miércoles, 24 de octubre de 2012

No dejar


No dejar la mente, no dejar el cuerpo. No dejar que se deje el verbo. No dejar las palabras, los silencios. No dejar que llueva por dentro. No dejar que el sol se apague lento. No dejar. No dejar que el fuego deje de arder, que la casa tenga un fuego pálido, seco, sin vida. No dejar que los días pasen como hojas por el viento. No dejar. No dejarte. No dejarme, vida.

No hay comentarios: