lunes, 9 de julio de 2012

De esperanza y de fe



Duele ver la sensibilidad anestesiada, los labios desprendidos por temor y la riqueza destrozada frente al hambre. 
Duele ver la resistente libertad oprimida, las luces amarillas titilando como símbolos de poder, duele ver - entre otras cosas - la distancia corrompida entre nosotros dos. 

Desenmascaradas varias heridas y atravesados varios dolores queda un camino sin barro pero con tierra por quitar. Queda - también - la extraña sensación de que todo lo anterior fue mentira, aunque una voz por dentro me dice: no avances, no sigas, no intentes volver oro aquel pedazo de metal enchapado, no insistas. 
El tiempo determina algunas cosas y pone en silencio otras que ya no son necesarias pronunciar. La esperanza es la única esperanza por sí misma y a esto nos aferramos los que no tenemos fe.

No hay comentarios: