sábado, 30 de enero de 2010

En Valencia

Hay alguien en la Luna de Valencia
que ayer fue a dar una vuelta
y se quedó a vivir alla
Yo lo conozco, es una amigo infiel:
se cortó solo y se lastimo.
Talvez algunos locos de aquel Barrio,
compañeros de escenario,
lo podemos rescatar ...
Porque una voz querida cruza el mar
y tocas fibras intimas.
Mas cuando se anda tan lejos,
pidiendo auxilio en el desierto.
Desintegrado, en un crater cayó
y estaaturdido y sin reflejos.
Y... llora cuando recuerda
ese amor que lo hizo mierda.
o porque no quiere reconocer
que es un maldito argentino.
Zarpando a full de fobia incierta,
siempre un mal de amor lamenta.
Lleva una daga en el pecho...
ésa es la ofrenda de una dama
que no quiso rey,
y un viaje lento hasta una luna sin miel.
Quedarse es tan triste como irse,
es que tiene una certeza:
sólo sabe equivocarse.
Y va, perdido, esperando una señal
preso en la bruma de la inercia.
Mas cuando se anda tan lejos,
pidiendo auxilio en el destierro,
Desintegrado, en un crater cayó
y va aturdido y sin refeljos.
Y... llora cuando recuerda
ese amor que lo hizo mierda.
o porque no quiere reconocer
que esta solo en la Luna de Valencia,
solo en la Luna de Valencia, solo...

Convalenscencia En Valencia - Bersuit


Intentar


No está mal intentar nuevamente y apostar a los sueños.
Lo sucedido es bueno que sea aprendido, meditado, pensado hasta el hartazgo para poder sacar de raíz toda chispa que nos hiera o nos haga mal.
El presente desafía mucho el destino, impacta sobre el corazón de manera irreversible y dicta que el futuro superará lo que soñé.

Los sueños


Una de mis obsesiones es comprender el significado de los sueños, su interpretación.
Anoche soñé dos cosas: me ahogaba dentro de un auto y perdía la memoria, algo terrible, el otro sueño fue puramente sexual.
¿Qué cosas tienen los sueños que se pueden sentir tan bien las sensaciones? ¿por qué cuando alguien cuenta una anécdota de "x" situación uno dice "si, te entiendo, o ya sé" como si realmente nos hubiera pasado.
El realismo de los sueños muchas veces me sorprende y quiero ir más allá, llegar a su interpretación. Necesito a Freud para que me diga que sucede en mi mente cuando duermo.
Lo interesante es captar la esencia de lo que ofrecen los sueños, para tomar lo necesario para vivir. Nada es casualidad.

viernes, 29 de enero de 2010

Se puede


Se puede seguir, pensé cuando escuché palabras tiernas y sinceras de una voz de la que jamás esperé escuchar nada.
Se puede empezar, confirmé tiempo después.
Una puerta se cerró para siempre, abriendo miles de ventanas infinitas.
La felicidad, la paz, el amor, llegan.
Hoy respiro libre, sonrío tranquila y me siento feliz habiendo vivido los mejores 3 meses de mi vida.
Al menos por ahora, al menos hoy.

Final caja negra


A veces tratamos de dar motivos a nuestro inquieto pensamiento. Últimamente me he planteado la idea del pasado como algo que debo racionalizar al máximo.
Ya no se trata de qué puedo hacer para cambiar, ya no hay nada que modificar ni cambiar respecto a esos 9 años. Sin embargo, trato de buscar las razones y aprender lo que tuve que afrontar.
En el principio del final, tuve miedo, casi pánico de equivocarme, de tirar a la basura tanto tiempo, de cuestionarme por qué no podría aguantar un poco más y estirar la soga del cuello, de creer que era mi culpa todo esto y entonces una vez más enmendar mis errores. Pasó eso, y el mismo día que charlaba con mi hermana comprendía lo crudo del momento, la situación que estaba dejando que pase como a esa altura entendía, tenía que pasar.
Tuve aciertos pensé. Le dí todo, no dude en eso y creo, él tampoco dudó jamás de mi entrega y mi integridad como persona, como mujer. Acompañé, contuve, amé, quise, abracé, cuidé y hasta protegí su figura con un manto invisible de mimos. Pero, no era suficiente y aún no entiendo cuál fue mi error, porque debo tenerlo. Quizás el hecho de no poner límites, o la estúpida dificultad que tenía para decir que NO en el momento oportuno. Quizás también pueda ser que era muy chica hace 9 años, y sin mayores nociones cometí muchos errores al aceptar y no cuestionar ciertas cosas a las que podía esquivar o dejar pasar.
Del otro lado no voy a cuestionar nada, cada uno hará su juicio y su descargo. Yo ya pensé mucho en esto, y en todo lo que vino después.
Incluso jamás me vi en otros brazos, ni en ese momento ni después. Jamás pensé que mi vida sería con otro hombre, ni con otro camino. Jamás.
El error de creer en lo eterno, irrompible y en esa química absurda que no existe más que como un imaginario y una proyección, porque hubo mucho de eso. Me hacía ruido todo el tiempo el tema de las compatibilidades, algunas eran muchas, otras inexistentes. Criterios, formas, ideas, proyectos...nada era compatible ni mucho menos aceptado por él, hasta postergué muchos sueños y pensaba postergar muchos más. Defraudé amistades sin querer, rompí lazos con amigos, dejé de hacer actividades que creía y creo importantes, dejé de escribir, de cuestionarme cosas todo el tiempo, de pintar, de bailar, de, de y más de.
Y ahí caí.
En la postergación encontré la receta y también la decisión, hoy, acertada.

miércoles, 27 de enero de 2010

La obra rota - El enmascarado: fase I


Una de las técnicas utilizadas por el enmascarado de ojos café, era inevitablemente adjudicarse el sentido de culpa desde la oralidad, y luego prometer sistemáticamente que había comprendido todo y que iba a cambiar. Las promesas de cambios, se valían de metáforas y una profunda emoción de cartón a la que sólo le faltaban las lágrimas para cerrar el completo cinismo.
Otra forma de aislamiento de su víctima, era opacarla. Ninguna actividad extra que despejara su cabeza le parecía bien, ni su vestimenta, ni sus comidas, ni sus lecturas. Todo irritaba al joven enmascarado que parecía quererla sólo para él y sus deseos sobre ella. Ni sexo, ni amor ni nada que calmara los encantamientos juveniles de su princesa. Él sabía perfectamente que con unas pocas palabras y apelando a la lastima podría tenerla de nuevo entre sus brazos y así fué, hasta que 9 años después despertó.

martes, 26 de enero de 2010

Gala + Dalí


Dalí plenamente enamorado y eufórico por el amor hacia Gala, mandó a construir dos criptas en el castillo de Pubol que compró especialmente para su amada.
Su mayor deseo de la vejez, fue pasar sus últimos días en Púbol y pidió ser sepultado en la cripta al lado de la que contiene el cuerpo embalsamado de su mujer, musa y dama: Gala Éluard Dalí.
Años después, su deseo no pudo concretarse ya que eso jamás pasó.

El magnífico, el genio.


A 21 años y 3 días de su fallecimiento, un poema de Salvador Felipe Jacinto Dalí í Domenech , conocido como "Salvador Dalí"-.

A GALA

Fuentes de vida
De noches sin mañanas
Yo puedo llegar al surtidor
Donde he visto súbitamente
La imagen tan amada
Que llevaba grabada
En el fondo de mis entrañas.

Yo sé donde está
El pan de vida,
Tan blanco es
Que cerrando los ojos
Lo continuo a ver por transparencia
Pan de vida
Yo sé donde está el horno
En las llamas del cual
He visto prefigurada
La imagen tan amada
De Gala tan amada
Horno que las totémicas guirnaldas
Le sirven de adorno.

Yo sé donde está
En el fondo de la tierra
El bloque de mármol
Donde está contenida
La imagen de Gala tan amada.

Cuatro elementos obsesionan mi Gala
Aire, agua, fuego y tierra
Que corresponden a mi Gala
Que conocí antes de nacer.

¡Aire, aire! Es el que respiro
de noche y de día
veo sin cesar la imagen de mi gala tan amada
el recuerdo de mi Gala tan amada
donde respiro sin cesar
de noche y de día
¡el aire, el aire!
De mi Gala tan amada.

En el fondo sin mañanas
El agua se vierte sin fin
En el surtidor (del jardín)
Donde he visto detalladamente
El rostro de mi Gala
Tan poco amada.

La obra Rota - resumen

El enmascarado tiene un velo enorme delante sus ojos.
Hace unos meses quedó shockeado ante una terrible pérdida que jamás pensó que sucedería.
Su agobio y su felicidad constantes son sombras que se pelean entre sí. Quién resulte vencedora y gante la batalla, tendrá sus 5 minutos de esplendor saliendo a la luz, ante los demás, ante todos, un público soñado. Es una pelea intensa, cualquiera puede ganar.
Así van cambiando los roles entre agobio y felicidad hasta que el teatro es insostenible y finalmente cae el telón.

lunes, 25 de enero de 2010

Dormido te despierto


Cada mañana intento despertarlo apoyándole el culo en su pija muerta. Adoro sentir su pene, sea como sea, aunque a él no le gusta que lo haga. Durante la noche lo toco sobre su boxer un tanto húmedo y si veo que no se da cuenta, me animo a masturbarlo dormido, sí, he llegado a hacerlo. Lo deseo constantemente, ya no puedo esperar a que esté despierto para cojermelo. Si por mi fuera le daría sexo oral cada mañana, amanecería de mejor humor, tengo esa teoría.

¿Y cómo no hacerlo?, su aroma es apenas una justificación. Cada vez que se va a duchar le pregunto: ¿No queres que te bañe?, tímido me dice siempre: “mejor otro día”. Me pregunto entonces, ¿cuándo será? NUNCA! no hace falta ser un genio para entender que no sucederá, tiene vergüenza o simplemente no quiere.

En el momento oportuno, busco besarlo. Sé que es parco, no le gusta que lo arrincone contra la pared para estamparle un beso. También se pone molesto si al pasar le toco la entrepierna, dice ser tímido.

Un día le propuse jugar a cumplir otros roles, incluso le mostré un disfraz que quería utilizar. Me dijo que no, que no le gustaban esos juegos. Fue entonces cuando se me ocurrió comprarme un conjunto y un vestidito muy sexy, me lo puse y se lo mostré mientras preparaba la comida, me dijo: “que lindo, pero mejor guardalo, no quiero que se te arruine”. Ese día decidí no insistir más y aprendí a soñar que todo eso ocurría, al menos entre mis manos y mis sueños.


(20/08/2009)

domingo, 24 de enero de 2010

El balance del corazón I

Nada que me haga más feliz que estar junto a vos, mi amor.
Es raro como en poco tiempo cambiaron tantas cosas, no sólo mi vida sino la tuya también.
Nos encontramos de casualidad, vos ibas sin destino, no querías obligaciones en tu corazón y noestaba en tus planes empezar a responsabilizarte con sentimientos. Yo, buscaba refugio, estar bien y dejar de temblar. De pronto, una luz comenzó a cruzarnos más y más y ahí (yo sabía) era inevitable el encuentro. Hace dos años nos conocemos, compartimos mucho juntos y hoy, a casi 3 meses de un hermoso noviazgo, entiendo por qué sos el hombre.
Tenés cualidades que jamás pensé que encontraría en una pareja, sos mucho para mí, muchísimo.
El balance del corazón hoy es positivo también, gracias a que me animé a otro destino.
Gracias amor hermoso, gracias por todo lo que me diste y me das todos los días.
Mi amor por vos está intacto y crece cada día más.

sábado, 23 de enero de 2010

Balance A

Con un fuerte paradigma abierto, me senté a pensar en un breve resumen en mi cabeza, sobre todas las fortunas y desaciertos ocurridos este último tiempo.
El balance vuelve a dar positivo, sin embargo siempre existe un mínimo miedo desafiandome. Tal como el estúpido capricho de mezclar las cosas como siempre. Allí me doy cuenta que tengo muchas cuestiones por resolver. Intento no pensar, sentir, plasmarme del afecto que recibo y no cuestionar.
Pero en el amor, como en todo, me gusta plantearme y verme donde estoy parada.
Hasta donde estoy dispuesta (nunca lo supe), ver todo lo que dí y sigo dando (me hace bien verlo), sonreír por disfrutar de todo lo que obtuve.
El balance es positivo, pero tengo un cierto miedo, pequeñito que siempre estará latiendo, ya que nunca resolveré ciertas cuestiones de mi personalidad que me exceden.
Mi amor está intacto, mi corazón cambió un poco pero sigue de pie.

