miércoles, 1 de agosto de 2012

El cuerpo que no habito


Pasó el cuerpo que habito. Pasó ayer y siempre, en un triste latir. Sus pulsos tibios dejaron de existir -al menos mentalmente- y se fueron sin intenciones de volver.
El cuerpo que habito es el castigo, el miedo, el dolor y también la muerte. El cuerpo que habito, me encierra en un mundo sin sonrisas, sobrio, aburrido, áspero, sin libertad. El hábito del cuerpo es la cárcel y yo no dejo de meterme males adentro para intentar morir.
Debo salir y abandonar mi carne para siempre. Debo -sin miedo- insistir en mi ausencia y terminar este dolor que se quiebra como un silencio partido.

2 comentarios:

Andy L. dijo...

Hola Angie encontré tu blog por casualidad y me gusta mucho la idea de adosar imágenes a frases o poemas. Le da un dimensión más amplia a la idea y mezcla arte, genial. Quería compartir que vi un comentario tuyo del año pasado, sobre tu deseo de borrar todo lo escrito en ocasiones. Yo escribo y aunque no tengo mucho subido al blog en ocasiones tengo ganas de tirar mis cuadernos cuando los releo, me alegra no ser el único jaja...
Te invito a darte una vuelta por mi blog y si dejas alguna opinión será bienvenida, gracias... un abrazo.

Angie Pagnotta dijo...

Hola Andy, gracias por tu comentario.
Las imágenes son disparadores y a la vez, funcionan como confirmación de aquello que quiero contar.
Es cierto lo que compartimos y decimos, a veces da ganas de borrar todo al demonio, pero, estos comentarios y otros; o la emoción que algunos dicen tener al leer es la clave para entender que no, que hay que seguir.
En esa búsqueda permanente es en la que me encuentro día a día.
Y no dejes de escribir, nunca...
Ahora a fines de agosto, estaré dando un taller sobre Pizarnik, si te interesa podés escribir a infobairesdigital@gmail.com para saber más información.
Gracias por la invitación, ahora comentaré en tu blog. Y de paso te invito a el facebook del blog: www.facebook.com/motivarelrelato y www.facebook.com/retratonarrado

GRACIAS Y BESO