martes, 16 de agosto de 2011

Encantamiento por idealización


Para terminar con la trilogía de encantamientos, el último en analizar es el de la idealización.
Idealizar siempre va de la mano de la decepción, no porque el sujeto/objeto no posea las cualidades que imaginamos, sino porque siempre está por debajo de las expectativas.
Una vez, alguien me dijo que con cumplir una cualidad bastaba. "Se debe tener una y es suficiente". Que es ambicioso y mezquino, pretender que el hombre o mujer que nos gusta además de bonito sea inteligente, talentoso, amoroso, buen amante, etc". A su punto de vista agregó que es por este motivo que los hombres y mujeres buscamos "la tercera/er en cuestión", todo esto a grandes rasgos, nada concreto ni aseverativo ya que como se sabe, cada pareja es un mundo incomprensible.
No seré tan drástica esta vez y sólo me atreveré a decir, que es probable que con una cualidad bien acentuada baste, pero también que en el encantamiento se buscan más cualidades, hasta las imposibles y cuando es amor simplemente se acepta y se acata una -gran- cualidad.

La imagen es un cuadro de mi autoría

2 comentarios:

Noesperesnada dijo...

Encantado de pasar de nuevo por aquí...

Estefita. dijo...

Me alegra muchísimo leer tus pensamientos, sensaciones... las cosas que van surgiéndo día a día como inquietud de vida, percibirlas tan fiel plasmadas en un poema; una prosa...
Reconforta que sea en palabras, y tan lindas, es un disfrute enorme al leerlas. Te deseo de corazón que este proyecto de las letras perdure y puedas vivir de este arte tan hermoso que estás cuidadosamente y con cariño, alimentando. Te quiero!!!!! Felicitaciones!