizado y la fina simpleza de sus rasgos. Todo, en un conjunto perfecto y de destino perdido. Y no hablo de perfecciones trilladas, ni de rostros con prisas de ángel. Hablo de esas miradas, que por ejemplo, viajan en el tiempo para quedarse un rato más después. De ojos café, de boca salmón, de tintas y perfumes expulsando el caliz divino.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Detrás de la máscara


Enamorarse de él fue como enamorarse de todos, o el peor de todos los males.
Fue entre utópico y apenas real.
Creo que las incontables madrugadas que pasábamos juntos no existieron jamás y sin embargo aún lo veo deslizado en el sillón, esperando mis manos.
Y yo que no soy valiente y nunca lo fui, callo en silencio, ya no tengo otra opción
Hernán se fué, como se van aquellas memorias y pequeñas cosas, sin despedirse ni dejando entreabierta ninguna puerta.
Se fue y su huida tiene más que ver conmigo que con escapar.
Pero aquí estoy yo, detrás de la máscara, prisionera de su sombra, envuelta en el pelaje de una frívola, sólo porque no puedo traslucir mi triste encantamiento.

lunes, 16 de mayo de 2011

Todos hablan...


Todos hablan y dan recomendaciones de lo que se debe y no se debe hacer.
Como si fuera fácil desteñir una rosa cuando floreció.
Todos hablan y critican a espaldas del tiempo lo que habría o no que decir.
Como si fuera fácil olvidarse del amor cuando está pasando o no enamorarse de esos ojos café.
Todos mueven las bocas pero nadie pronuncia nada, todos llenos de lenguaje pero a la misma vez mudos. No creen en la poética del alma, creen en la polémica del cuerpo, de la tele, del lcd, de la radio, de los sonidos...
Como si fuera fácil encerrar el alma, negarte un beso, llorar sin lágrimas...

jueves, 12 de mayo de 2011

Arte y Ciencia, Dalí perpetuo



Es difícil escribir sobre un hombre al que jamás conocí, pero es lo que hago todo el tiempo. Escribir intentando conocer más, interrumpiendo para incorporar algún concepto o idea que me sume.
Este es el caso de Felipe Salvador Dalí Doménech, conocido como Salvador Dalí. El pintor español, nacido en Figueras hace 107 exactos años y cumplidos ayer.
Si pienso en lo que generó este artista, pienso en dos bandos divididos. Aquellos que separan su obra del personaje y los que por no entender la obra eligen cuestionar su personalidad cambiante. Algunos psicólogos, filósofos o intérpretes de su obra, van más allá y entienden con fundamentos un tanto más teóricos por que Dalí es, fue y será un tipo fuera de lo común.
Hasta su firma tiene una explicación que incluso es científica. La fotografía que acompaña este post, es la muestra de ello. Esta foto, que muestra una especie de coronita es lo que se denomina fotografía estroboscópica, en este caso de la caída de una gota de leche. Todo tiene un sentido, una práctica y una función en Dalí.



Bastaba con escucharlo hablar, aquellos que lo conocieron lo atestiguan.
Bastaba con entender sus formas y su pensamiento. Dalí, envejeció digno pero gastado, su cuerpo no respondía como él hubiera querido y estaba flaco y débil. Esta sensación física no cambiaba en nada su temperamento a los ochenta, cuando convocó una conferencia de ciencia y arte. Su fanatismo científico lo convirtió en un hombre conocedor de las profundidades metafísicas. En el congreso no pudo participar pero monitoreaba desde su habitación lo que ocurría minuto a minuto. Los participantes de esta mesa, eran científicos, premios Nobel, verdaderos catedráticos. Uno de ellos confesó que con Dalí su diálogo era de par a par y no de artista a científico.
Su sentido del orden, de la estética sonora para sus cuadros, esculturas e incluso textos es admirable. Dalí no sólo era pintor, incluso su padre lo calificaba de mejor escritor que artista plástico. Incursionó desde su adolescencia a la escritura de textos, ensayos y poemas. Luego, con varios años más en su espalda, decidió escribir Diario de un Genio una fusión de biografía, diario de vida y poética, Salvador Dalí por Salvador Dalí y otros textos que a mi criterio, aportan un plus extra a su obra. Curiosamente, acabo de leer que se inaguró hace dos días en Barcelona, una exposición de la obra literaria que incluye 300 grabados y 200 documentos escritos.

martes, 10 de mayo de 2011

La tierra que se deja caer


Tu nariz de seda se frunció. Miles de miradas disparamos al sol.
Los dos dejábamos atrás el desierto.
Aprendimos a escuchar las palabras del otro, a entender los silencios y aceptar los gestos.
Un golpe de ilusiones volvió al corazón herido.
La tierra mojada tenía olor a triunfo y la derrota parecía desterrada de este río.
Se deja caer, la tierra se deja llevar y caer en el cielo que parece infinito.
Unas palmaditas en la espalda de alivio, una copla al viento y los ojos al sol como respiro.
Parece de tarde, aún siendo de noche. Parece que llueve y que no moja la garúa misteriosa que asoma como un fantasma con perfume de olvido.

Carpenters - Close to you



¿Por que los pájaros aparecen
de repente cuando tú estás cerca?
Al igual que yo, suspiran por estar
cerca de ti.

¿Por qué las estrellas caen del cielo
cada vez que caminas?
Al igual que yo, suspiran por estar
cerca de ti.

lunes, 9 de mayo de 2011

Texturas físicas


Que extraña forma y objeto es. Que dulce y habitada pradera de encantos en la piel.
Cuan firme y estimulante resulta su textura. Que delicado y torcido permanece después.
Suelto su piel, como un alga dormida en el mar.
Se desprende la caudalosa pósima que se bebe a tragos y sorbos.
Fuego, esperanzado ardor uterino desprendiendo fuego inquieto.
Después del abrazo, canciones y calma para dormir el balls de la muerte.
Nacer, inquietud.
Los ojos marrones castigan el tiempo.
Fuego y sombra.
Calor y figura.
Que extraña forma y objeto es. Dulce, agrio, amargo y seco.
Como una oliva en pleno océano, como un vino cosechado hace 25 años, como su sien dorada en el tiempo y los cristales de su mano cayendo como gotas del cielo.

jueves, 5 de mayo de 2011

Comer y dormir. Vivir y disfrutar

Según una publicación del diario The Economist, comer y dormir son las principales actividades en la vida de países como Francia, Inglaterra, Estados Unidos, Turquia, Alemania y Japón.
No creo que en Argentina, Chile, Uruguay o Venezuela la estadística demuestre otra cosa.
Es notable quizás ver y entender que pasamos tantas horas en hábitos que meramente son subsistencia y placer.
¿Qué lugar queda para el sexo, la literatura, el amor, el arte? o para Tinelli, Gran Hermano, bailando por un sueño o Viviana Canosa?
Las teorías oníricas, hablan entre otras cosas de que los sueños son la vida pura del inconsciente, pensandolo desde este punto, puede ser positivo que estemos durmiendo tantas horas. Pero no me conformo, la vida es aquí y ahora. Es este y no otro momento, ni el del descanso ni el de la comida.
Hay placer en ambas cosas, pero eso no es todo ni tampoco los únicos goces.
Existen Pizarnik, Cortázar, Paz, Nietzsche, Lispector y Kafka. Existe la música de Oasis, de Silvio Rodríguez o las rumbas de Puerto Rico y la bachata Colombiana. Existe Salvador Dalí, Gala, Eluard y el surrealismo. Existe el mar, los paseos en bicicleta, los viajes por la ventana del avión, los países que no conocemos, las islas y los paraísos.
Existe ese beso inolvidable, el que aún no llegó y el que se fue rápidamente.
Existe el sexo con amor, sin, con ropa, sin, el cuerpo, la piel, el acto, la agitación, la adrenalina y el cuerpo ajeno. El atardecer en el río, el contemplar el cielo, pensar en las estrellas. Está lo que escribimos en el aire, los castillos de arena, las canciones que nos transportan, los recuerdos de la infancia, nuestra familia, los hijos que tenemos o vendrán, están los abrazos, los amigos, la danza, la meditación, el yoga...están...existe...
Y por todo eso o por sólamente un amor, cambio tantísimas horas de comida y sueño.

miércoles, 4 de mayo de 2011

Imposible.


¿Y cómo no enamorarse del asombro de sus ojos? ¿cómo no querer abrazar por siempre su fuego interno? ¿como entender que no hay memoria de nuestro pasado y sin embargo siento todas y cada una de sus palabras tan llenas de amor como si alguna vez hubieran estado repletas?
¿cómo te llamo desde el deseo sin que te niegues? ¿como te robo dos pizcas de cielo para disfrutarte a solas dos minutos? ¿como acepto y abordo esta distancia quieta, lejana y triste? ¿como llegan mis líneas a tus manos sin cargos ni equipajes?
¿cómo te abrazo a escondidas? ¿cómo te muerdo el cristal?
"Darte un beso de desayuno, para irnos volando hasta neptuno", dice la canción de Calle 13 y yo quisiera hacerlo existir.

Reminiscencias silvestres


Me paro desde la punta de la montaña más alta. Creyendo que los sueños son realidad en la que puedo proyectar el futuro.
Siento que no tengo palabras ni inspiración, que me cortaron la lengua los ratones literarios. Encuentro una caja vacía, o llena de fotos que es lo mismo.
Fotos viejas, ojeadas, tocadas y miradas miles de veces. Fotos de ausencias y pesadillas color rosa.
Reminiscencias silvestres en cada uno de los libros. Abro uno, allí está la rosa disecada, fría, casi me dicta al oído que debo tomarla entre mis manos.
Está la piel y el cuero, los discos y casettes con notas de aire y de velocidad infantil, están las mantas, pañuelos y anteojos de todos esos años de teatro sin telón.
Están en un baúl dorado, mirándome para atraparme.
Huele a naftalina en toda la habitación, huele a templo recordado y a este momento de escritura lleno del perfume del jazmín en el patio.

martes, 3 de mayo de 2011

Lucha de cuerpos durmiendo


Las manos, el lazo, sus ojos poderosos de dragón.
Ese encastre de almas y la lucha de los cuerpos vestidos y sinceros.
Lo justo, lo entero, lo completo de su ser y no de otro.
Aquello que reclamo en mi interior, que es, sin dudas lo que deseo.
Si pudiera levantaría un aro de luz inmenso para atraerlo o lo encontraría en el pasillo de los sueños para decirle...algo. No sé QUE, pero algo. El sólo pensar en ese momento me paraliza y me enciende.
¿Cómo acortar la distancia? ¿cómo enclipsar sus sueños bestiales? ¿cómo captar el fuego piadoso de su boca y su pronunciación?
La sed que mueve montañas quietas, el invierno, el otoño, el tiempo y la lejanía generacional. Hay luz e impulsos pero también cordura y miedo. ¿qué será de sus ojos bermellón? ¿qué será de la luz encantada de su vientre?
Los ojos sabios, el pelo con cristales, la chispa quieta.
Quizás los cuerpos luchen juntos cuando son mutuamente sinceros, o tal vez sea una lucha con uno mismo...

lunes, 2 de mayo de 2011

El Nobel de La Paz


Barack Obama, presidente de EEUU, anunció anoche y para todo el mundo, que habían matado a Bin Laden para defender el país y la patria estadounidense.
El premio Nobel de la Paz 2009, que se encuentra al mando de Estados Unidos (que de unidos no tienen nada) o mejor dicho que se unen sólo en la guerra y en la violación sistemática de los derechos humanos de todos los ciudadanos - no sólo los de USA, sino los del mundo también- expresó sin titubeos y con una media sonrisa algo pronunciada que "ganaron los buenos". La reflexión es carente de idea, pero sí manifiesta un fanatismo mediocre e insólito. Seguramente Obama se fué a dormir creyendo que la tarea estaba lista...
La política nunca se trata de dos bandos ni de lo que en el barrio se llama "pica". La política es siempre un instrumento y un lugar donde se pueden cambiar las cosas, donde la posibilidad de soñar no es sólo una utopía, donde con gente con ganas, buena y con deseos nobles, se puede construir una idea mejor de país, Nación o Mundo. Pero claro, ¿qué sabe de todo eso el señor Obama y sus fuerzas de guerra y tecnología?. Habrá que esperar la noticia del próximo en lista y mientras tanto huír del seno imperialista, como sea.


La fotografía corresponde al fallecido fotógrafo, Joe Rosenthal (Premio Pulitzer en 1945) quién capturó a un grupo de marines izando la bandera de los Estados Unidos durante la batalla por la conquista de Iwo Jima

Del otro lado


Se que ahora estás del otro lado, no te veo pero creo que puedo escuchar tu respiración.
Tenés un café en la mano, lo huelo amargo y está algo tibio. Una remera roja desteñida, un boxer, medias blancas y aún los ojos algo dormidos.
Conozco y repaso tu autonomía, estás disconforme, devastado, habituado y sobre todo, y como siempre, cansado. Pesimista en tus ideas, pretendiendo ser optimista en tus acciones.
Estás seguramente escribiendo algunas líneas, bordeando el café con las manos, sosteniendo tu espalda para no derrumbarte sobre los libros apilados en el suelo que a la vez, hace de biblioteca.
Esta tarde saldrás vestido con tu bicicleta, a esquivar peatones y coches acumulados en la autopista. Saldrás, desprovisto de todo, menos de tus libros. Quizás no lleves celular, quizás no lleves ni 5 pesos pero tendrás todo lo que necesita un hombre como vos para vivir. Tus lentes, un cuaderno y algo para leer. ¿Qué mas se puede pedir en el desierto frívolo de ipods y blackberrys? un libro, una mujer y un vino.

Repetir el sentido


Cuando escribo siento muchas veces que repito ideas. Considero que algunas son justas e incluso es imposible concebirlas sin su insistencia.
Al respecto advierte Nietzsche en Más allá del bien y del mal, que es necesario repetir lo que tantas veces hemos dicho, en virtud de que nuestras verdades, pocas veces encuentran para ellas oídos complacientes.
Agregaría que debemos hacerlo no sólo en los dichos, sino en las lecturas y escritos y que incluso es en ellos donde termina de sustentarse su pronunciación.
Es entonces conveniente reflexionar una y todas las veces que sea necesario, cual es la idea que debe remarcarse y no hacer como Clarín, por ejemplo que insiste y repite la misma idea hasta hartar, incluso al que piensa igual.

La imagen es un dibujo realizado por la escritora Alejandra Pizarnik

domingo, 1 de mayo de 2011

Ahora


No está bien o mal pronunciar o mencionar al silencioso y sombrío pasado, hay que entender que él existe y que lo que somos hoy, este futuro-presente inquieto, es lo que nos pone en el lugar que queremos estar.
No hay más tiempo de angustias ni pesimismos. Hay en acción, momentos felices y de los otros. Hay, en suma, un AHORA -no hoy-. Somos lo que fuimos siempre y queremos ser mañana.
Cuesta arriba, prisioneros, amantes algunas y muchas sólo un beso en el espejo, pero hay que aprovechar este ahora inquieto, este último minuto de todos los minutos, esta sombra transeúnte y vigía, este pez ya sin anzuelos en la boca.