lunes, 10 de enero de 2011

Viajeros

Su sonrisa es fugaz y determina los días.
No hay prisa cuando desnudos están.
Se escapan de los días por una ausencia fatal,
arropan sus noches con los aires viejos - nuevos del mañana.
Ni temblor, ni sombra y doce mil noches en llamas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

como todos los viajeros, alguna vez nos encontraremos...
M...