miércoles, 29 de junio de 2011

Suspiro

Algún día oyó el suspiro.
Algún día supo que volvería a ver los ojos café.

Salió a buscar el encuentro.
Los ojos cruzaron su filamento, abrieron cada pestaña al parpadeo exacto y pensado de sus ser.
Se oyó un quejido, casi una mueca de placer.

Cerraron las puertas del infierno.
Cerraron la última migaja del deseo.

Algún día oirá el suspiro.
Algún día supo de esos ojos café.

martes, 28 de junio de 2011

Desnuda en el último juego.


El espacio deseado terminó en el subsuelo.
El cielo azul destiñe la noche fría. La capa del rey se abre para siempre desaparecer.
Viento.
Neblina.

Unos minutos más tarde, Alicia escucha una voz.
Se acerca el susurro cada vez más cerca.

La llave cae por sus entrañas hasta agotar las últimas manos del encuentro.
Un hilo de baba en el pecho muerde el último escalón.
Se sienta sobre la mesa, destroza una naranja a mordiscos.

Se cambia el vestido, color cristal y almendra. Sale a buscar al enemigo con el cuchillo entre los dientes y la sangre atenta, esperando arder en las muñecas.

El rey, sólo sabe jugar a las escondidas. Envía al león para atrapar a la víctima.
Alicia huye, también sabe esconderse.
Esperará hasta el próximo invierno para volver y cumplir su promesa de amor.

lunes, 20 de junio de 2011

La hora de la estrella


Ella había nacido con malos precedentes y ahora parecía una hija de no-sé-qué con aire de pedir disculpas por no ocupar un espacio. En el espejo, distraída, examinó de cerca las manchas de su cara. En Alagoas se llamaban panos, decían que venían del hígado. Ocultaba las manchas con una capa espesa de polvo blanco y, si se veía medio revocada, era mejor que verse pardusca. Toda ella estaba un poco sucia, porque raro era que se lavase. De día llevaba la falda y blusa y de noche dormía con la enagua. Una compañera de cuarto no sabía cómo advertirle que olía a mugre. Y como no sabía, se quedó en eso, porque tenía miedo de ofenderla. Nada en ella era iridiscente, aun cuando la piel de su cara tuviese entre las manchas un ligero brillo de ópalo. Pero no importaba. Nadie la miraba en la cale, ella era café frío.

La bella mujer de la foto es la autora del texto, Clarice Lispector.

viernes, 17 de junio de 2011

Lo dije.


Después de todo y finalmente, lo dije.
Sentí libertad.

Alas al viento y una brisa inexplicablemente feliz con aroma a jazmín.

Sentí libertad.


martes, 14 de junio de 2011

Sueños en realidad


Ante pocos hombres me quedé muda. No hablo sólo de varones, sino de personas, de carne y hueso, Sin twitter ni facebook, personas presentes.
Aún en mis sueños, me quedo sin palabras al soñar con Dalí, al apenas cruzar miradas. Cuando tomo mates con Alejandra (Pizarnik) estudio un libro con Julio (Cortázar) o paseo por la calle escuchando al Che Guevara hoy justamente, en el día de su cumpleaños, quedo muda.
En mis sueños, soy una especie de amiga e incluso co-creadora. Que ambiciosa soy durmiendo, que alto e inmenso planea mi cerebro.
Creo, sin embargo, que si los tuviera en frente diría tanto, pero hasta en mis sueños soy mas coherente que despierta, jamás diría nada, está todo dicho.

jueves, 9 de junio de 2011

Mundo cotidiano


Un río de café. Cenizas. El agua de la ducha caliente, hirviendo.
Algodón para el cuerpo. Espuma blanca en la boca. Pasos cortos y veloces.
Abrigo. Moño de bufanda. Pies helados.

