viernes, 4 de febrero de 2011

Entre la espera

Podría acercarme hasta alcanzarte. Podría. Podríamos.
El tiempo nos precipito el encuentro pero espero ansiosa el retorno a tus ojos.
Quisiera volver a verte desde la sinceridad y acercarnos por un deseo concreto.
Quisera decirte sin palabras lo mucho que te espere y te espero.
Desde las sombras que sembramos estaré ansiosa.
Vales el mismo oro de azur que soñé tantas noches, tu boca pesa como un rio infinito.
Allí te espero, para sellar nuestro manifiesto de amor y vida juntos.

1 comentario:

Noesperesnada dijo...

Imagino tu sombra sembrada floreciendo ansiosa en esa espera que no desespera...