miércoles, 30 de mayo de 2012

Elecciones para algunos, mentiras para otros.

Algunas verdades se asomaron. Otras tantas mentiras las ven como verdad.
En el medio, como siempre, se esfuerza el tiempo de vida con cada minuto más.
A veces los demás eligen por el propio destino y las cosas que resultaban ciertas, reales o verdaderas pisan el freno para darse vuelta, dar la espalda y lo que es peor: mentir. ¿Cómo desprenderse de aquello que fue vivido? ¿cómo desprenderse de las dos caras de una misma moneda? ¿cómo creer de nuevo en quizás las mismas palabras?
Algunas personas eligen vivir la vida a medias, se creen omnipotentes porque el jueguito (una vez) salió bien; también creen sus propias mentiras como parte de un truco - que suponen - sin final. Otras personas elijen callar - quizás por miedo o por cobardía - pero elijen callar; también se esconden y muerden de a poco las mentiras/verdades que quieren creer. Pero estas personas son, en definitiva, las mismas que compartían sonrisas y celebraban la amistad.



Turbias, sucias, olorosas. 
Tristes, solitarias y siempre negadoras...

No hay comentarios: