viernes, 12 de agosto de 2011

Encantamiento por distracción


El camino de la distracción permite visualizar distintos panoramas pero a veces sin resultados eficaces.
Una crítica y pura razón lógica se desprende de las neuronas, intentando movimientos por repetición.
Atravesamos los días, que son segundos y parpadeos. Visualizamos lo prohibido, lo lejano, lo inalcanzable. Se transforma la ansiedad en deseo, se prometen juegos eternos, se abren caminos opuestos...
La sinapsis y el pragmatismo, se disuelven con los sentimientos.
Es que, las emocionas juegan tan fuerte en las miradas que dejamos de pensar en qué se posan los ojos.

No hay comentarios: