lunes, 31 de agosto de 2009

Mirada


Desde la distancia, oculta, te miraba. Tus ojos de fuego se iluminaban como el sol. Una ráfaga de viento nos prendió las cenizas. El vicio del cuerpo atrajo las manos. El tacto enfermo, en coma, súbitamente inmoral. La boca inalcanzable. El gesto masculino. Toda la efervescencia del deseo circulando.

Voluntad

Y allí dentro está la voluntad que no muere. ¿Quién conoce los misterios de la voluntad y su fuerza? Pues Dios no es sino una gran voluntad que penetra las cosas todas por obra de su intensidad. El hombre no se doblega a los ángeles, ni cede por entero a la muerte, como no sea por la flaqueza de su débil voluntad.

Joseph Glanvill

maravillas cotidianas

Una sonrísa tímida.
Leer un libro.
La luz de una vela en medio de la noche oscura.
Un abrazo a tiempo.
Una carcajada eterna.
La sensación de estar repletos.
Una caminata bajo la lluvia.
Escribir.
Mirar el mar 500 horas.
Sentir las piedras y el río en los pies.
Hacer el amor.
Oler el perfume de un hombre.
Sentir el cuerpo desnudo bajo el sol.
Cantar mil veces bajo la ducha.
Comer frutillas.
Oler jazmines, tulipanes y margaritas.
Andar en bicicleta.
Tener sexo.
Dormir un rato en el pasto.
Nadar.
Viajar a donde sea con la mente y con el cuerpo.
Disfrutar un vino en soledad y compañía.
Soñar.
Dormir.
Preparar una comida.
Pasear por la costanera.
Ir a museos.
Pintar un cuadro.
Saber.
Conocer.
Comprar algo que nos guste.
Decorar.
Esuchar música, repetir canciones en la escucha.
Ir a una biblioteca.
Recitales.
Veladas literarias.
Asombrarse por la llegada de alguien.
Sorprender con un lindo regalo.
Jugar a estar enamorados.
Sonreir. Reir.
Llorar.
Extrañar aún estando cerca.

Y muchas más cosas que la vida tiene para varios días de nuestra existencia.

Piel


Las vibraciones del cuerpo emitían sonidos agudos. La mente acompañaba el encantamiento con extremas imágenes de placer. El deseo circulaba entre los labios y la lengua. Una furtiva presión en el vientre se ejercía una y otra vez. Un resabio de dolor uterino sacudía la cadera. Los labios se agotaban. El juego los enloquecía. Los gustos de la piel se mezclaban en las sábanas tibias. Los dedos jugaban en círculos por la boca. Hasta que un dulce impacto entre los sexos acariciaba un punto de sol cercano. Las manos rodeaban la espalda de ambos, la chispa ardió.

sábado, 29 de agosto de 2009

Tiempo atemporal

Cada día me alejo más del tiempo. Pasé un sábado de condicionamientos horarios innecesarios. ¿Por qué importa tanto el reloj? La prisa indescriptible por cumplir el horario y no realizar "algo de más" porque nos "quita tiempo". Es ridículo. Lo entiendo (al tiempo) para algunas cosas, como disfrutar o ser responsables. El resto. No.

viernes, 28 de agosto de 2009

Obsesión maniática


Tan lindo y miserable como de costumbre. Ese tibio silencio que pronuncias en la distancia.
Tu perfección crónica se arrastra por tu cuerpo, pero tu personalidad refleja sombras endiabladas que no temen herir ni lastimar.
El quejido eterno de no poder vernos, el reproche sin sonido de no ir a visitarte. Constantes manías que despliegan tus canciones. Afirmaciones innecesarias de ratos sin nosotros. Todo lo que se bifurca nos separa un poco más. Estás sin estar, ilusionas sin saber que significa eso.
Toda la cosecha que motiva mis pasos hacia vos se nublan poco a poco.
El destino del tiempo marcará las agujas otra vez.
Allí estarás, igual que ahora, prendiendo tus luces furiosas en la oscuridad.

Si amanece, se irá tu cara con el sol


Tan linda es tu sombra en el espejo. Se refleja allí la calma de tus ojos tras los besos antes de acostarnos.

La tibia sensación de amanecer junto a vos me ilumina. Las manos, dormidas, se cruzan hasta sostenerse. Mis sueños tienen que ver con vos, con lo que despierta intento ser. Tu boca perfumada de sonrisa, tu espalda mostrándose mientras descansas. Toda la perfección del sol iluminandonos.

Amo ese instante, ese abrazo desesperado y calentito del amanecer.
Al día siguiente, tu sombra en el espejo es más hermosa que ayer.

Ahora


Bienvenida mi alma a tu encuentro. Al cálido terciopelo de tus ojos.

A la aventura oscura del mar de noche, a las tardes de lluvia entre tus piernas.

La alegría de tenerte se potencia con la reciprocidad. Sólo entre nosotros comprendo que estamos aquí por algo, hoy, ahora. Ante todas las miradas del mundo somos extraños, ante nuestros ojos, enteros.

C.J

Un vídeo que sencillamente refleja muchas cosas. La voz de Vicentico no es la mejor, pero en este caso, acompaña la letra de maravilla. Toda esa sensación, ese entendimiento corporal instantáneo, en fin, un gran vídeo.

Anatomía furtiva

La rotación de la cadera buscando el punto exacto del movimiento. La extensión de las rodillas abrazando las piernas del hombre. La espalda se arquea, se dibuja como una línea sin tiempo, adecuándose al enigma del placer. Los hombros y los brazos abarcan la espalda masculina hasta aferrarse infinitamente. Los pies pincelan la sábana, con movimientos en todas las direcciones. El torso sube, como si una corriente eléctrica lo empujara, hasta desmayarse nuevamente en el sexo del hombre, que poco a poco anticipa clemencia en sus gemidos.
Tras la rapidez, las manos se aflojan vencidas, el aire ingresa como bocanadas de alivio. Se oxigena el vientre, los pies se cierran. La última exaltación detona en la boca.
Un abrazo furtivo acaricia sus almas. Se prenden un cigarrillo. Juntos ahora se ríen de la vida.

Mujer araña


Se alimentan las fantasías. Se destrozan los abismos.

Se caen uno a uno los velos de contención. El cuerpo espera, tiene ansia.

Los besos se ordenan por prioridad, se adecuarán a las circunstancias.

Los caminos se cruzarán en pocos días. Habrá distancia.

La emoción del momento compaginará con el día. Los ojos apreciaran con su llegada cada mínimo instante.

El color de mis ojos se volverá mas negro. La llama del deseo seguirá ardiendo.

La paciencia de la araña irá envolviendo la presa.

La tentación provocará estragos. Se acerca un cálido presente. Se aleja un tímido adiós.


jueves, 27 de agosto de 2009

Besos



Los besos con sal existen, están.
Besos que lastiman, que alegran, que condicionan.
Besos apasionados, con gusto a vino o a limón.
Besos que duelen al terminar, que chorrean saliva intacta de un amor puramente obsesivo.
Besos que trasgreden, que pervierten, que ocultan un "te amo".
Besos con escándalo, con delirio, con cariño.
Besos arrinconados, besos de compromiso, de salón, de ruido, de la calle.
Besos que traicionan, que fingen un "hasta luego", que sobrepasan al corazón hasta comerlo.
Besos con espinas, con cuerpo, con amor.
Besos despues de hacer el amor, de cojer, de copas de más.
Besos que me huelen a vos, besos que me recuerdan tu sonrisa.
Besos que ya no doy, que perdí y no encontré jamás.
Besos que están guardados, escondidos...para vos.

Foto: Robert Doisneau "El beso del Hotel del Valle"

Adiós a los imbéciles


Lejos de la nostalgia que ameritaban mis recuerdos, me alejo una vez más.
Ya no busco más sombras para revivir.
Ya no intento soñar cosas tan imposibles.
Me distraen la mente otra clase de pensamientos que sólo son positivos o al menos, negativos positivamente.
No permito más un arrebato a mi corazón,
Ni un adueñamiento de mi, de mis formas o de yo.
“No hay nostalgia peor que añorar aquello que jamás sucedió” dice Sabina
Y yo concuerdo con esa frase hasta explotar.
No podemos añorar algo que no sucedió, ya no.
¿Que remedio hay si no es el olvido mismo la razón fundamental?
O hasta quizás, un mínimo eje de orgullo que nos distancie para siempre de la agonía de perder la decencia. Quizás.
Yo mientras tanto le digo adiós a todos los imbéciles, adiós, y esta vez para siempre.

Esclava

Podía quedarme horas observándolo, pensaba mientras caminaba cerca de mí y una vez más lo miraba fijamente. No había nada que me gustara más que mirarlo, casi sin querer, o buscándolo, o queriendo cautivarlo, tímida, sonriente....no importa como, lo miraba.Su piel, la textura de sus manos, el relieve de sus ojos y su pequeña boca –absorbente y deliciosa- podían esclavizarme para siempre. Me deleitaba su figura cada vez un poco más. Todo se convertía del color que yo quisiera, a través del aroma que plantara con su mirada.Sus hilos de plata en el pelo, su madurez, su forma de razonar y expresarse me conmovían. Me convertía de a poco en una doncella admirada por la belleza de un hombre.
Por la incomparable belleza que se siente sólo cuando una persona provoca admiración

Minutos


Quizás algún silencio se adueña de mi unos minutos. Se entreabren los labios, pero no llego a pronunciar ninguna palabra. Se pone mi mente en blanco, mis ojos divagan en el lugar en el que esté y mi respiración se acelera casi lentamente.

En esos momentos, sólo pienso en lo que no estoy pensando. En aquello que viaja rápido pero se desenvuelve lento. En las sombras, en el pasado, en el hoy, en todo. Tan blanca se pone mi mente que dejo de pensar que existo, que no soy yo quién está ilustrando ideas en la mente. Siento, casi, una posesión de mi cuerpo, como si escuchara a otra persona pensando. Pero me quedo tranquila, total son unos minutos al día.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Frases

"...Esa ternura incierta aunque me muera en ella, cada frase con sigilo, ¡si! cae triste melodia y no existe huella y tu carta me nubló..." (Enrique Bumbury- Si)

"...Fui, mucho más de lo que soy y más de lo que seré si sigo sentado aquí, dejando correr el tiempo, tratando de encontrar de cara al ventanal una nube con la textura de tu piel..."

"...Todo lo que es sólido, termina evaporándose al sol, flotando con la luz del sol. Todas las palabras no son más que viento sin dirección, no mas saliva y aire..." ( Fui - Ella es tan cargosa)

"No sé distinguir entre besos y raíces, no sé distinguir lo complicado de lo simple y ahora estás en mi lista de promesas a olvidar todo arde si le aplicas la chispa adecuada..." (Heroes del Silencio - La chispa adecuada)

Oro Dell' Azzurro


Algunos piensan que Joan Miró sólo plasmó en sus cuadros figuras abstractas que "no dicen nada". Lejos de ese pensamiento, "Oro de Azur" o Oro Dell' Azzurro nutre de elegancia y belleza un concepto totalmente perdido. La mujer y el hombre juntos y a modo de encantamiento un trazo que define una unidad sincronizada de ambos. Las estrellas, las constelaciones y la vía láctea acompañan el recorrido de la pareja que se hunde entre las emociones de los dos.
Es un cuadro hermoso, lleno de alegría y de expresividad.
Los que dicen que Miró sólo hace formas abstractas quizás tengan razón, pero lo interesante es saber mirarlo como lo que es o lo que intenta representar con una idea, con un pincel.

martes, 25 de agosto de 2009

Castillos de arena

Tan efímeros y moribundos son los instantes. Perecen, se caen y se vuelven a construir como castillos de arena en el aire. La sociedad, toda, invadida por la deshumanización de nosotros mismos. Me incluyo, me ocupo, me hago cargo de esto. Soy parte de un mundo digitalizado a escalas inmensas, en uno de los tantos castillos de arena tecnológicos.
Algunos, todavía elegimos decirlo, si, mediante un blog que nadie-o pocos- leen. Algo tengo que hacer con la tecnología, algo, al menos.
Prefiero todavía mi habitación y un libro. Una lapicera y un papel donde plasmar frases sin sentido, una hoja gigante en blanco y un pincel con mil colores que construyan un castillo, al menos en un papel.
Es grande el dilema, y es poco el tiempo que hay por delante para cambiarlo, pero diariamente podemos. Debemos, necesitamos urgentemente construir otra perspectiva. Al menos yo, día a día me alejo un poco más del mundo enajenado de necesidades innecesarias. Al menos hoy, y también mañana.

Apetito


Una suave textura los sorprendía con cada beso. Se deseaban sin importar el lugar y las personas que los rodearan. Se ansiaban tanto que corrían perfumes de jazmines tras las miradas. La delicia permanente de mirarse se contenía ante las caricias que calmaban la piel.

Ardía, gemía por dentro. Sus cuerpos se estremecían con cada aliento, con cada sudor derramado por el súbito deseo. La llama ardía y el apetito de su figura comenzaba a girar nuevamente entre sus manos.

Dejando ir


Detrás de su hermosa voz, se desprendía un recuerdo con aroma de silencio tácito en el aire. Sus ojos escondían un secreto inmenso. Una tibia sonrisa asomaba entre sus labios al hablar. Era un hombre elocuente, no me cansaría de admirar esa virtud.

Su caminar era pausado, lento, casi doloroso por el paso de los años.

La presencia de su hombría encantaba a cualquiera que supiera mirarlo, que supiera entender lo que sus ojos revelaban. Tiempo al tiempo, la distancia nos separó. Los caminos se bifurcaron y el beso del adiós quedó pendiente en nuestras mejillas.

Una noche, en una calle que raras veces frecuentaba, lo encontré. Se cruzaron nuestros ojos para siempre y el flechazo fue intenso.

Una vez más: el adiós.

Una vez más: sonríen, se saludan y se van.

lunes, 24 de agosto de 2009

Pequeñas ambiciones

La pequeña contradicción entre lo que me gustaría y lo que hago. Esa vertiente de placer e insatisfacción que me persigue diariamente, se evapora de a ratos, de a días. Quizás se mantiene constante, pero es mucho menos tiempo, la felicidad o la sensación de ella, me rodea más, mucho más. Cuando olvido lo libre que soy cuando canto, cuando saco voz oculta y siento lo que escribo en mis cuerdas con forma de canción, ahí completé el círculo. Cantar lo que escribo es maravilloso.
No postergaré mis pequeñas ambiciones, pero claro, es otro desafío.

Volar


Ese fue sólo un sueño. Desperté con la amarga sensación de no querer regresar de la breve realidad que mi inconsciente imaginaba.
¿Que trama hay en los sueños que son tan hermosos de sentir? siempre nos despertamos, ese es el problema. O quizás no concretar nuestros sueños en la medida que podamos realizarlos, ya que todavía-como sabemos-no podemos volar, al menos literalmente.


But that was just a dream
Try, cry, why try?
That was just a dream
Just a dream, just a dream
R.E.M. - Losing My Religion lyrics

Ya no

Ya no le creo a los porcentajes de "no" que recibo cotidianamente.
Ya no me aguanto, ya no resisto aquello que no quiero resistir.
Ya no espero que me llamen, ni que me inviten, ni que me digan "vení", "avisame si"
Ya no reniego si me dicen que "no", aunque tampoco me conformo con eso.
Ya no me importa si se van personas de mi vida, se fueron demasiadas, volvieron otras, se irán algunas más..
Ya no me pongo mal por lo que me dicen que hago mal, son críticas que no disponen de ningún grado emocional, intelectual ni verosímil para opinar
Ya no me detengo ante un error, lo traspaso: saltando, volando o con una escalera si es necesario, como sea.
Ya no me fumo a nadie, ya no tolero si no quiero, ya no comprendo si no entiendo. Ya no.
Y entre tantas cosas negativas que ya no quiero entender ni aceptar. Está el presente haciendo peso, motivado por el ahora, por lo que me demanda atención ahora, lo que me llena, lo que me completa, lo que quiero para mi en este momento, ¿qué tanto importa después?

Estoy ahora, aquí, ¡¡ya!!

Ya no quiero un amor civilizado, 14 de febrero, vecinas con puchero, ni cumpleaños feliz, - como dice Sabina en su cancion "contigo"- ya no.

Ya no quiero un tonto "después". Ya no me interesa, ya no me importa más.

Siempre es hoy...


"ahora es nunca, todo es nada, sino descanso en tu mirada"

domingo, 23 de agosto de 2009

Pecas



Las pecas retrataban mi mirada.

Estaban allí, partiendo pedazos de mi piel.

Dibujando marquitas por mis cachetes, zumbando mi nariz.

Dejando huellitas entre los relieves de mi cara.

Allí estaban, armando surcos de cacao, vistiendome de juventud.

sábado, 22 de agosto de 2009

La motivación del impacto

Las distancias y los tiempos modificaban las estructuras actuales. Las motivaciones de la mente circulaban lentamente por el cuerpo que unificaba el deseo en el placer. La contención de las palabras era una odisea. Ya no se podía decir más, se debía hacer.El hombre embellecido de inteligencia, de tacto, de carisma y elegancia, se presentaba elocuente ante cada disparo de espontaneidad. Cada acertijo era resuelto. El personaje que llevábamos ambos era compatible con lo que necesitamos tener. Una suerte de necesidad concreta, de alivio intenso.Ansiamos estar juntos, vernos, sentir el beso más exacto, en el momento justo.¿Cómo sería? ¿De qué forma? ¿Cómo estrechará mis manos?El deseo infinito circulaba, la ley de la atracción me motivaba.El impacto está cerca

viernes, 21 de agosto de 2009

La huída

El capricho se inquietaba entre mi pecho. Mis dedos firmaban el adiós de tu nombre.
Me pediste un beso más, te dije que no. Te lo apropiaste, como un niño roba caramelos en un kiosco. Lo mismo sucedió con tus manos que adoraban dibujar círculos invisibles en mi rosto.
Jugábamos a querer olvidarnos del otro, como si pudiéramos tomar una píldora que nos anestesie los recuerdos.
Te adueñaste de mi sencibilidad maldita, con aquellas cosas que duelen, que me perjudican. Sabiendo, conociendo mi carácter, pudiste especular con mis sentimientos.
Pero, te dije: ¡basta!
Me miraste aterrado, no sabías que decir. Huíste, te fuiste enojado y triste, te fuiste... y ese era mi fin.

Minutos de momentos


Te veo a lo lejos. Sé quien sos. Estás, como yo, esperándome.
Una de tus manos se detiene en tu cabeza, pensativo estás preguntándote a dónde iré.
Un minuto después me acerco a tu encuentro.
Estas, como dijiste, allí.
La sombra del pasado se pierde tras mis pasos, tus ojos me perciben enamoradizos.
Tocás mi cara con tus dedos, suavemente pellizcas mi pera. Mis ojos se emocionan, esperaban verte hace tiempo.
Quisiera poder besarte, no es el momento, decís.
Finjo una sonrisa, "un buen destino me espera" pienso entre mis dientes.
Tu invitación a un café me es irresistible. Siempre te ocupaste de ser caballero, te distinguís del resto. La noche es otra invitación, no puedo decirte que no.

Misterio de a dos

El mareo de tus ojos se difunde entre mi cuerpo. El deseo circula en espiral, se mueve inmóvil, persiste en el tiempo. Se renueva con el aire que sale de tu boca al respirar, de tus gestos que te describen solo. El humo de tu cigarro, tu aroma únicamente masculino, tus manos firmes y seguras entre mis nalgas.
Del misterio de tus ojos se encadenan mis dedos a tu sexo. De mis labios se alegran los besos que te robo al pasar.
El tacto de los dos acaricia diferencias perfectas. Tu acero, mis labios de plata, las texturas de nuestros placeres. Finalmente, durante la tarde, tu abrazo por mi espalda anticipa una madrugada de a dos.

jueves, 20 de agosto de 2009

Fiebre


Acobardando las ganas, la delicia llegó al fin.
Tu beso en mi mejilla, plantó una vez más, aquello que hace años, dijimos: "jamás pasaría"
Un dolor, una caricia, un poco de sexo entre la piel y la fiebre derribando el cielo de los dos.
No hubo despedida ni flores en el ayer, hubo lo que hay hoy, un manto inerte de presencia quieta, de llama ardiendo levemente hasta extinguir la mordida de la piel.

Quita y pon


"...Cosas de quita y pon,

mariposas de sangre marrón,

carnavales en los arrabalesde mi corazón..."


Joaquín Sabina - No permita la virgen

Disco: Dimelo en la calle

Detestable y suciamente maligno

Tan sucio y desteñido como siempre. Te veo y me irrita tu presencia. Te detesto.
No es odio, es solamente evidenciar (un poco más) lo inútil que sos. Lo sumamente innecesario.
Me da rabia haberte besado. Haber ilucionado mi corazón con tus retazos de sabiduría. Que poco duran los magos como vos.
Alucinaste, me alucinaste. Me cautivaste con la hermosa quietud de tu mirada, tus pensamientos tibios, tu languidez. Tu espalda estructurada para no desarmarse, tus manos reflexivas, tu intento de vos continuo.
Todo, todo eso, devastado por tu cruel y horrible corazón tácito. No tenés alma, sos malo.

Malo en el peor de los sentidos, en el real.

No te odio, pero te imagino acabado. Sucio, desteñido, como siempre.

Madurez feliz

No iba a cometer el mismo error, pensé.
Esta vez mi mente no iba a molestarme.
En otros instantes, me hubiera puesto a pensar en mi egoísmo oculto ante los halagos hacia otras.
Algo irrumpía mi ego y me hacía pensar que era la única, que si yo cautivaba, no había otra.
Si yo resultaba interesante y linda, era yo, nadie más.
Que mediocre. Ahora pienso "por supuesto que hay otras". Aunque sé, yo soy más. No por capricho, ni por orgullo o egocentrismo; lo sé, soy y puedo ser más.
Esta madurez repentina que me absrvió toda mi vida, está ahora presente y forma parte de mi.
Antes, no sabía tantas cosas que ahora sé. Antes tenía miedos que perdí y me preocupaba por cosas inútiles. Que distinto es todo, en esta mente tan inquieta...
Por eso poco me lamento del pasado, de lo que fuí.
De mis errores enmendados con curitas y parches.
De mis miedos, de mis cansancios, de mi corazón.
Entiendo ahora mi vida, mi realidad y lo que soy, y supe aceptarme sonriente como estoy ahora.
En una felicidad equilibrada, en la cual sólo comparto el equilibrio y no lo feliz.

Aforismos: Consideraciones acerca del pecado


" El camino verdadero pasa por una cuerda, que no está extendida en alto, sino sobre el suelo. Parece preparada más para hacer tropezar, que para que se siga su rumbo. Todos los errores humanos son fruto de la impaciencia. Interrupción prematura de un proceso ordenado, obstáculo artificial levantado al derredor de una realidad artificial. A partir de cierto punto no hay retorno. Este es el punto que hay que alcanzar. El poseer no existe, existe solamente el ser: ese ser que aspira hasta el último aliento, hasta la asfixia. En un tiempo no podía comprender porqué no recibía respuesta a mi pregunta, hoy no puedo comprender como pude estar engañado hasta el extremo de preguntar. Pero no es que me engañase, preguntaba solamente. Sólo temblor y palpitación fue su respuesta a la afirmación de que tal vez poseía pero no era. "


Franz Kafka

Cercanos y distintos

Me detuve en el tiempo de él, en sus formas, en aquello que percibe como "fundamental". Todas sus costumbres se vinculaban con el orden, la formalidad, la estructura para todo.
Yo, completamente distinta, minimizo las estructuras al máximo nivel posible, no me preocupo por la diplomacia, ni soy paciente ante la espera.
El, obstinado, rutinario y radical entre lo cotidiano y lo habitual.
Yo, soñadora, espontánea y cambiante entre lo que siento y lo que imagino.
El, resiste naturalmente lo que no le gusta. Yo lucho hasta embarrarme para no dejarme doblegar por aquello que me agobia.
Nosotros, siempre fuimos distintos, moldeables, pero diferentes. Supimos llevar adelante nuestras distancias generacionales, nuestros egoísmos, nuestros deseos, pero no podemos evitar aún ciertos reproches.
Habrá un momento en el que nos alejemos de las distancias y podamos compartir con los ojos vendados, aquello que nuestro camino eligió formar.

El desnudo perfecto


El delirio más inmenso del mundo,

La cuota de alivio más hermosa,

El despertar aferrado a la persona que elegiste,

La bocanada de humo que te libere,

Los besos más carnosos de cada día,

El desnudo del alma por la arena

El cielo encendido entre las estrellas,

Y la sensación de los pies en el agua acariciando las rocas



¿Cuánto vale esta libertad?



miércoles, 19 de agosto de 2009

La únión Libre


" Mi mujer de cabellera de fuego de madera
De pensamientos de relámpagos de calor
De cintura de reloj de arena
Mi mujer de cintura de nutria entre los dientes del tigre
Mi mujer de boca de escarapela y de ramo de estrellas de última magnitud
De dientes de huellas de ratón blanco sobre la tierra blanca
De lengua de ámbar y de vidrio frotados
Mi mujer de lengua de hostia apuñalada
De lengua de muñeca que cierra y abre los ojos
De lengua de piedra increíble
Mi mujer de pestañas de palotes de escritura infantil
De cejas de borde de nido de golondrina
Mi mujer de sienes de pizarra de techo de invernadero
Y de vaho en los vidrios
Mi mujer de hombros de champaña
Y de fuente con cabezas de delfines bajo el hielo
Mi mujer de muñecas de cerillos
Mi mujer de dedos de azar y de as de corazones
De dedos de heno cortado
Mi mujer de axilas de marta y de hayucos
De noche de San Juan De ligustro y de nido de escalares
De brazos de espuma de mar y de esclusa
Y de mezcla del trigo y del molino
Mi mujer de piernas de cohete
De movimientos de relojería y de desesperación
Mi mujer de pantorrillas de médula de saúco
Mi mujer de pies de iniciales
De pies de llaveros de pies de calafanes que beben
Mi mujer de cuello de cebada no perlada
Mi mujer de garganta de Valle de oro
De cita en el lecho mismo del torrente
De pechos de noche
Mi mujer de pechos de topera marina
Mi mujer de pechos de crisol de rubíes
De pechos de espectro de la rosa bajo el rocío
Mi mujer de vientre de despliegue de abanico de los días
De vientre de garra gigante
Mi mujer de espalda de pájaro que huye vertical
De espalda de azogue
De espalda de luz
De nuca de canto rodado y de tiza mojada
Y de caída de un vaso en el que acaba de beberse
Mi mujer de caderas de barquilla
De caderas de lustro y de penas de flecha
Y de tronco de plumas de pavo real blanco
De balanza insensible Mi mujer de nalgas de asperón y de amianto
Mi mujer de nalgas de espalda de cisne
Mi mujer de nalgas de primavera
De sexo gladiolo
Mi mujer de sexo de yacimiento de oro y de ornitorrinco
Mi mujer de sexo de alga y de bombones antiguos
Mi mujer de sexo de espejo
Mi mujer de ojos llenos de lágrimas
De ojos de panoplia violeta y de aguja imantada
Mi mujer de ojos de sabana
Mi mujer de ojos de agua para beber en la cárcel
Mi mujer de ojos de madera siempre bajo el hacha
De ojos de nivel de agua de nivel de aire de tierra y de fuego. "




André Bretón - La únión Libre

Sueños amarillos, ojos negros

Era necesario interrumpir lo que jamás había existido. Fué detestablemente sincero, valiente e hipócrita. Solía ilucionar, solía acompañar con las manos los gestos firmes y elocuentes que abrazaban un sentimiento cálido. Sabía envolver con sus herramientas sutiles a una persona en apuros. Sabía conducir, llevar la conversación a donde quisiera. Sabía entre otras cosas, el color de mis ojos y de mis sueños.

Dandelion


El tiempo se resta, se consume, se aleja. La motivación diaria y continua de la vida se acerca a lo desconocido. ¿Para qué definirnos con agujas que marcan horas?, ¿para qué contar los minutos y segundos en las demoras?. Debemos vivir sin relojes, sin números, sin condiciones que nos marquen. Un ojo siempre atento y el otro absolviendo la vida, los colores, los sentimientos. La mirada, debe concentrarse en aquello que nos nutre, nos da placer, nos completa el alma hasta armar el rompe cabezas mental. Dejemos conducirnos por un deseo que nos marque, por una emoción que nos aproxime a lo sentido, por el cuerpo, por la danza de las manos y los besos. Por todo aquello que no se puede tocar, por todo esto que podemos sentir.

Parque Rivadavia

Cerraste la puerta, y escapé de vos, aunque principalmente de mí. Llamaste luego, estabas arrepentido de agredirme. Mi dolor se expandió en mi cuerpo, en mis fuerzas para caminar atenta. Me distraje por la calle, mirando edificios, personas, lugares. Me detuve en un parque, me senté en el pasto y lo miré fijamente. Soñaba despierta, una vez más.
Al describir en mi mente los hermosos momentos de tus besos, de las primeras noches juntos, de los mimos, de las tardes eternas de risas y mates, desperté. Estabas allí, con los ojos más expresivos del mundo, atentamente, mirandome. Acariciaste mi cara, mordiste mis labios y dijiste todo con un beso.
A veces, es necesario sentir el rigor de lo perdido. A veces, necesitamos aislarnos de lo que nos duele, para que no vuelva a doler más.

Crítica razón ilógica

  • El camino de la distracción permite visualizar distintos panoramas.

Una crítica y pura razón lógica se desprende de las neuronas, intentando movimientos por repetición. La sinapsis. El pragmatismo, se disuelven con los sentimientos.

Es que, las emocionas juegan tan fuerte en las miradas, que dejan de pensar en qué se posan los ojos.

Las manos del alma

Las manos entreabiertas de la vida, que se expanden en cada músculo del cuerpo, para abrazar sin prejuicios a quién lo reclame con la mirada. El corazón de las personas esconde misterios, verdades y silencios. Las manos perciben las necesidades y se adelantan en los abrazos para no retroceder los sentimientos. Se bifurcan los dedos entre la piel, se canaliza el tacto entre sonrisas y al fin descubrimos un momento de ánimo, de alivio. Un abrazo dice mucho, mucho más de lo que podamos decir.

martes, 18 de agosto de 2009

Globo Rojo


En un extremo de la calle se encuentra un globo con tintes opacos y rojizos flotando en el agua. Uña niña con un vestido amarillo, acompaña con su mirada el piolín que apenas logra sostener entre el viento y el agua, el hermoso globo que ahora yacía en el suelo, mojado, sin forma. Tan rápido como pudo, arrojo sus chupetines y caramelos al piso, y con la fuerza que nace del deseo de tan solo sostener un globo, lo tomó entre sus manos, lo limpió con su vestido y comenzó a mirarlo, ya en el aire, libre, suelto, con un color rojo intenso. Ese sólo instante bastó para hacerla sonreír y sentirse plenamente feliz. Comenzó a llover, el globo fue destiñéndose hasta verse rosado, sin embargo la niña siguió jugando con él y de alguna manera lo siguió haciendo durante años.

El cuerpo avanza infinito


El nuevo intento del alma avanza. El ánimo de la sonrisa asoma nuevamente. Se generan emociones, sentimientos, alegrías distintas todo el tiempo. El cuerpo es plenamente material en sí mismo, e intenta, inevitablemente, circular y continuar. Vuela estático en el tiempo, acelera el ritmo de los días entre lo cotidiano y lo simple. Avanza, sigue creciendo su sed de pulsión. Avanza, intenta no quedarse quieto sin perder la conducción del alma. Contiene entre sus instintos y su lógica un deseo imperante de cantar, gritar y volar. Avanza, no teme. Circula, hoy puede. Espera inquieto aquella chispa infinita que anima sus días y hace latir su corazón.

Un conejo en el cielo


En el cielo, una nube blanca y pomposa asoma su belleza. Sutil se ve entre un campo completamente celeste. Su textura de conejo y algodón se luce al verse junto al sol y las estrellas. La solitaria nube no teme ser la única, tampoco quiere estar con nadie ni para conversar. Se mueve de un lado al otro, juega por el espacio y desconcierta con sus movimientos a algunos que no entienden por qué se gira y da brincos tapando y destapando al sol. No saben que esta feliz, y que por eso corre por el cielo para expandir su alegría.

Pequeña noche

Entonces estamos donde terminamos…muriendo en el recuerdo de la noche perpetua

Lo efímero de nuestra mente, es vagar por los rincones que ya no debemos ni asomarnos, esta tonta debilidad se entorpece con tu recuerdo…se entorpece con esas cosas que me hacen débil…

Tu voz suena como un tambor asesino, un cristal roto que me llama a morir…

¿Si nos deslumbramos una vez más, que pasaría?

¿Qué recovecos de mí recorrerías?

La noche que decidiste partir me dejaste iluminada de adrenalina

La cuota más exacta de maldad, la cruel partida y fúnebre devastación de tu mirada me presume ganas de encontrarte.

La exigencia de mi espíritu entiende que puede seguir sin tu locura, pero la cruda madrugada de cuatro lunas me pide tus manos llenas de impaciencia, sólo que ya no escucho lo que me pide, y hago lo que siento.

Sólo que ahora es tarde para volver a mendigar tu risa.

Yo te llevo para que me lleves

A veces siento que la distancia puede quebrar de un soplo cualquier antagonismo entre el cuerpo y la mente, pero la realidad me hace entender que la distancia no es más que un impedimento lógico para postergar la verdadera pr0yección del deseo, del ser…

Las fuerzas… las corrientes más disparejas, son las que nos llevan irreversiblemente a cometer tal o cual acto. Nuestros impulsos viajan corriendo por nuestras venas, esa llamarada constante se va quebrando, se va bifurcando hasta ahorcarnos el cuello….las pulsiones, los deseos reprimidos, no tienen lugar para el tiempo, y entonces, es momento de actuar, pausadamente actuar, y frenar…volver a frenar aquellos sueños que otros se encargaron de derrumbar…

Esperanza! Esperanza! el tiempo perdido no vuelve, pero las ganas de volverlo sí…

Esperanza, nunca te vayas…quiero estar con vos….

Fiebre, fiebre.

A veces el tiempo se compromete a descartar aquellas opciones que por falta de virtud, seriedad, carisma o ganas, no sabemos afrontar.

El tiempo es un factor constante, transitivo y persuasivo de nosotros mismos y se encarga de marcarnos casi todo.

Si nos distanciamos de la razón banal que le damos al factor tiermpo, y nos acercaramos a la verdadera razón del tiempo en sí, viviríamos de otra manera, viviríamos aprovechando CADA minuto, CADA segundo de ESE tiempo presiado…le daríamos la importancia a lo que PASE en ESE tiempo, y no al TIEMPO en sí…alejaríamos de nustro mundo las “corridas”, el “destiempo”, los “apuros”, el “llegar tarde”…y ¿ Cuánto más sencilla sería la vida sin mirar los números constantemente?

Dejar….ser….al….ser….!!!

*!

Por la noche o por el día

La dirección se aproxima a llevarme, la calma absurda parece temblar en tus paredes

Me persigue el deseo y la ambición de desnudarte, presos de una imagen, de un futuro beso

fasinados por la cautivante sonrisa del cuerpo, la espera de un ansiado día, de un colchón enardecido por el pliego de la piel antrelazada, el tacto no es más que un sueño a punto de ser soñado, tu piel y tu perfume se bifurcan para alcanzarme!

Tango

Tristeza, que se vaya tu presencia,

esta vez no quero que me acompañes a pensar.

Tristeza, de un beso no gemido,

de un posible amor perdido que se enredó entre mi piel.

Locura, de haberme conocido brillando en tus palabras y soñando tu querer.

Locura, que no cesa, ni se calma en estas horas moribunas de tu ausencia.

Remedio, que calme mis latidos, que finja que es posible un encuentro y poder pausar mi sed.

Remedio, inyectame tu cura divina!, cerrá mi apetito por su piel bohemia.

Noche!. Abrazame de sueño y llevate este insomnio que no me deja olvidar.

Fuego

Y si el día es igual…Si esa mañana no perfumara más

Si aquel calor que ardía en mi cuerpo se fundiera eternamente, y no me dejara ir?

Que pasaría con los sueños que celosamente guardan las manos del futuro?

Que sentirían los labios anhelados?

Que pasajero rubí en tu boca, que placida herida cerraría mis manos para siempre?

Espera el cuerpo la demora de tu gloria. Mientras mis ansias se construyen en castillos de arena, mientras la calma no deja de agotarme. El beso implacable del pasado, vuelve a tocar mis labios otra vez, y me pronuncia los deseos más fugases, menos reales, más cautivos.

Llamarada eterna, fuego perpetuo. Deborá el infierno que nos consume en cenizas día a día… La noche espera, el cuerpo…también.

Cautiva emoción

Quizás con tu piel olvide la melancolía
Quizás esa brisa de tus ojos ya no me mire más
y es allí cuando mi corazón se abrirá para cerrar la última puerta entreabierta
Cuando baje de mi alma el anhelo de soñarte
Cuando se caigan a pedazos los deseos que formamos
Cuando tu sonrisa se unifique en la sonrisa de los dos
Serán mis manos las suaves manos del adiós
Porque es demasiado pronto para llorar por tu risa, y demasiado tarde para volver el tiempo atrás
Si los deseos migran a otra piel, el lenguaje de mis manos…ya no quiere hablar.
Presa mi consciencia en este destierro, las jaulas de la cortesía me apresionan.
La distancia y el tiempo sentenciarán mis sentimientos, y hasta ese momento mi locura no dejará de circular.

Por intentar amanecer

Son las mil madrugadas de tu ausencia

Son las noches encerrada entre tus ojos

Son las delicias más oscuras, los placeres más intensos de tu roce

Es la misma piel que descubro hace 7 años

Es la misma caricia de alivio la que me espera

Son esos labios que al mirarme buscan contención, los que no quiero desperdiciar ni al abrazarte

Este fuego que solo nace, es por tu piel que vibra con la mía, y son aquellas manos escurridizas las que dejaron de sangrarme, cuando supe encontrarnos no siempre de día

Para aquella persona que supo abrigarme entre sus brazos: Rodrigo:


Después de los excesos

Después de los fracasos, de las penas no cantadas

De aquella madrugada entre tus brazos

Del sol que vimos caer juntos

De la suave voz de tu sueño, del suspiro eterno que te brindé al mirarte dormido

De jugar juntos en la playa

De morder las heridas para intentar aliviar el dolor

De mirar, de tocar, de soñar, de acariciar

De la piel partida a la mitad

De los besos…de sostenernos la mano

De dejar desnudos los rencores, los errores

y de dibujar en la pared del aire un millón de veces tu nombre…

A vos quiero volver, con vos quiero estar, es a vos a quién le regalo mi alma y mi ser…otra vez, un día y todos los días, de estos 2555 días.

Casualidades, causalidades.

Y tratamos de desnudar el alma una vez más

Y esperamos aquel principito de la voluntad del mar

y se hace eterno el resplandor que nos corrompe

como el dolor al deseo…un solo paso casi perpetuo.

Y te acordás cuando sonreíamos en la plaza?

O cuando pensabamos en salir al sol una vez más?

Y el tren pasaba…..y no nos importó subirnos o perdernos. Y perdimos?

Y si perdimos….por qué estás? “ausente”. Estás. Ahí. Siempre. Como hace años, tantos años.

Fiebre…..NADA es casualidad.

Heridas cerradas

a desolación se consume en cada acto de vehemencia que tienen tus ojos

En cada lapso de mirada ciega

en cada breve fragmento de locura que se concentra en tu piel

en este clavo maldito, que sabe sangrar el pasado!

En la proyección! súbita proyección del cuerpo.

MeTaMoRfOsIS!

de vos…de la gente y el mundo

del dolor que sentimos

del suelo que no pudimos pisar para vernos

o encontrarnos

o tocarnos!

Allí descanzaran las heridas que a buen mar saben chocar mis rodillas!

Hoy sigo el camino

Sueños

La delicia de la mente circula los pulsos de mi cuerpo y avanza en el movimiento exacto de la danza…
… El color del ritmo, es la voz de la sangre que baila…
La forma perfecta de la estética de las manos, la caricia de los pies, el trafondo del mar del encuentro con los ojos y los dedos…la apertura, el diafragma contraído y el súbito respiro de una expresión que amerita algún aplauso…
CoMenZaR eS EmPeZaR dE NueVo TamBiéN.

¿Será la cura para todo mal?

De un modo u otro, cada comienzo de semana me pauta una consigna para los 7 días que me tocarán vivir.

A veces respeto estas pautas, muchas, la mayoría no.

Entiendo por consigna aquello que debo respetar, hacer, cumplir en un período determinado.

Esta semana, me propuse la difícil tarea de vivir sin preocupaciones ni situaciones negativas.

Veremos como me va, ya que muchas de las cosas con las que me contacté, querían opacarme.

Un fuego que arde con la calma

Quietud, calma o incendio…

Porque tus ojos tienen un aire de locura que me transporta

Porque puedo imaginarme entre tus brazos con facilidad

Porque tu mirada delata la mirada del deseo

Y tu piel es como un fuego que circula entre mis manos, y me envuelven…

y te envuelvo paso a paso para poder acariciarte de nuevo…

Quisiera tenerte cerca, tu tacto y mi piel en un mismo encuentro

Deseándote en esta distancia, se rompe minuto a minuto un fuego que por dentro me quema el cuerpo y me conduce a la perdición de necesitarte

Casi una obsesión que tiene nombre y apellido

Casi un desvío en los huecos de mi alma

Y es que me cuesta alejarme de tu memoria, de recordarte, una vez mas, sonriendo

Sonriendo….con la perfección de tu risa.

Una ausencia esperada


20070216elpepspag_1

La esperanza que se quiebra con tus ojos,

la mirada que se acerca a penetrarme,

el pulso de tu voz que se bifurca en mis oídos

la tenue calma que aparenta tranquilidad

y la locura de este río en mi pecho que me acelera el corazón de sólo pensar en vos


y qué le digo a mis manos? tan apuradas que están por tocarte…

o a mis labios? que todavía sienten los últimos besos

tu figura se desvanece en la distancia, y me lleva a los rincones del recuerdo

donde te sigo sintiendo cerca, aunque estés tan distante.

Seguir hubiera sido un desacierto, pero, de todos mis errores hubiera sido el mejor


Lejos, desde lo pálido de mis ojos, me despido…una vez más y para siempre esta vez.

Rodrigo

Me ilumina su misterio. Me distrae. Esa presunta forma de pensar. Ese silencio.

Me cautiva, me emociona, me recuerda. Es un paraíso eterno, que disfraza su interés en medio de negaciones. Indiferente, suelto, libre de toda culpa y estilo. Se encadena a mi corazón y me despierta con un beso.

Es un hombre sencillo, suelto, que camina encorbado, que no es conciente de su altura hasta que se pone derecho. Es un poco solitario, a veces prefiere que no lo moleste. Otras, prefiere callarse para no “agobiarme”. (Yo espero que me moleste).

El está relajado, siempre. No es tranquilo, siempre tiene algo que lo inquieta y lo moviliza. Está siempre haciendo algo, tiene manos inquietas. No me mira mucho a decir verdad, pero siempre siento que lo hace sin verme. El me cuida, me ama, me dice cosas lindas (yo siempre le pido más), no es de adular. (Yo espero que lo haga). Y cuando lo hace entiendo que no es porque no quiera, no le sale, el es así.

Su corazón y su cabeza no tienen mayores inquietudes. No estudia, no lee libros. Escucha música siempre, adora los juegos, sea lo que sean. Valora mucho lo que tiene, no por el dinero, sino porque todo, siempre, le costó mucho esfuerzo. Pasó frío, vivió con sus padres separados. Tiene una pecera gigante que cuida celosamente, colecciona películas, adora el cine, desayuna café y un cigarrillo.

No habla demasiado, tiene un humor particular. Aunque su sentido de humor es amplio, absurdo, básico y pensado. Es un tipo que necesita afecto, pero jamás lo va a pedir, su orgullo dice, es lo primero. (Yo espero algún día encontrar el mío despierto).

Somos distintos, de edad, de inquietudes, de tiempo. Somos también parecidos, nos completamos las frases, nos reímos de lo mismo, nos conmueven algunas cosas que creemos “simples”. Nos gustamos, nos besamos, nos queremos. Amamos al otro, mucho. Peleamos también, él se enoja conmigo, yo con el (pero menos).

Somos felices principalmente. En lo distinto, en lo similar, en lo mismo.

Presente inquieto

La mirada se concentra en el presente. La piel está aclamando un nuevo despertar. Los ojos se enmudecen, entienden que algo está mal en el aire aún como para aparecer. No se espera nada, no se dice nada, se espera. La sonrisa del cuerpo desespera. Quiere florecer una nueva alegría, algo que compartir, que nos de placer a los dos. Una hoja de un libro, una ruta de escritura o quizás un abrazo. El tiempo contestará los paréntesis, las dudas seguiran su curiosidad. Aquí estoy, aquí y ahora

Bienvenidos a Bordo

La libertad de los sueños viaja en un barco cercano pero de difícil acceso. No tiene precio, no hay un número que condicione las vacantes, no hay restricción en las edades y no tiene distinción de clases sociales. El barco está cerca, ofrece liberades en océanos infinitos. De lo único que depende la estadía en él es la actitud.

La mentalidad con la que podamos pensar y pensarnos. El vuelo del alma es un trampolín al barco. El alejamiento de los prejuicios, de la maldad hacia lo desconocido, o hacia lo que detestamos. La actitud con la que querramos vivir, vernos sonrientes, positivos, llenos de ganas, -(de lo que sea)-, pero llenos. Apasionados, enteros, felices. ¿es tán difícil olvidarnos de esto?, ¿se puede?. Yo no puedo. Yo estoy en barco, hace poco, pero estoy.

Y aunque quieran deprimirme, fastidiarme, agobiarme de presiones y absurdos… Sigo viajando en “la primera” de mis sueños, en mis jets privados de avionetas violetas, en un velero de cartón amarillo, con miles de poemas y emociones. Y aquí estaré siempre.

¿Qué se le puede pedir al mar? eso mismo es lo que debemos sentir cada vez que nos miremos “enteros”, “completos”.

Seda Blanca

El desdén de los ojos de aquel hombre, le marcaba las pulsaciones del corazón. Su caminata poco disimulaba su estremecimiento. Los ojos del caballero se depositaron en sus caderas, en la contorsión perfecta que ejercían al caminar. El sexo del hombre despertó en un oportuno latir. La caminata de esa mujer lo enloquecía, aún con los nervios que delataba. Un suave vestido de seda blanco cubría un hombro y un poco sus rodillas. Aquella figura tímida y sensual lo excitaban. En el precipicio del pantalón que vestía acontecían extrañas verdades. La mujer, ya no podía controlar su mirada, sabía que quería, sabía que tendría. Fue entonces cuando aproximó la mano a su entrepierna y arremetió. Un beso sin calma, con estremecimiento y saliva, sacudió los labios de la señorita, que mucho menor que el caballero, lo absorbió entre su lengua.

Lluvia (2002)

Puedo ver tu lluvia acercándose

La lluvia se une entre las tormentas

La fiebre se hace un llanto pálido y terrenal.


Los ojos nunca se cierran,

La garganta se ahoga hasta morir dentro mío

Trago amargo que me traga, de nuevo.

Suelo… ¡tragame de una vez!

Las sombras se bifurcan,

Gris es la ropa del cielo, es gris la ropa que me lleva a mí.


Hay un minuto de calma

Un minuto de dolor

Y mil minutos de ESE ÚNICO AMOR.


El tiempo me es atemporal

Los sonidos se dispersan en llamas resonantes

La música no me habla como antes, hoy, se lamenta conmigo.

Las formas se están volviendo a encontrar abstractas,

¿Cómo será la noche?

¿Cómo serán los días que siguen?

Y, entonces, ¿cómo será la vida después?

Miles de preguntas que sólo vos podes responder

Y a la mañana siguiente, un paraíso no me despierta

Mi futuro pensamiento me sabrá contener

Pero la verdadera contención la olí con vos y con tu sangre: mi roja debilidad.

Chispazos (2002)

Luces justas

Chispazos amarillos naufragan mis sentidos íntimos.

Mis pupilas se mueven, como el reloj,

Mis pensamientos están convirtiéndose

Mis manos aclaman tu existencia, perpetua, perpetua moral de querer tenerte

Siempre la adrenalina del tiempo es pasajera,

Lo que hoy conduce, está por caer.

Los sentidos se abren a la realidad verdadera

¿Puedo aprender a callar?

¿Puedo aprender a vivir?

Me es difícil compartir el amor como un juego.

Arcos

Arcos y rombos corriendo tras las luces.

Sinapsis.

Sueños exteriores

Sueños que vuelven a ser chispazos.

Calma

Adrenalina

Un dolor no deja de cegarme

La alegría de tenerte es la tristeza de extrañarte

Y para conformarme, espero que solo seas mío.

Vuelven a chocar mis sentidos

Vuelven a rozarte las telas de mi amor

Vuelve como el reloj, a retroceder la vida, mientras pasas los días que viví con vos.

Love & Hate - Sentir y Lógica

Una de las doctrinas de la mente es impulsar al deseo a la máxima pulsión. Nosotros, humanos y siempre primitivos, lo bloqueamos con la “razón de la lógica” o la “lógica de la razón”

Lógica necesaria, pero jamás llega a convencerme.

Los deseos jamás se miden ni rigen por la lógica; al contrario. Un mandato terrenal que nace desde el diafragma y en un segundo lugar se aproxima al habla, impulsa el deseo, su manifiesto, su sentir. El camino que recorre la lógica es un procedimiento similar, pero de desigual desenlace. Se conducen entonces, micropasos que evidencian tedio, y no sólo eso, sino la falta absoluta de practicidad, que aunque parezca mentira: viene con la lógica.

Por eso, y para siempre, la lógica será mi segundo recurso a la hora de pensar, sentir, actuar y ser.

Danza que subraya la memoria del olvido

¿y como fracasa a memoria cuando se descarta la pócima del amor?


El hueco de mi pecho se entreabre entre mis labios, que, fugazmente, te sienten inmóviles en mi boca.


El delirio, la locura de mi cuerpo comienza a contemplar la danza como un modo exacto y perpetuo del movimiento de mi alma. Y hay una expresión uniforme en mis dedos y en mis pies que me convierten en música.

Hasta el extremo

El río sangra y calma las plegarias. La puesta del sol apresura madrugadas. El deseo de tenerte se volvió un recuerdo. La noche atolondrada, espera estrellarse en vos otra vez. El silencio de tu sombra se hace ocre entre mi piel. La muerte espera el final de la vida para aparecer.

02-NILL-La ciudad en blanco y negro~0

El amor no es de color amarillo. Las percianas de la aurora buzean en tu espíritu. El fuego del amor te sorprende hasta un lunes. La mediocridad de la sociedad se manifiesta en casa paso, en cada avenida de Buenos Aires. El olor de tu ausencia se parece a un grito cercano en el oído. Tarda en llegar, siempre, pero al final: hay recompensas.

Desolación

En medio de la desolación, la calma, la paciencia.

Cierto eco circunla el aire que me suele llamar, me atraviesa el cuerpo como daga y me transforma el alma en auxilio y lamento.

Porque la presencia de tus manos, acaricia mi penumbra…y sólo el respiro, puede contemplarme entera entre tu cielo.