sábado, 30 de junio de 2012

Causar dolor


Causar dolor es un pecado, dice una pakistaní al matar una cabra. Minutos después se encomienda ante los ojos de Alá, esperando que entienda los motivos del asesinato que acaba de cometer. 
El pakistaní dice que su familia debe comer, y matar a una de sus cabras le dará los recursos suficientes para hacer zapatos y mantas para - entre otras cosas - recubrir su espalda cuando lleve cargas pesadas, al atravesar las montañas.
Causar dolor es un pecado y me quedo con esa frase a esta hora y en este lugar donde el dolor atraviesa fibras que creía intactas.

2 comentarios:

peregrinopurpura dijo...

Había una banda que se llamaba Acostumbrados al dolor... cuando uno se acostumbra al dolor, es dolor??
Besos!!

Angie Pagnotta dijo...

Creo que uno nunca debe acostumbrarse al dolor.
Beso!