lunes, 25 de abril de 2011

Escritura transeúnte


Escribo, como dice Carver, sin esperanza y sin desesperación, para quedarme desnuda y de una vez por todas entera.
Lo hago porque es la mejor manera que encontré durante estos años para comunicarme y para decir aquello que prefiero no enfrentar.
Enfrento mi vida detrás de una escritura transeúnte que me vigila al costado de la vía del tren, que siempre está a un paso de aplastarme, de llevarme a mil kilómetros por hora, pero cada vez que sucede, pasa algo. Una mano me saca del andén, del fuego de todos y cada uno de los trenes y me vuelve a la tierra, quieta y calma.
Escribo, porque es mi manera de comprender y entender este mundo que algún día abandonaré, y en mis espaldas quedarán estas y otras tantas líneas resucitadas.

1 comentario:

Noesperesnada dijo...

Muy buen texto, mucha poesía y uno de tus tantos que uno puede guardar en algún rinconcito de su compu, para de vez en cuando, volver a leer.