lunes, 9 de mayo de 2011

Texturas físicas


Que extraña forma y objeto es. Que dulce y habitada pradera de encantos en la piel.
Cuan firme y estimulante resulta su textura. Que delicado y torcido permanece después.
Suelto su piel, como un alga dormida en el mar.
Se desprende la caudalosa pósima que se bebe a tragos y sorbos.
Fuego, esperanzado ardor uterino desprendiendo fuego inquieto.
Después del abrazo, canciones y calma para dormir el balls de la muerte.
Nacer, inquietud.
Los ojos marrones castigan el tiempo.
Fuego y sombra.
Calor y figura.
Que extraña forma y objeto es. Dulce, agrio, amargo y seco.
Como una oliva en pleno océano, como un vino cosechado hace 25 años, como su sien dorada en el tiempo y los cristales de su mano cayendo como gotas del cielo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

bellaza,profundidad y sentimiento. Exitos.