lunes, 14 de marzo de 2011

Libertango


No es para nada fácil vivir suponiendo.
Creer que el otro tiene la razón, ni adjudicarnos victorias al azar, sólo por que si.
Es fácil en cambio ver en otros la avaricia y la inequidad propia de los que castigan el alma con zapatos y camisas de todos los colores.
¿Está dentro del común de la gente enmudecer? ¿Habrá que abrirle los ojos a medio mundo para despertar? ¿Tendré que ser yo la que intente sacar adelante el desierto de gente que me acompaña?
Y querer siempre, todo el tiempo, llegar hasta la flor, olerla y dejarla ir.
Y esperar que la flor vuelva a mí y ya no tener olfato para entenderla.
Y siempre la misma rueda, yo en un extremo y tu corazón en el otro, como la distancia, como el tiempo que nos pusimos en el medio, como entender que hace infinitos días no te veo y mi ansiedad debe encontrar la calma hasta que te vuelva a abrazar.
Astor de fondo, libertango. Libertad de seguir el viaje del mar y perderme con las olas como Alfonsina.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy erotico y a la vez muy atractivo.saludos
German

Anónimo dijo...

Angie, nose como llegue a este sitio pero realmente fue exacto el momento en el que haya leido lo que escribiste para poder entenderlo de esta manera tan precisa. Muy profundo el sentimiento y la descripcion de tal, que genero en mi un alivio y una compañia a cierta soledad que en este momento me abraza...

Me gustaria generar algun contacto para seguir leyendo tus publicaciones, que aunque nostalgicas sean, se perciben aun con mas belleza!. Algo similar a las composiciones de Piazzola, que cuanto mas melancolicas, mas preciosas...

Nahuel Paredes

Angie Pagnotta dijo...

Nahuel, muchas gracias por tu comentario y por haber llegado al blog.
Te paso mi contacto de mail: angie_pagnotta@hotmail.com y mi facebook: https://www.facebook.com/motivar.elrelato?fref=ts

Un beso y gracias. Enorme comparación con Piazzolla, gracias.