miércoles, 13 de abril de 2011

13 de Abril, la bella durmiente cumpliría 55 años


Hoy cumple años la bella durmiente que se fue hace 803 días. Hoy son 55 años de aquella mujer que soportó mis llantos en la madrugada cuando era bebé, mis caprichos, mis travesuras, mis "comprame, comprame", mis berrinches, enojos y gritos.

Que se reía cuando le usaba ropa para disfrazarme y hacerles monólogos imitando a Tato Bores o Juana Molina. Que guardaba mis dibujos como tesoros, que me ayudaba en el colegio para entender mejor matemáticas, que sabía que si ella no me peinaba yo no iba a hacerlo, que me dejaba participar de todos los actos escolares que quisiera con tal de verme actuando y contenta.

Son 55 años del nacimiento de aquella hermosa mamá que me daba palmaditas en la cola para hacerme dormir, que me hacía mimos en la espalda, que me acariciaba el pelo en la sobremesa y me hacía parte de la tarea de música o plástica cuando me ganaba el sueño.

Aquella que me enseñó lo importante que es aprender, estudiar, saber algún idioma, ir al médico, ser buena persona, no ser egoísta, compartir, estudiar mucho para superarme cada día y sobre todo que me enseñó que ante las adversidades es mejor seguir de pie, y nunca rendirse.

Hoy me gustaría que estés fisicamente para darte un abrazo gigante y no desprenderme más de tu lado, pero tu ausencia lo hace imposible.

Me gustaría estar a tu lado como en la foto, sonriendo las dos, juntas, cerca.

Sé que mucha gente me dice que estás, que no te veo pero que estas. Que tengo que ser fuerte...vos ya sabés que pienso de todo eso, y me entendés más que nadie porque te pasó lo mismo que a mí ahora con el abuelo.

Nunca fuí fuerte hasta que te fuiste, y ahí entendí que debía serlo por vos, por mí y por papá.

Como siempre te digo mami, el vacío que dejaste en mí es irremplazable e inmenso, nada...jamás nada calamará este dolor, no hay nada en este mundo que me devuelva la sonrisa entera, no puedo vivir sin vos y el camino es cuesta arriba. cuando pienso que no estás físicamente, inmediatamente me siento sola, solísima en un rincón oscuro y negro...Pero tengo que aprender de tu enseñanza, y saber que tengo que ser fuerte, no rendirme y seguir luchando siempre, como vos lo hiciste toda tu vida.

Gracias por tanto, perdón por tan poco.

1 comentario:

Anónimo dijo...

cuanta belleza y dolor
cuantas palabras que duelen y son alma
felicitaciones
Fabian