viernes, 20 de julio de 2012

Amigos


El sexo con él ya no era una circunstancia. Yo esperaba inquieta, mientras él servía algo para tomar. Una copa de vino, y un chocolate eran la excusa de esa noche. Tomó mi mano y me llevó a la habitación. Puso un disco de Sumo  y me invitó a brindar por la lluvia; lluvia que según él era menos ruidosa si yo estaba a su lado. Quizás me besó el cuello o las mejillas, no recuerdo bien, pero me dijo que me deseaba y que mi cabello olía siempre bien.
Sus piernas eran bastante largas, mucho más que las mías y en ese incómodo sillón borravino –del estudio de abogados con el nombre de su padre- me invitó a besarlo. 
Mientras me acariciaba el pelo y sus besos iban por mi cuello, me distraje mirando sus cuadros, sus estantes, aquella figura hipnótica de Miró, la pila de libros y las fotos de su último viaje.
Los ojos de Juan se cerraron y sin querer los míos también. De pronto se paró y me pidió que lo desnudara. Mis manos temblaban pero yo me dejé seducir por el juego. Los dos teníamos ganas de estar juntos pero yo sólo pensaba en aquel secreto que me llevó hasta su casa.

No hay comentarios: