martes, 23 de agosto de 2011

Irreemplazable


Un terremeto de 5.6 sacudió Nueva York y Washington, Libia sigue en crisis y mueren miles en Trípoli, el mundo sigue las sombras de la globalización y el petróleo, las demandas de poder, el big ban y los dólares y bolsas del mundo marcando números irreales.
Todo eso pasa, y puede pasar. Pero como dice Spinetta "no queda más que viento".
El mundo gira y cada vez me pregunto más si todo esto tiene sentido, siendo que la vida es tan pero tan breve.
y pienso en el silencio que ocupa toda la habitación, en el sol y el viento acariciándome el pelo y las entrañas.
Hace frío, pero el calor de mi perra y mi gato son irresistibles junto al mate.
¿Eso no tiene valor? Y... ¿qué tiene valor?
Esta canción de Spinetta, la mirada inalcanzable de aquel hombre, los besos que te robé, las caricias que supimos darnos, el abrazo de tu corazón y el mío que se unen y se asisten mutuamente día a día.
Tiene valor la vida, el rojo sobre el negro. El cuerpo desnudo corriendo por ahí, los viajes, los colores, los aromas, un dulce café de colombia, una manzana con gusto a arenas del desierto. Viajar. Escuchar música bien fuerte y cantar y cantar.
¿Qué tiene valor en este mundo acartonado? ¿Que es irreemplazable?
Las sombras de los transeúntes, de los peatones y caminantes? O la chispa infinita del color de todos nosostros, armando un arcoiris inmenso?

La foto es propia, jugando con luces, sombras y colores.

1 comentario:

Fabian dijo...

Mu bueno el texto me gusta do mucho el blog
es lindo lo que escribes
cariños y abrazos