Cuadras y cuadras. Los colectivos, autos y motos pasan. Yo solamente escucho el silbido.
Mundo cotidiano. El refugio quedó detrás.
Un río de gente. Cenizas. El agua de la calle caliente, hiriviendo.

miércoles, 8 de junio de 2011

Escribir desde el vacío


En una entrevista, Clarice Lispector dijo: "Es necesario que haya una especie de vaciamiento de la cabeza para que pueda nacer alguna otra cosa, si es que nace, todo es incierto".
Esta frase me dispara a pensar lo necesario que es vaciar nuestra cabeza de todo: Estereotipos, show mach, bailando por un sueño, el gobierno K, el mundo anti k, las frases predecibles, los "buen finde", la televisión basura, los chimentos, la falsedad, los diarios que sólo sirven para envolver huevos, tantísimos libros jamás leídos y apenas, después de todo eso, quedarnos con lo que importa.
Quedarnos con esto que queremos ser ahora, con un cuaderno en blanco que se llame vida, y escribir todo y nada. Escribir desde el vacío, escribir hasta alcanzarme, siento que sólo así vivo.

martes, 7 de junio de 2011

Ana espera el día.

Mi alter ego se llama Ana.
Ana es una mujer correcta, diplomática, de su casa y sobre todo pulcra.
Su infancia fue moderada entre cariño y tareas, sus años mozos correspondieron a un sólo hombre llamado Mario.
Ana se recuesta sobre sus libros, vencida por el sueño. Estudia literatura y abogacía, ya que prefiere elegir el mismo camino que su padre.
Para no revelarse con su lado materno, Ana aprendió a tejer al crochet y también con ajugas, sabe lo que es el punto cruz, el baño maría y hasta cuál es la mejor lana.
Conserva un trabajo como secretaria en un estudio jurídico, sólo porque sabe que ahí puede armar su camino en el mundo de la abogacía.
Los fines de semana, durante la noche, prefiere el cine o el teatro. Pasea por la plaza los domingos y saca a pasear a su perra "chicha", todas las noches.
Ana busca leer y prefiere novelas femeninas con una cierta pizca de erotismo. Ana busca un amor que la despierte del todo, sueña sólo dormida y espera cada día salir al sol.

Mordida


El olor a gas de la cocina. Caminar por la cornisa del balcón.
Esperar en las vías del tren. Perderse, mar adentro.
Crucificar las muñecas con el fierro. Sacudir el pastillero entero, en la boca.
Morder el anzuelo del veneno...todo eso, sólo por tu boca.

lunes, 6 de junio de 2011

Tristeza


Un mes se pasa volando o se pasa en la mismísima eternidad.
Un mes de distancia, es como un abismo de doble filo y mil navajas.
Es como si todos esos fierros me apuntaran a la sien en cada movimiento.
No puedo, ni imaginarlo, tampoco quiero esta realidad
Faltan 29 días de algo que no sé que es.
Falta... faltas y asumo la culpa completamente ida del mundo.

Chisme de Zorro

Las palabras de la canción de Babasónicos dicen lo que quiero decir:

Y no sabrás de mí, hasta que algún zorro no largue la lengua.
No tendrás noticias, mis caricias diferidas no te afectarán.
Pon un precio a tus anhelos y buscame hacia el final de la noche, por un río de escotes, con la lágrima cruda, comprendiendo lo que nos faltó decir.

viernes, 3 de junio de 2011

La caravana de la vida.

Y ahora parece que no pasó nada.
Que Japón está intacto, que Berlusconi no se acostó con nadie y hasta (dicen) podría ser virgen, que no muere casi nadie por el tabaco y que Osama -el terrorista- está vivo.
No hay terrorismo, no hay muertes, no hay... nada.
Elecciones, palo y a la bolsa.
Asesinatos, secuestros y quiniela.
Economía, INDEC y Lady Gaga.
Para TN, sin embargo cada vez estamos peor. Para Clarín, "mas mal no podemos estar" tal como sus titulares o sus notas sin correcciones ni ideas.
Pero para los del fondo, para los revoltosos que nos portan¡mos mal, para las ovejitas negras de la familia, estamos -al menos- vivos. (que no es poco!)
¿Cuántos pueden estar vivos en verdad?
¿cuántos están felices con la realidad que tienen? ¿con su matrimonio? ¿con el sexo? ¿con dormir unas horas y desperdiciar otras cuantas en el trabajo? ¿con ir a misa los domingos? con ....con "la vida"
Y que es la vida? más que un poco de pan, libros, un amor, sexo y algodones...