viernes, 30 de abril de 2010

Trapesistas de verdad


Del pedestal se puede caer cualquiera, pero unos pocos-sólo algunos- saben sostenerse de la soga como verdaderos trapesistas.
No se puede todo, siempre tenemos que elegir y dadas en la memoria algunas circunstancias es mejor tener amarrados los pies para que al saltar, el golpe no genere tanto impacto en la inevitable caída.
A veces es mejor arrojarse al vacío y no mirar para atrás.
El pasado puede ser la peor de las condenas si los ojos están dispuestos a mirar mal.
Un sólo abrazo curaría todo el mal. Sólo uno.

Ni bosque ni oficina


Una sola palabra fue el disparador: "insustancial" y ese estúpido mail titulado "La vida es corta"
Qué novedad, pensé mientras lo abría y me retaba "en vez de leer esto, debería leer el libro para tea". Lo abrí y hay una serie de recomendaciones de los bellos momentos de la vida que no debemos dejar pasar, y me pregunto por qué está la creencia de que contemplar la naturaleza es mejor todo lo demás y que eso-y no otra cosa- es la vida.
El mail calificaba de insustancial el trabajar, el enojarse, el aceptar responsabilidades. Quizás en un mundo mágico sería lindo que todos tuvieramos dinero y no necesitaramos trabajar. Que todos seamos sanos y fuertes y no sufrieramos enfermedades, y así. Pintando la vida color de rosa ante las preocupaciones, los esfuerzos, esa es la idea del mail.
Seguramente estar en un bosque, lleno de verdes distintos, de aromas nuevos, de colores y pajaros por el cielo, sea mejor que estar en una oficina de 9 a 18, contemplando una pared gris con un corcho repleto de actividades laborales pendientes, seguro, no lo discuto. Sin embargo, creo que todo es "vida" si queremos que lo sea.
Ni bosque ni oficina. La vida es mucho más que eso.

jueves, 29 de abril de 2010

Destierro del mal


No puedo dejar las cosas que me hacen mal. Algunas dejé, no todas.
Me cuesta concentrarme en lo que no tengo que hacer, vivir con pautas, salir a defender o no tales o cuales cosas que quizás para mi son irrelevantes.
Me cuesta ponerme abrigo, decir no puedo, frenar las agresiones gratis de los demás a tiempo.
Algunas cosas siguen sucediendo sin memoria, y algunas personas comportandose como impunes sin importar cuan lejos o cerca se está de compartir al menos, una emoción.
Destierro del mal propongo para los días que vendrán. Alivio de luto, diría sabina.

miércoles, 28 de abril de 2010

espejos


No puedo evitar mirar los espejos. Son un mal constante y me odio por eso.
Todo mi cuerpo, plagado de hemisferios imundos que no quiero ver jamás.
Mi cara, cara de nada, de pelota, de escudo, de mierda.
Todo, todo eso me deprime mucho.
Mi altura, mi cara, mis ojos comunes, todo.
Ojalá no vea más un sólo espejo y se rompan todos de una vez, aunque podría tener peor suerte si eso pasara.

Los seis


Hoy son seis meses de las mejores noches
de la mejor piel
de los besos más sabrosos
de los abrazos mas sinceros
de las miradas mas dulces
de los mimos más tiernos
Nosotros, que no creíamos en el amor
que no pensabamos que sucediera esto aunque lo querìamos
que estabamos tan cerca sin saberlo
que nos deseabamos mutuamente en silencio
Hoy son seis meses de las risas más felices
del sexo más pleno
del amor más intenso
de las caricias más buscadas
de tener a mi lado al hombre que me hace feliz
de todo lo que siempre soñé y es realidad hoy

Cristal


Los pétalos del pasado cayeron uno a uno,
los besos que nunca guardé, se extendieron en el tiempo de tu boca,
los ojos, atentos al encuentro se encontraron,
el destino de los dos pudo sonreír una vez más ante el cristal eterno.

martes, 27 de abril de 2010

Lo que no se quiere...


Escuchaba en una canción lo que no se quiere, se mata. La violencia familiar y las agresiones de pareja tienen un poco que ver con eso, es quizás una comparativa es un tanto amplia, pero de eso también se trata el amor y el paso al desamor. ¿Para qué mantener una relación en vano, que ocupe tiempo, energía, aire? es mejor "matar" aquello que no queremos. Dejarlo escapar sin dejar entre abierta la puerta.
Lo que no se quiere se mata, y fuerza nos da (agregaría a la frase). Ningún extremo -como la muerte- es bueno, sin embargo es mejor alejarnos de aquello que realmente no queremos.

Irresistible


y sin embargo puedo caer a tus pies en un instante,
con una sola mirada que me ate,
el mundo parece un instante, un minuto corrompido.

La fuerza que se abre de tu pecho me ilumina,
tus labios, tu voz, tu piel me encadenan las manos a tu cuerpo,
no puedo evitar el deseo de tenerte,
en un mundo de diferencias, encontré nuestra aproximación unida.

Irresistible como eterno,
inevitable como cierto,
el después de nuestros besos aún sabe a miel,
y el vapor de mis manos, a tu tacto se entrega sin perder.

Y no se puede evitar la piel cuando sucede
y tampoco quiero que este instante se termine
De las sombras del pasado armé este presente sin espinas
y de mi pecho se abre un corazón que sólo sabe latir por vos.

A vivirr, a jugar.

Irnos con la guitarra. Disparar hasta el final. Cerrar la puerta del pasado. Caminar pisando el pasto verde. Fumar un cigarrillo de despedida. Abrazar nuestro encuentro. Mimar el presente. Brindar mirándonos a los ojos y pedir el mismo deseo. Entrelazar la piel si realmente queremos. Alcanzar la ventana. Salir al sol. Disfrutar de este instante como el último de todos los instantes.

Obsesión de letras



Estoy llegando a la obsesión, pero tan solo estoy empezando.
A poco de soñarme con las comas y guiones, me encuentro casi ciega por la escritura.
Escribo un texto y tengo la suerte de releer, quizás no funcione, no rime, no tenga el gancho ni el remate que busco, pero me estoy obsesionando.
La rima exacta que no rime, la coma en el lugar adecuado, la soltura del aire al leerlo, pienso en todo.
Pero, hay que elegir: resignar escritura por edición o publicar aún con un defecto o dos.
En todo, en cualquier camino hay, hay que elegir, aún en la obsesión.

lunes, 26 de abril de 2010

Sincericidio de piel


Haciendo memoria, estábamos en tu camioneta, hacía frío y recién salíamos de la facultad.
Esperábamos del otro cualquier sincericidio de piel que nos acercara. Estacionamos por caballito, en las cortaditas que hay cerca del parque chacabuco, yo miraba para todos lados por miedo a que nos vieran.
Me diste un beso (finalmente) me agarraste la cara despacio, con ternura y posesión. Me vi besándote, con las ganas -muchas ganas- que tenía de que sucediera algo entre nosotros y allí estábamos: jugando a las escondidas por mi noviazgo, dejándonos llevar por el momento.
En ese beso interpreté una sola idea: "quiero esto para siempre".
Por esas horas, pensé que exageraba muchisimo con lo que había sentido.
Me dejaste en la puerta de en mi casa y mientras entraba, iba pensando "¿cómo voy a querer esto por siempre? estoy loca o ¿qué me pasa?".
Errada no estaba, ese beso marcó todo lo que vino después y somos hoy.
Construimos fantasías que hoy son realidad. Construimos besos pecadores de los cuales no me arrepentí jamás y todo este amor que siento por vos, golpea fuerte en mi corazón cada vez que te pienso cerca mío.

jueves, 22 de abril de 2010

"Es ciego quién no quiere ver"


Los hombres resentidos acusan por temor a aceptar la realidad, que ya es pasado.
Un doble juego emocional se debate en sus mentes a la hora de alinear los pensamientos que descubren después de tanto tiempo.
Algunos, pueden sentir indiferencia, otros ira, furia y los más acomplejados toman un camino, el más patético de todos: demostrarse resentidos
Este accionar se debe a que proyectan, a que aún no pueden continuar el camino de su vida y al hecho claro de que aquello que los lastimó sigue importandole, aún sin aceptarlo.
De todas las experiencias malas se saca provecho, se aprende, querramos o no. Lo más beneficioso del pasado es observarlo en la distancia y entenderlo. Tomar una idea, repensar, plantearla de nuevo, estar alertas!
El tiempo no es más que tiempo para frenar y vernos desde lejos en ese campo extraño que fue el pasado. El misterio del presente envuelve un poco de esas horas también.
Pero el hombre resentido, infinitamente tosco, bruto, marginal: intenta pasar la línea y proclamar su infelicidad en los demás. Una simple proyección digna de un ciego, que aún con todas las pruebas delante de sus ojos, no quiso ver.
Como dice el dicho: es ciego quién no quiere ver...

miércoles, 21 de abril de 2010

La delicia


Las ganas y el cuerpo se movilizaban. Las sábanas envolvían fragmentos de piel desnuda, que no llegaban a ser contemplados por las manos. Los besos se bifurcaban en esferas de polen rojo que lentamente perfumaban el aire.
La simbiosis de la fusión. La respiración entre cortada. Las caras del cuerpo afirmando el deseo, los dedos salvajes, deslizandose suavemente por la textura y los surcos de la piel.
Todo el oro y el morbo queriendo corromper el reloj, la paciencia del cuerpo desesperando en la aceleración del espíritu.
Toda la magia conteniéndose hasta explotar. La delicia de nuestra piel no nos deja huir.

martes, 20 de abril de 2010

Risa de cuerpo


Radiante por la química de nuestros besos, espectante en silencio de saborear nuestro encuentro.
Minutos antes de que mi imaginación volara, me estampaste un beso mortal.
Como un diamante que brilla aún sin luz ni efecto, caí ante vos, a rendirme a tu encanto.
La risa de tu boca se dibuja en mi cuerpo, en mis ganas y en nuestros besos de alivio.
Un sólo acercamiento a tu boca y el cuerpo se entibia hasta dar suaves suspiros.
La magia de tu risa, conmueve lo más íntimo de mis ganas.
Allí estamos, cerca, más cerca que nunca y completamente enamorados.

lunes, 19 de abril de 2010

El encuentro en el cielo


En el encuentro se goza una gran parte de nuestro ideal. Se manifiesta un punto de contacto único e invisible que sólo se forma mediante la ley del deseo y la atracción.
Hay chispa, hay fuego. Manos acurrucándose por el cuerpo, sabores, aromas, gustos y tactos permanentes.
Hay pequeñas ráfagas de ternura, contención, abrazos resueltos en besos. Hay presencia del suelo, del aire, de la calma.
Los árboles prestan su perfume, el tiempo se detiene en ese instante y los ojos se entreabren como los labios de las bocas inquietas.
Se percibe. Se huele. Se condena
Se mastica, se relame, se renueva.
El aire de todos los aires se contorsiona hasta acabarse. Hasta extinguirse en el cielo del después.

sábado, 17 de abril de 2010

"Felicidad" o ¿Felicidad?


La felicidad nunca es completa, definía con un amigo con el que charlaba hoy.
Me contaba sobre su relación con su esposa y con su amante. Decía que, su mayor deseo era estar con su amante, que estaba enamorado de las dos, pero que sabía de ante mano que si su amante se convertiría en su mujer, la engañaría tarde o temprano.
El no cree en la monogamia, dice que es un engaño de la sociedad. Que nos criaron sosteniendo que sólo debemos ser hombre o mujer de un sólo ser humano y eso es mentira.
Yo le digo que tampoco creo, pero que si realmente hay amor del verdadero, sí.
Discutimos sobre eso, para el su relación con su esposa es amor real. Yo le explico que engañé a mi anterior pareja reiteradas veces y que la falla estaba no sólo en la cama, sino en todo aspecto de nuestra relación. Le agregué que ahora, mi panorama es distinto y no me falta nada y que si me comenzara a faltar no me engañaría a mi misma en principio, sosteniendo algo insostenible. No hay necesidad de engañar: con dejar la relación basta.
La felicidad nunca es completa y en eso estamos de acuerdo.
Los dos tenemos razón, eso es claro.

Volver a verte




Me desperté soñandote.
extrañandote.
Deseando que estuvieras en mi cama, conmigo.
Esperando que no amaneciera nunca para separarnos.
Sabiendo que el día no pasaría tan rápido hasta volver a verte.

Me vestí soñandote.
Amandote.
Pensando en lo hermosos que somos juntos, los dos.
Viendo que ropa usaba porque con esa ropa me verías.
Sabiendo que el día sería bastante lento hasta volver a verte.

viernes, 16 de abril de 2010

Oprimido


Cuando el oprimido se harta y por fin quiebra la copa en el piso, el mundo se derrumba para ambos.
El manipulador se confiesa sorprendido, asombrado y no puede creer con que firmeza sostiene su voz y sus palabras su objeto que, durante años o al menos mucho tiempo, fue su presa.
¿en qué falló mi trabajo?, ¿cómo pude dejar que esto pasara?, ¿cómo se me escapó este detalle de las manos?, piensa el opresor.
Y ya no hay vuelta atrás. El manipulado deja de sentir que la soga le ajustaba en el cuello, que vuelve a respirar con todo el aire de sus pulmones y que la vida por fin se ve sin el velo que bordeaba sus ojos.
Por fin cae la venda, por fin puede volver a ver y mirar.

jueves, 15 de abril de 2010

Opresor o el "mal don"


Salir de la represión (sea cual sea) es un alivio. Hay múltiples formas en las que se puede manifestar, pero sin dudas la peor en la que nos podemos encontrar es en la sumisión.
Muchas personas tienen el mal don de manipular cualquier cosa que quieran para su beneficio y en el amor esto puede ser fatal. Fatal en todo sentido.
La manipulación mental de una persona a otra puede modificar su estructura, sus gustos, opiniones e ideas. El oprimido descansa su mente y la deja en pausa, hasta nuevo aviso.
Un día, cualquier día, el oprimido se despierta y entonces termina la relación de dependencia, de manipulación, de rabia interna.
Y ahí se abre la puerta de otro tema...

martes, 13 de abril de 2010

Si mañana muero...


Puedo morir mañana, y entonces ¿qué habré hecho? ¿cómo me recordarán los que deseen hacerlo?
¿Será en otoño mi muerte? ¿pasaré el invierno de mi último cumpleaños? ¿veré a mis hijos crecer y entonces también a mis nietos? ¿tendré hijos? ¿moriré joven?
y qué importa todo eso, si pienso en eso como futuro y no como presente?
-La vida-entonces-es ESTE instante y ningún otro instante más. Es este pedazo de cielo de este momento, es esta chispa de luz intensa que revela el hoy. Es aquello que deseamos lograr y obtenemos. Aquello que se encierra en cada mínimo detalle y cuestión simple que nos rodee. La vida es ese libro que no tenemos que postergar más y leer, aquel taller de arte que nos quita el sueño y no podemos hacer, aquella melodía que nos gusta cantar en silencio por vergüenza: la vida es todo eso y si mañana muero, quiero que me recuerden así, cantando, haciendo, sonriendo y construyendo una nueva sonrisa en la cara de los demás.

lunes, 12 de abril de 2010

Personas personajes

Las personas pasan como si fueran instantes, y quizás, entonces, lo sean y pensemos diaramente que son algo más que transeúntes que viajan sordos por nuestro camino.
Algunos nombres insisten en el recuerdo y casi con cuerdas vocales proclaman su voz y se hacen notar.
Otros, mantienen la hipocrecía hasta el final, producto quizás de la fatiga de la verdad, de poder sostener un sentimiento falso sin problemas. Corruptos de mente, corruptos de corazón. Existen por el simple hecho de tener aire en los pulmones.
Existen porque nada los borró del mapa antes de hacer su maldad.

sábado, 10 de abril de 2010

Sabes pero no sabés que


Sabés de mis lunares en el cuerpo. De mi mancha en la espalda que no puede ver el sol.
Sabés que a la mañana desayunaba con un pucho y que me gusta despertarme siempre sonriendo, de buen humor.
Sabés que mis ojos son negros como mi pelo, que no mido más que un metro y medio y que pronto estaré pisando los 23.
Sabés de sobra que adoro tus besos, que mis manos son pequeñas y que se ponen inquietas si no estás. Que cualquier estación para mí es primavera, que cumplo años en junio, que si por mi fuera te entrego hasta la luna del color que quieras, cada noche.
Pero no sabés cuanto te extraño si no estás y cuanto te necesito a mi lado para sonreír.
Que las mañanas tienen sentido a las 6 sólo cuando estas conmigo y que mis días se transformaron de sueños a realidades sólo por vos, mi amor.
Que mi amor es tan grande que mueve mares y océanos en mi pecho, que mi cuna son tus besos y tus manos las únicas capaces de calmar mis debilidades. Y si por mi fuera, las lunas, todas enteras, serían del color que quieras, cada noche.

Niña de ambar


Una niña descalza, caminaba.
Se soltó el cabello y lo desenredó.
Acomodó su flequillo, y el viento la ayudó a peinarse.
Sus delicadas manos iban dibujando surcos por su cabeza.
Después, vendría el perfume a vainilla que tanto le gustaba ponerse.

Se hizo su colita y siguió caminando, sonriente.
Plena, alegre, sin más preocupaciones que atarse los cordones.
Vuelvo a ser esa niña cada rato.

Blog ...

Se puede pedir que además de apretar el botón "seguir", sigan el blog realmente? ¿es mucho lo que quisiera?.
Escribo, minutos y minutos y el blog tiene muchísimas entradas en su haber.
Algunos lectores no pueden con su genio y comentan, cosa que me alegra enormemente.
Son necesarios para seguir escribiendo, como propone el blog. MOTIVAN.

viernes, 9 de abril de 2010

La esclava de tus ojos


Y yo me creo los cuentos que me viniste a decir,
como si fuera una especie de manto divino que adorar,
como si el encierro de tus besos secuestrara mi cuerpo una vez más
y no pudiera callar si no te tengo para amar.

Es que la figura de tu cuerpo gira en espiral
el destino es tan terco, que no me pude avivar
y el recuerdo de tus ojos es fundamental
si viva quiero salir de este sentimiento hacia el mar

Soy la esclava de tus ojos,
quiera o no quiera aceptar ese reto
no puedo dejar de fantasear con tu cuerpo
ni decirte que no si volvés a intentar


Nada perdona mi locura
ni daña la copa rota del adiós
pero la sensación de tu presencia me cura
y no encuentro mejor momento para rendirte mi humilde derrota moral.

jueves, 8 de abril de 2010

Espiral


Un detalle infinito en el aire, razón de muchas razones que aún duermen.
El castillo del tiempo se convierte en pasado eterno, las luces del amanecer respiran otra presencia.
Se detiene el reloj del momento único, se aproxima un deseo a tocar la puerta.
La doncella y el caballero esperan rendidos aproximarse al beso que los una para siempre.
El deseo interno crece en espiral como el amor.

miércoles, 7 de abril de 2010

Vicio funcional


Mis obsesiones fueron muchas, pero una claramente fue la más persistente de todas.
Que terco el estado de insistencia que se puede formar en torno a una persona.
Viendo la escena desde afuera incluso creo que me tuvieron paciencia. Pero como siempre le explico a mi novio que antes fue mi amigo: nuestra histeria era funcional.
Mis errores eran asimilados y aceptados por él. Sus planteos y enfermizos estados de ignorancia eterna eran funcionales a mi histeria y a mis prohibiciones. Para lo único que funcionabamos era para tener sexo. Un vicio funcional, acorde, prácticamente tallado, era el que nos mantenía juntos.
Quizás ahí radicaba la obsesión, en el plano sexual.La falta de algo siempre nos arrastra al vicio, por eso es bueno saber decir adiós cuando la obsesión desentona...

Del deseo y la pulsión


En el sexo hay egoísmo y ese no debe ser el motor de búsqueda.
El hombre y la mujer buscan el encuentro con la piel del otro para satisfacer ante todo un deseo interno, completamente autónomo y egoísta, capricho de la mente y del cuerpo que necesita exteriorizar la excitación. Pero, si dejamos que este sea el único motivo, la pulsión en sí de nada sirve.
¿Qué mejor que alimentarse del cuerpo del otro para aumentar el deseo?. ¿Hay entonces, alguna sensación más placentera que acabar nuestro deseo y el ajeno como propios? ¿Qué extirpar del cuerpo la delicia de ambos cuerpos y mentes?.
Pero como todo, el deseo se puede terminar, la pasión puede bajar y entonces, el impulso queda siempre incompleto y ahí otro problema, que quizás otros ritmos puedan complacer.

martes, 6 de abril de 2010

La tierra toma venganza


Sin dudas, la tierra se está vengando de nosotros. No es casualidad que el temporal en Brasil dejara -al momento- 95 muertos. La sequía, el calentamiento global, nada es casualidad. ¿Qué esperamos?
El tiempo es corto, el daño ya está hecho, pero siempre estamos a tiempo de arrepentirnos.
Será entonces que tiene que haber un huracán acá, en Buenos Aires, y ¿tiene que estar el obelisco en llamas para tener conciencia? o ¿todavía se puede confiar en nuestro cerebro, nuestro amor por el suelo en el que vivimos?
La tierra se está vengando y no es novedad.

No se puede todo I


No se puede todo, hay que elegir y siempre que hay elección hay postergación de algo en presunción de otra cosa, mucho más fuerte.
Escoger algo-lo que sea-descarta y suma a la vez también. La tensión entre lo que desechamos, lo que obtuvimos y los deseos es lo que abre el juego a pensar y repensar lo que hacemos y elegimos.
Es difícil encausarnos sin pensar en lo que dejamos, al menos, una vez. Sin embargo el peso de nuestra elección debe ser más fuerte, más sólido y más convincente que el resto.
Pero, no se puede todo, siempre hay que elegir.

Encuentros en el fin del mundo I


Ayer el documental Encuentros en el fin del mundo de Werner Herzog me hizo pensar en el mandato que vino con mi vida, en lo que hago y quiero-puedo hacer. De eso se trata la construcción del camino: "la motivación" de la que tanto habla este blog.
Es un film que sin dudas recomiendo para todos los que un poco escépticos de la realidad y el camino estamos. Abre mate, para hablar mal y pronto, pero sobre todo provoca.
La imagen más clara es la que detalla Herzog: un montón de pinguinos caminando hacia el mar, sin embargo uno de ellos se dirige hacia las montañas, a una muerte segura. ¿Por qué?. Esa es la respuesta y la pregunta inicial y final con la que me quedo.
Salir del mandato, desviar el timón, perder el miedo a aquello que queremos enfrentar, abrir la puerta del nunca jamás, salir a mirar aunque sea por la ventana...todo eso, en suma o en individualidad es vivir la vida y no solamente vivir por que respiramos.

*La imagen es de uno de los momentos de la película, donde se cuenta la vida de un buzo que explora diaramente el mar, algo espectacular.

lunes, 5 de abril de 2010

La forma del amor

Ni una sola sonrisa más, se prometió Julieta al partir.
La forma del amor, era la promesa que necesitaba.
No había allí más que una sombra de su pasado, queriéndo regresar a distraerla, un rato más.
Nada eterno, ni paraísos ni sueños. Ese hombre-extraño ya- sembraba en ella el deseo y el temor, con una inmensa cuota de maldad, la más deliciosa que jamás hubiera probado.
Ninguno de los dos quería volver la vista atrás, ya no.
El palacio se cerró, el principe murió y la espera se agotó hasta cansarse.
Ellos, cada uno por su camino, buscando la forma del amor.

sábado, 3 de abril de 2010

Lo que es y lo que hubiera

Cada tanto escribo sobre lo que decimos y lo que verdaderamente deberíamos decir. Un tema recurrente en mi escritura es la verdad y la mentira. El callar en vez de hablar, en los beneficios que evitaría decir lo que pensamos sin restricciones.
Si bien me manejo con honestidad, no recibo lo mismo de los demás y me doy cuenta, claramente.
No tengo ganas de poner excusas, ni hacer aquí un juicio de las personas que no me son honestas. Hago un llamado al a verdad desde este estúpido lugar, a no mentir más, a decir aquello que tenemos que decir sin medidas. Que duela, que cueste, pero hablemos.

Celebrando la pascua, en la costa es mejor


La gente con la pascua se pone más falsa. Se arman saludos pre establecidos por no se qué personaje cursi en el que creen sin conocer (hablo de la ideología, no de la presencia física).
Es ridículo como se arman spots y ventas en locales que únicamente abren para esta fecha.
La pascua tiene un concepto, una ideología, un motivo. Porqué celebrar si lo desconozco? No tengo nada que hacer comprando huevos, buscando ramos de olivo... Sin embargo mucha gente lo hace e incluso en departamentos en la costa, parece que la pascua es más útil a varios kilómetros de Buenos Aires.

jueves, 1 de abril de 2010

Ellos


Ellos, los que me robaron el sueño y tantas cosas más.
Ellos, que prometieron infiernos encantadores, paraísos eternos, noches tomados de las mano, champagne, cervezas en la plaza, canciones dedicadas, tormentas en el balcón.
Ellos, que siempre volvieron, intentando encontrarme. A los que llamé cuando me sentí sola, a los que busqué de formas peligrosas.
Ellos que siempre me dieron los gustos, el tacto y algunas palabras soñadas, que se entrelazaban en mis manos tímidamente, con un leve dejo de impunidad hermosa.
Ellos son, ellos fueron y de una manera u otra entiendo que los hombres con los que estuve han cambiado, quizás por eso ya no me gustan más.
Uno de ellos se convirtió a los 30 y pico en una especie de pirata de la noche, la soltería y la viveza criolla. El típico y gastado ejemplar de un tipo que no asume errores, quiere rescatarse entre mentiras de una vida de la que nunca aceptó el error. Se vanaglorió de lo divertido que es estando soltero, mientras tanto, vive en el fondo de la casa de su abuela, por las dudas, no sea cosa de esforzarse a vivir solo...
Otro, tras un tiempo de estar enfermo, se hace el pícaro, el canchero y a su vez el indiferente. No acepta la lejanía que ahora tenemos, pero la propone. Pide prudentemente distancia, pero me sigue invitando a verlo a escondidas, a divertirnos "como antes", pero advierte que no quiere perder mi amistad.
El temperamental, calenton de enojado, tosco y tierno. Retrucó sus intensiones de permitirse algo conmigo: "seríamos una linda pareja, intentemos". Sin embargo, tras su viaje al infinito, no me habló mas y lo justificó diciendo que hablarme sería terrible para él, porque sigue viéndome con ojos de mujer (es que lo soy) y no puede contener su tentación de querer llevarme consigo.
Uno de los que creía mis amigos, se confesó irremediablemente, inminentemente, peligrosamente: enamorado. Un desastre digno de novela, una catástrofe si no se tiene la altura para contenerlo. Nuestro cariño es sincero, pero el amor por mí lo está volviendo un tanto paranoico, peligroso y temible.
El excentrico, dueño de una banda, tipo canchero, alegre, y bastante sonriente propone citas en la luna, un infierno en algún trópico del planeta y mucha piel endiablada. Sin embargo, se hace el indiferente hasta que lanza un misil de palabras hermosas. La histeria, ante todo, la histeria intacta.
Y la lista sigue, y sin embargo yo elegí al que menos creía que podía elegir.
Al que día a día me sorprende con su hermosura y con el que comparto no solo amor, sino todo.
La ruta del amor me sigue sorprendiendo, por suerte.