domingo, 17 de abril de 2011

Pensando en escribir, escribo


Estoy escribiendo una novela que no sé si terminaré algún día.
Recién voy por las dos primeras páginas y siento que no tendrá éxito, no como publicación, sino como obra en sí. A esta altura, tengo en claro que cualquiera publica un libro, cosa con la que no estoy de acuerdo ya que veo en esto un arte, nunca un negocio propulsado por el buen marketing y mucho menos un mundo de hojas frívolas y sordas en alguna biblioteca urbana.
Pienso, releo, miro...nada de lo que leo me complace y sin embargo es mío.
Pienso en el supuesto talento que dicen, digo, "tengo".
Pensando en escribir, escribo. En este blog, en una servilleta, en un cuaderno de anotaciones, en la máquina de escribir, en la bañadera...
Creo que por estas cosas, o por ver libros apilados en la habitación de autores como Pizarnik, Nietzsche o Cortázar me hacen sentir pequeña en un mundo de gigantes, pero tranquila Angie, lo mismo pensaba Alejandra, y bastante bien le fue...
Creo que todos los que decidimos salvar las líneas, nuestras voces y los párrafos mediante la escritura alguna vez pensamos en esto.

1 comentario:

Noesperesnada dijo...

Es así, no hay mejor forma de saber si servimos o no para esto que se llama escribir, que escribiendo, uno se cura o se enferma de palabras para todo el viaje...