lunes, 24 de enero de 2011

571 - Derretida



Guantes blancos hasta el ventanal.
Baldosas flojas y tempestad.
La lluvia anaranjada arruina mi corazón, se esconderá mi alma de vos, otra vez.

Otra madrugada que anochece mientras camino desnuda por la calle, helada.
Como si la ropa me pasara una tonelada, pero llena de frío y trampas.
Nubes de almidón derretidas
caricias rotas,
otra tempestad en soledad mientras te espero.

Rogando a la madrugada tus besos brujos que me hechicen de nuevo,
herida, quemada y derretida nuevamente.
Voy a tratar de no escaparme esta vez, de mí.
Y si pasa el milagro, allí estaré en la libertad del juego

Esperando

Depejada.
Libre.
Feliz.


Sol.
Mar.

jueves, 20 de enero de 2011

El amor se quiebra


El amor se fractura.
No sé en que parte de la historia, pero pasa.
No sé en qué momento lo mágico y nuevo pasa a ser costumbre, rutina y aire con polvillo.
El amor se fractura, y sé que pasa.
Pero tampoco sé cuánto dura ni cuando es el segundo apropiado.
No se le puede decir a la otra persona "mira, dejemos todo acá porque se va quebrar la relación". Y tampoco nada nos alerta sobre esto, pero pasa.
El amor, si es amor, perdurará y las estrellas serán quizás no tan brillosas como al principio, pero brillarán.

jueves, 13 de enero de 2011

568 - Hombres en partes


Mas dicha hay en los hombres con punto y aparte, que los hombres con punto y coma que se abusan del momento.
Son de los que prefieren no tutearme y tratarme como eterna princesa del baldío.
Son los de pluma gorda, despotricando bajo la alfombra las palabras del después.
De dichos y entre dichos de la alcoba, de mares muertos con flores sin aroma.
Llanos, etéreos. Provenientes de tinieblas y cielos pálidos, seguros de su afán de sed y piel sabor canela.
Hombres que suspiraron empuñando sus dagas y luego clavandolas hasta lo mas hondo de mi pecho, no temiendo desaparecer...

567 - A orillas


Recordaba viejos momentos compartidos con el hombre de hierro.
¿En qué témpano estaban nuestras sombras, que hoy los reflejos son tan distintos?.
Su mirada delata placeres que no quiero tener,
sus manos de hueso blando opacaron mi felicidad, y hoy solo veo resavios de un amor que no fue nunca.
No castigo más mi mente pensando que hacía caminando junto a él, hoy entiendo la dicha del presente y me conecto con la energía de este momento.
Puedo, porque pude.
Salgo, porque salí.
Ni el fuego ni la agonía es eterna, sólo el mar...pienso mientras recorro la orilla.

miércoles, 12 de enero de 2011

646 - Redes que enredan

Las redes sociales parecen ser un embudo de estupidez. Sin embargo, encuentro un sentido en su utilización. Para algunos candidatos sirve de medio de expresión y si se quiere acercamiento con los potenciales votos.
Para algunos periodistas, puede ser un modo de expresión y conexión entre aquellos medios, lectores y afines que pueden escuchar la voz de la prensa.
Para los mediáticos de espectáculos, sirve para generar entrevistas y móviles en programas de chimento, ya que "fulanito de tal, twittió sobre menganito tal cosa".
Pero, ¿dónde quedan las charlas de café? o ¿el encuentro espontáneo de amigos? Donde quedan las tardes de mate? los paseos por el parque? las noches de pizza y truco?
En algún lugar perdido de las redes sociales, están esos encuentros, que claro, no son iguales ni compensan el encuentro físico al que siempre apuesto.

martes, 11 de enero de 2011

Sin pero...


No pongas más peros si te cansaste de mí.
Si te hartaste de mi sombra en el espejo, de mis cabello lacio por tu cama,
de mi cepillo de dientes, de mi perfume y de mi risa.
Si te cansaste, ya, de mis comidas y de mi falta de paciencia para planchar,
de mis ojos de terciopelo y mis agonizantes ideas impulsivas.
Si te hartaste, ya, de mis tontos por siempre, de mis labiales y rubores en el baño,
de los miles de papeles con frases para escribir mil madrugadas,
Si te cansaste de mis labios, de mi piel, de mis besos
de mis pechos y mi cintura, de mis piernas y mi cuerpo.
Si te hartaste de mi palidez en el rostro y de mis muecas cuando no se decir que no.
De mis besos desordenados, de mi ansiedad, de mis miedos.
No pongas más peros si te cansaste de mí.

lunes, 10 de enero de 2011

Vos y otro

Como una fatal fantasía que renace por ser inalcanzable, los dos volvíamos a soñar que nos acercabamos.
Prometiendo aceptar el vacío de la distancia obligatoria, de la no pertenencia, del no permanecer en el otro.
No poder más que lo que hay, no poder más de lo que se puede querer.
Acercarnos y que nustras bocas acepten el encuentro.
Acercarnos y no aniquilar nustro deseo ni nuestros sueños cercanos.
Y si hay que amar, amar aunque duela.
Amar hasta lo imposible e inalcanzable de vos.

Viajeros

Su sonrisa es fugaz y determina los días.
No hay prisa cuando desnudos están.
Se escapan de los días por una ausencia fatal,
arropan sus noches con los aires viejos - nuevos del mañana.
Ni temblor, ni sombra y doce mil noches en llamas.

Ella castiga

Ella camina como una sombra por sus días.
Vigía porque espera el después en el ahora.
Ella castiga mis sueños y los entierra por sus caprichos.
Ella busca en la arena agua y un poco de ruido y no contempla el silencio feliz de los dos.
Ella lo desplaza sin placer ni ganas. Lo posterga sin entender el instante que pierde.
Ella se calcina con su estructura a cuestas y el fuego se apaga y lo debo encender.