lunes, 25 de julio de 2011

Creer para hacer


Y creer irremediablemente que todo llegará a buen destino.
Tener esta creencia en cualquier orden de la vida y suponer que en el amor las ventajas serán nulas.
Sostener con firmeza que es posible y necesario pensar en positivo, aunque por lo bajo, lluevan monedas de frialdad y malos deseos.
No creer en la mala energía, ni en el karma ni en la envidia, pero saber que existen y más cerca de lo que parece...
Elogiar la duda, sembrar buenas cosechas y no depender de nadie, más que de mí.
Creer, irremediablemente creer que todo llegará a buen destino.
Saber que las ventajas en el amor siempre serán pocas y que en todo orden de la vida soñaré con los ojos abiertos en este momento.

2 comentarios:

V dijo...

¿Y quien nos enseña a creer?
Sabemos que eso es así pero hay que grabarlo después de creerlo, poca gente habla del proceso de grabación

Me gusta tu blogger y si me lo permites te puedo seguir.

Un saludo.

Angie Pagnotta dijo...

Gracias V.
Pensar en la idea de grabación es como materializar la consciencia de aquella pulsión, deseo o necesidad.

Por supuesto, estás más que invitada a participar de este espacio, que es de todos y cada uno de los lectores.
Abrazo
A.P