lunes, 30 de mayo de 2011

Debe ser

Del amor del poeta. De los cuentos de hadas. De los tontos por siempre. De los nunca más. De la novicia enamorada. De las rosas sin aroma en la despedida. De las miles de copas destruidas entre jugos de vino y sal. De las hormonas compartidas. Del roce en secreto de la piel. Del néctar más oscuro de tu vientre y del perfume sin miel.
De todo y de nada. De renacer y de creer. De confiar en tus ojos negros y sentirme viva otra vez.

No hay comentarios: