lunes, 2 de enero de 2012

Así pasaron los meses


Empezar el año creyendo algo. Sostenerlo por febrero. Durante las vacaciones creer que ese algo es real. Enunciarlo nuevamente en marzo. Intentar viajar lejos para obedecer a la sordera del mundo, hablando. En junio creer lejano e incluso utópico ese propósito de enero. Aprovechar el invierno para renovar las esperanzas. Sentir al menos, la idea de que es real en Agosto. El comienzo de la primavera en septiembre renovará la esperanza sin el frío del invierno. Octubre siempre trae felicidades fuera de la agenda por lo que octubre nos hará olvidar. Noviembre depara el balance pero también la fe de algo mejor. Diciembre nos hará creer que el año que viene ese sueño se hará.

No hay comentarios: