lunes, 6 de mayo de 2013

Enroscado y húmedo

¿Qué pasa en el aire, cuando el viento se enrosca? 


Hay una brisa que trae novedades. A lo lejos, se expande una soga que pasa miles de prendas nuevas y usadas. Remeras, vestidos y medias flamean furiosamente. La tarde comenzó a vestirse de lana, y el viento húmedo sacudió los telones, los vidrios y los toldos. El viento trae consecuencias y avisa. La ropa en las terrazas se mueve violenta, penetrable y ruidosa. Las ropas bailan y hacen una danza ancestral, como un canto de ballena en el fondo del mar. Los cortinados, los tanques y los cuadros zigzaguean un ritmo de candombe. El viento trae esperanza. El viento brinda aire. 
La continuidad de nuestros actos será un condimento más en estos minutos decisivos. El sol está cayendo, el viento avisó. Los actos comulgarán con otros que se volverán hechos. El viento avisa, pero los actos no.

¿Qué pasa en el aire, cuando el viento se enrosca? 


3 comentarios:

Noesperesnada dijo...

El viento me desacomoda, me deja como inclinado, luchando con esa fuerza invisible que me frena. Me da tambien noción de mi mismo. Como si con él tomaara real conciencia de mi existencia.

Olga Ruiz Trinidad dijo...

De todo, pasa de todo sin darnos cuenta.

Olga Ruiz Trinidad dijo...

De todo, pasa de todo sin darnos cuenta.