martes, 26 de abril de 2011

La estrella de los náufragos


Ayer hice mi terapia de Bioenergética, una especie de tratamiento alternativo a lo conocido, que permite el contacto con el inconsciente y con la memoria celular que todos, tenemos en el cuerpo.
No puedo dar una explicación detallada de esto, sólo se que funciona y es para mí, algo impresionante.
De todos modos, no voy a exponer acá lo que Susana, mi terapeuta comentó. Limitaré a contar y mencionar un dicho que me puso a pensar.
En un momento, entre las pocas palabras que dice, se extendió y me dijo: "Tenés que pensar en la idea de los naufragantes antiguos, aquellos que para orientarse y poder navegar buscaban la estrella delante, nunca detrás. O acaso se puede naufragar mirando todo el tiempo a tus espaldas".
La idea en ese momento quedó en pausa y esta mañana bastante dormida la recordé.
Cada uno hace y decide lo que puede, y lo que podemos está determinado por el nivel de conciencia que tengamos en ese momento, por eso no debe haber culpa ni arrepentimiento, todo es por algo y así debe ser, no hay que reprochar. Hay entonces un trabajo necesario para abrir los campos de la mente y poder así tener una conciencia más amplia.
La estrella de los náufragos quizás parece distante, sin fuerza, con poca luz o quizás lejana pero esa chispa de luz infinita está y cuando llega el milagro sucede. Pretender alcanzarla mirando hacia atrás es perderla y perderse de mucho de este momento y nada más. La vida es esto, es aquí y ahora, ya no es pasado.
No sólo la estrella está delante, sino que además nuestro destino y los milagros, también.

lunes, 25 de abril de 2011

Bio-Literatura


Ciertas biografías me dan esperanzas, entiendo que no hace falta escribir muchas novelas para ser exitoso, tal como lo hizo Franz Kafka o incluso la propia Alejandra Pizarnik que nunca llegó a escribir "la novela" que tanto ansiaba.
La bio-literatura, concepto propio del que desprendo todos y cada uno de mis actos, tiene un fin último y es ser leída.
Sea este blog, un libro futuro, los mails, mis cuadernos. Siento la necesidad de expresar, decir y anunciar. De gritar con palabras y metáforas sin lugares comunes, aquello que digo con mi vida.
Plasmar, amar, tocar...aquel manto de estrellas sin nombre pero con significado.

Tenerte y salvarnos

Yo podría tenerte con mi cuerpo y con mi alma. Esperaré aunque sea años a que tú también tengas cuerpo-alma para amar, mira a todos a tu alrededor y ve lo que hemos hecho de nosotros y de eso considerado como victoria nuestra de cada día. No hemos amado por encima de todas las cosas. No hemos aceptado lo que no se entiende porque no queremos pasar por tontos. No tenemos ninguna alegría que no haya sido catalogada, hemos tratado de salvarnos, pero sin usar la palabra salvación para no avergonzarnos de ser inocentes, hemos disfrazado con el pequeño miedo el gran miedo mayor y por eso nunca hablamos de lo que realmente importa, hemos sonreído en público de lo que no sonreiríamos cuando nos quedásemos solos. Nos hemos temido el uno al otro, por encima de todo, pero yo escapé de eso, Lori, escapé con la ferocidad con que se escapa de la peste, Lori, y esperaré hasta que tú estés más preparada.

Escritura transeúnte


Escribo, como dice Carver, sin esperanza y sin desesperación, para quedarme desnuda y de una vez por todas entera.
Lo hago porque es la mejor manera que encontré durante estos años para comunicarme y para decir aquello que prefiero no enfrentar.
Enfrento mi vida detrás de una escritura transeúnte que me vigila al costado de la vía del tren, que siempre está a un paso de aplastarme, de llevarme a mil kilómetros por hora, pero cada vez que sucede, pasa algo. Una mano me saca del andén, del fuego de todos y cada uno de los trenes y me vuelve a la tierra, quieta y calma.
Escribo, porque es mi manera de comprender y entender este mundo que algún día abandonaré, y en mis espaldas quedarán estas y otras tantas líneas resucitadas.

domingo, 24 de abril de 2011

La feria de los libros que queman



Ayer en la feria del Libro, me quedé hasta la 1 de la mañana, esperaba ansiosa recorrer cada pabellón, en búsqueda de mis autores.
El precio me bajó las ganas, los libros queman.
El debate entonces fue: ¿Como arroz toda la semana o compro estos libros?
Opté por no comprar nada, me da pudor gastarme una suma alta en lo que sea.
Me fui con Carver que se ofreció como un cama caliente en invierno y además a un precio inédito.
Llegué a mi casa algo triste, no puedo creer la felicidad que me imponen los libros, este miércoles vuelvo y todos se irán en mis espaldas.

martes, 19 de abril de 2011

Encuentro fugaz


La propuesta sigue en pie, la dama cruzó la calle y arrojó su paraguas al vacío.
La percepción de la lluvia, el ruido quieto de la luna distante, las manos contemplando las gotas que levemente caían en sus dedos.
La piel se le volvió aire, y los chispazos de fuego entraron en su vientre.
El invierno no puedo con su brisa, su pelo mojado y su sonrisa gigante como el cielo, abrían su mirada eterna.
Los coches circulaban, mientras ella seguía bailando en la oscuridad.
La mano de un hombre fue calor en su hombro, las miradas se encontraron y hubo un silencio que apenas pudieron escuchar.

lunes, 18 de abril de 2011

Lo que más buscamos


El amor, sigue siendo el amor aquello que los seguidores o personas que llegan a este blog y tantos otros, buscan.
Amor en un blog, amor en la calle, en la esquina, la plaza o el bar. Amor en lo que hacemos y no hacemos también, amor entre hermanos, padres, madres, hijos, amigos, novios o amantes.
Los Beatles ya lo decían: "All you need is love" y es una certeza.
Hay que amar, sin olvidarnos nunca del amor propio, que debe ser el más difícil de encontrar.

domingo, 17 de abril de 2011

Pensando en escribir, escribo


Estoy escribiendo una novela que no sé si terminaré algún día.
Recién voy por las dos primeras páginas y siento que no tendrá éxito, no como publicación, sino como obra en sí. A esta altura, tengo en claro que cualquiera publica un libro, cosa con la que no estoy de acuerdo ya que veo en esto un arte, nunca un negocio propulsado por el buen marketing y mucho menos un mundo de hojas frívolas y sordas en alguna biblioteca urbana.
Pienso, releo, miro...nada de lo que leo me complace y sin embargo es mío.
Pienso en el supuesto talento que dicen, digo, "tengo".
Pensando en escribir, escribo. En este blog, en una servilleta, en un cuaderno de anotaciones, en la máquina de escribir, en la bañadera...
Creo que por estas cosas, o por ver libros apilados en la habitación de autores como Pizarnik, Nietzsche o Cortázar me hacen sentir pequeña en un mundo de gigantes, pero tranquila Angie, lo mismo pensaba Alejandra, y bastante bien le fue...
Creo que todos los que decidimos salvar las líneas, nuestras voces y los párrafos mediante la escritura alguna vez pensamos en esto.

sábado, 16 de abril de 2011

Sueños oníricos de una madre


La bella durmiente avanza, acaricia con sus manos de laurel aquellos viejos retratos de la infancia de sus hijas.
Vuelve una y otra vez sobre los delicados mimos de su mente, vuelve sobre todo, a la extraña sensación de no volver a abrazarlas.
Las niñas, en otra galaxia de tiempo, extrañan esos mimos y esas caricias, aquellas que quizás son ese manto de tranquilidad que tratan de encontrar en todos los rincones.
La madre, sabe que se reencontrarán. No sabe cuando, sólo sabe que volverán a ser de nuevo cuatro en la familia.

La mujer de la foto es mi mamá, Marina Depersia. La foto fue tomada por mi papá en Mar Del Plata, Febrero 2008.

jueves, 14 de abril de 2011

Serú Girán - Viernes 3am

Sexo tibio


Las manos apretando el vacío, la bomba del cuerpo a punto de estallar en cualquier lado.
Los labios buscando más bocas para besar, buscando la piel para morder el después. Placer infinito al verte en las orillas, naufragando entre los pliegues y las sombras.
Respiración que no alcanza, que nunca es suficiente.
Al final del extremo empezó a brillar un segmento de aire con gusto a frutilla agria.
Un trago de vino, y seguir como si nada, asechando tu cuello e incidiendo en tus manos que piden mas sexo tibio.
Gotas infinitas circulando por la espalda, mi cadera se contrae y se extiende para alcanzar el ritmo de los dos, la boca se pone tensa y los labios esperan el brebaje.

miércoles, 13 de abril de 2011

13 de Abril, la bella durmiente cumpliría 55 años


Hoy cumple años la bella durmiente que se fue hace 803 días. Hoy son 55 años de aquella mujer que soportó mis llantos en la madrugada cuando era bebé, mis caprichos, mis travesuras, mis "comprame, comprame", mis berrinches, enojos y gritos.

Que se reía cuando le usaba ropa para disfrazarme y hacerles monólogos imitando a Tato Bores o Juana Molina. Que guardaba mis dibujos como tesoros, que me ayudaba en el colegio para entender mejor matemáticas, que sabía que si ella no me peinaba yo no iba a hacerlo, que me dejaba participar de todos los actos escolares que quisiera con tal de verme actuando y contenta.

Son 55 años del nacimiento de aquella hermosa mamá que me daba palmaditas en la cola para hacerme dormir, que me hacía mimos en la espalda, que me acariciaba el pelo en la sobremesa y me hacía parte de la tarea de música o plástica cuando me ganaba el sueño.

Aquella que me enseñó lo importante que es aprender, estudiar, saber algún idioma, ir al médico, ser buena persona, no ser egoísta, compartir, estudiar mucho para superarme cada día y sobre todo que me enseñó que ante las adversidades es mejor seguir de pie, y nunca rendirse.

Hoy me gustaría que estés fisicamente para darte un abrazo gigante y no desprenderme más de tu lado, pero tu ausencia lo hace imposible.

Me gustaría estar a tu lado como en la foto, sonriendo las dos, juntas, cerca.

Sé que mucha gente me dice que estás, que no te veo pero que estas. Que tengo que ser fuerte...vos ya sabés que pienso de todo eso, y me entendés más que nadie porque te pasó lo mismo que a mí ahora con el abuelo.

Nunca fuí fuerte hasta que te fuiste, y ahí entendí que debía serlo por vos, por mí y por papá.

Como siempre te digo mami, el vacío que dejaste en mí es irremplazable e inmenso, nada...jamás nada calamará este dolor, no hay nada en este mundo que me devuelva la sonrisa entera, no puedo vivir sin vos y el camino es cuesta arriba. cuando pienso que no estás físicamente, inmediatamente me siento sola, solísima en un rincón oscuro y negro...Pero tengo que aprender de tu enseñanza, y saber que tengo que ser fuerte, no rendirme y seguir luchando siempre, como vos lo hiciste toda tu vida.

Gracias por tanto, perdón por tan poco.

lunes, 11 de abril de 2011

Pesadilla


No puedo avanzar. Siento que caigo al precipicio y todo es tragedia.
Nada por que pelear, nada por que vivir.
Demasiadas nubes negras y el cielo se va haciendo cada vez más chico.
No hay esperanza ni certeza, no hay cambio posible ni droga que alivie.
Miedo, muerte y miedo de no verte nunca más.
Fechas de mierda, aniversarios rotos, gente que no esta.
Y pongo la sonrisa en el pedestal, pretendiendo simular felicidad y mezclando convivencia con compañía. Nunca supe vivir bien al mendigar...

viernes, 8 de abril de 2011

Fiebre


Acobardando las ganas, la delicia llegó al fin.
Tu beso en mi mejilla, plantó una vez más, aquello que hace años, dijimos: "jamás pasaría"
Un dolor, una caricia, un poco de sexo entre la piel y la fiebre derribando el cielo de los dos.
No hubo despedida ni flores en el ayer, hubo lo que hay hoy, un manto inerte de presencia quieta, de llama ardiendo levemente hasta extinguir la mordida de la piel.

Lengua de alma


Cuando hablo de mi, hablo de mi alma desnuda que tiembla como una lengua en el agua, aquella de la que habló Cortazar.
Hablo de la cercanía de los amores, del cuerpo febril, de las manos revolucionadas, del semen derritiéndose en la espalda, de las caricias, de todas aquellas palabras mojadas en el fondo del mar.
Hablo del alma quieta, de vos, de la vida, de nosotros huyendo hasta terminar.
De las palabras que escribo para por fin superar el dolor, y atravesarlo como una ruta corta, sin miedos ni frenos.
Hablo del alma que respira oxígeno, que no tiembla y dibuja su sonrisa en los perfumes de la eternidad.

Lugar mágico


En el subte, en la plaza, en cualquier esquina de Buenos Aires o Madrid.
En la tela de la araña, en la caída de la flor, en el otoño más silvestre y febril.
Allí donde las hojas son del mar y de la vida, donde las flores huelen a jazmín por última vez.
Donde la rompiente del río vuelve tormenta la noche en la ciudad, y las luces generosas envisten las veredas al caminar.
Allí donde el silencio no es cómplice y donde puedo perderme en tus ojos sin culpas, es allí donde te amo y donde siento que estás.
Como la brisa de la mañana, el olor a café o el dulce y triste sonido del piano, allí donde sos eterno ante mis manos y cálido como un swetter en invierno.
En ese lugar mágico y fantástico, que sólo existe en mis pensamientos, allí te amo.