jueves, 21 de enero de 2010

La niña


Pasado el huracán, la niña soltó su cabello.
Un minuto después, llenó de aire sus pulmones como si una brisa hubiera cambiado el rumbo del viento para siempre.
Ya no temía y prometió no esconderse más.
No había a quién querer sorprender ni por quién intentar cambiar.
Ella y todos sus errores: ella y todos sus aciertos estaban ahora nuevamente en su decisión.
Nada podía distanciarla de sus sueños, ya nada la opacaría.
Caminó entre sol y sombra hacia su casa.
Sonrió durante todo el trayecto e imaginó su vida a partir del momento mágico de aceptarse.

miércoles, 20 de enero de 2010

La palabra


Una rara idea se cruzó por mi mente hoy sobre la comunicación y como repercute el discurso del otro en uno.
De algún modo, cada día nos despertamos con ciertos planes más o menos armados, quizás se concreten, quizás no, pero un margen de actividades diarias y cotidianas tenemos por hacer. Algunos rompen esa estructura y terminan haciendo otros planes para el día, otros siguen la rutina más o menos de la misma forma e incluso la aceptan.
El discurso del otro se acerca a nosotros, a los individuos. De pronto, surge la comunicación y de alguna forma, el discurso del otro se intercala en nuestro cotidiano, en nuestro propio discurso también.
Lo que nos dicen afecta o no algún sentimiento o idea, quizás no ahora, sino en un sueño, o al día siguiente o cuando la ficha tenga que caer. Lo que nos dicen se aloja en algún lugar de nuestra mente y explota o permanece.
El dicho, el entredicho, la palabra, la oralidad hiriente, lo feliz de las palabras...todo. Todo nos alcanza en algún punto y nos moviliza.

martes, 19 de enero de 2010

Desde / hasta


"Diciéndole adiós a los trenes, ¿qué pierdo yo?" acepta Sabina al igual que yo.
No sólo pasan algunos trenes, sino que dejo que se vayan sin el más mínimo arrepentimiento.
Lo que no se dio no se dará aunque intentemos forzar el destino, la sombra o el zapato que caminaba a nuestro paso.
Desde el último adiós a hoy, no dejás de restar en mis lindos recuerdos que tanto me cuesta rescatar.
Nada de lo sucedido tiene sentido si realmente no hay sentimiento. Nada ha sucedido más que la distancia fervorosa del recuerdo. Nada, nada más que una profesía sin receta.
En el recambio de aire, se vaciaron varias flores.
Algunas quedan, no todas. Algunas, las que quieren seguir estando, estan.

lunes, 18 de enero de 2010

Las irónicas coincidencias


En la despedida se soltaron los jazmines que adornaban mi pelo.
Una mano dejó de amarrar mi mano para siempre.
Los besos se destiñeron con la primera lluvia.
Los pasos que dimos perdieron su huella al verse sin 4 sombras.

Los ojos, inmensamente quietos, dijeron adiós en el último parpadeo.
La boca entreabierta, suspiró la primera y única década juntos.


Irónicas coincidencias hacían volar mi mente a un nuevo castillo.
Siempre hay sueños que cumplir y metas por alcanzar.
El cielo se despojó de nubes, los sueños comenzaron a sentirse mejor y el futuro llegaría con una hermosa canción a dos voces.

sábado, 16 de enero de 2010

LLuvia y Sol


La lluvia estaba por opacar el suelo con su brillo. Unas cuantas gotas caían en mi ventanal. Podía dejar pasar este momento sin contemplarlo o podía abrir la ventana, mojarme y sentir un poco el viento que sacudía mi pelo.
La lluvia es algo hermoso, causal, a lo que muchos atribuyen lo negativo. Cuando se hace presente, todos quieren cubrirse y se enojan. A mí me da nostalgia muchas veces y otras - la mayoría - la disfruto intensamente.
Trae mística, trae cambio, renovación.
Todos confundimos la idea del sol con la idea de lo bueno, sin embargo muchas veces nos quema, recalienta nuestros mediodías y nos quejamos también del excesivo "calor".
Ni sol ni lluvia, ¿sino qué?

jueves, 14 de enero de 2010

Cielo Celeste


Se jugó la última. Fueron varias más del montón.
El cuello se estira más para asomarse a escuchar las pocas mijagas que quedan por oír.
No se contiene la ira, no se estremece más que una pura vanidad.
El relámpago hizo ruido pero también dejó huellas con nombre.
"No se puede todo" gritaba el olvido.
No se puede remediar aquel pasado. No se tapa el sol con un dedo.
Ningún clavo saca otro clavo. Nada de lo que se diga tiene sentido desde la ignorancia.
Unas pocas luces giran a mi al rededor y me contienen. Aquellas chispas eternas de juventud y vitalidad me invaden. El talento del arte de refugiarme sigue en pie. Nada me corrompe ni me oprime. El cielo vuelve a ser celeste y el sol sale una vez más.
Todo se puede. Todo llega

martes, 12 de enero de 2010

Infancia en alza


Un hermoso aroma despedía el perfume de los jazmines del patio. La bicicleta estaba apoyada contra la pared de la habitación de mis padres. Una cálida mañana de verano me despertó un tanto apresurada.
Había luces por todos lados, perfume a miles de flores silvestres, chupetines de todos los colores y cintas armándome trenzas en el pelo.
Nada podía fallar ni ser imperfecto.
Después de tomar la leche, iba a mirar televisión un rato, (no me gustaba mucho la tele). Después a preparar el taller para pintar. Un rato antes del almuerzo leí algunos libritos que me animaba a ojear cada tanto. Copiaba algunas frases que me gustaban de Cortázar en mi cuadernito de frases. Almorzamos pastas, siempre pastas los domingos y una mini siestita me esperaba mientras el reflejo del sol me daba en los hombros.
A las 15.3o me preparé el delantal y me fui al pato/taller que tenía. ¡A pintar! había llegado el momento.
Expuse mi obra (varias, mejor dicho) en el suelo, arriba del lavarropas y en la tabla de planchar de mamá. Mi papá tomo unas fotos, dijo que todas eran bellísimas.
Pero, el problema de todo ese momento era que quería crecer, ser adulta YA! y así pasó más rápido el momento de la infancia. Y así crecí, queriendo crecer más.

lunes, 11 de enero de 2010

Todo


De alguna forma todo se acomoda, y todo comienza a girar en el sentido que yo quiero.
Nada de lo que pasó fue en vano. Todo tiene un motivo, un por que fuerte que pisa y deja sus huellas.
Sin embargo, mar adentro, se puede relajar mi mente y comenzar a proyectar todo lo que soñé.
El paso que sigue es concretarlo en la realidad. Los sueños avanzan, crecen, están.
Un amor cambia muchas cosas, un nuevo aire en el hogar, algo que nos da felicidad y parecía inalcanzable. Todo se transforma, todo vuelve, todo pasa y todo llega.

Otra copa


Otra copa se volcaba, una más de aquel montón.
Los besos se iban acercando a la imaginación. El pulso del corazón se aceleraba con cada mordida.
Una suave sensación entre los labios anticipaba la derrota del cuerpo ante el tacto desesperado de los dos.
Un beso con sabor a melón entreabria mi boca al infinito, una dulce forma de encontrar el diablo de mis labios.
Otra copa se volcaba en mis pechos, una más de aquel montón.
Jugábamos a embarrarnos en las piernas del otro, a mordernos enteros, acaminar en la cornisa del amor y el deseo, a entender que eramos adictos al otro, necesarios, complementarios.
Creo que sólo en mis sueños me sentí tan completa y hoy, esta hermosa fusión cobra vida entre las sábanas.

viernes, 8 de enero de 2010

Equivocarse sin aceptarlo


Los ignorantes afirman y confirman las verdades que creen, "son", según ellos así.
Es lamentable ver como los equivocados proclaman, anuncian, confirman con tanta certeza.
¿No sería mejor ocuparse de sus propios pecados? Y dejar los de los demás en el lugar que corresponden, sin objetar desconociendo todo, sin creerse dueños de la verdad.
Las críticas son constructivas cuando son sanas, sin mala leche, sin ánimos de herir.
La experiencia también se alimenta de la cizaña, parece. Hay que dejar atrás el papel de mago ciruelo y no entorpecer más el camino.
Equivocarse sin aceptar el error o al menos pensarlo agranda aún más la herida.
Algunas almas somos inquietas, y no nos conformamos con el dolor, o ya no queremos acostumbrarnos al lugar cómodo de lo cotidiano y del sufrimiento acompañado de alegría, ese parece el pecado.
Condenada como Juana de Arco, pero feliz por haberme encontrado.

jueves, 7 de enero de 2010

La ruptura A

En las rupturas no se trata de quién hizo qué cosa para que sucedan. Algunas rupturas simplemente pasan. La química (inexistente) deja de ser química. Los besos tienen gusto amargo y son cada vez más breves y ni se cierran los ojos al besar. Las manos no buscan las manos del otro para aferrarse. La piel puede estar tranquila sin tener otra piel que la comprima. El sexo se plantea sin juegos, sin demasiados planteos. La chispa, la luz, el fuego: se apaga.
Las rupturas dejan saldos, y el balance debe promediarnos siempre a favor, aunque cueste.

martes, 5 de enero de 2010

Templanza


Como si fuera fácil olvidar y descartar el pasado. Cerré la puerta, me dije mil veces. La cierro, grité una vez más.
Lejos de tu memoria es mucho mejor evitar disparar entre angustia y dolor, lo que mi mente piensa con tus planteos.
Lejos, lejos el dolor que nos agobia y nos marea. Afuera, en una calle distante, se encuentra la calma.
Como una guerrera, esperando el impacto de seguir. Mirando el presente, caminando el futuro.
Templanza, mucha templanza para no opacarme más.

lunes, 4 de enero de 2010

Paz

Hasta aprendí a adorar la sombra que dejabas al partir, y sin querer encause mis besos a tu camino, cuando no estábamos juntos. Mis labios se perdieron en la periferia del tiempo, hasta el nuevo encuentro, ansiado y fatal. La lluvia abrigó los pasos, las huellas se marcaron en el destino y supimos encontrar lo hermoso de nosotros: una magia complementaria que aliviana y amortigua cada caída, una suerte de entendimiento y pasión que se acolchona entre mis sueños y pide que nunca te vayas.
Llegué a un momento de paz. Examiné cada uno de mis pasos y son tan distintos al hoy que no entiendo mucho del pasado, aunque ya no me preocupa más que para entender lo que no quiero.
Avanza el sentimiento más lindo de todos, crece y acá lo guardo sólo para vos.

sábado, 2 de enero de 2010

Jardín de Ajedrez


Lucía, solitaria entre sus nubes de algodón, esperaba ansiosa que llegara un verdadero amor. Con una copa de vino meditaba sobre sus actos y planteaba en su mente un juego de ajedrez, veía cada pieza mal jugada, cada movimiento fallido, estaba a punto de abandonar el juego.
Había invertido casi nueve años en una relación sin destino o futuro real, pero hasta el último día creyó firmemente en esos ojos café que la traicionaron.
No se puede, se dijo a sí misma, "ya no puedo someterme a los perversos deseos que tiene para mi vida".
Dejó su copa, y caminó hacia el jardín de invierno, su lugar preferido para agotar soledades.
Allí se durmió. Soñaba con hadas, castillos, una hermosa familia y unos ojos desteñidos mimándola.
Despertó inquieta.
Sonrió con la firme convicción de que pronto, cerca, estaba armándose un nuevo movimiento en el tablero para ganar la partida.

Ellos


Si se equivocan, se equivocan ellos.
Si se burlan, se burlan ellos.
Si no entienden, su ignorancia es suya.
Si se ríen de mi felicidad, ya no tengo de qué preocuparme.
La gente opina, comenta, proclama, reprime, rechaza y aplaude, pero siempre lo harán y no creí ser tan importante para que se divulguen boca a boca mis actos.
La envidia es el sentimiento más puro de los hombres cobardes, y hay un don en la visión que permite- sin resentimientos- alegrarse de las buenas cosas que le pasan a los demás.
No pasa por la generación, por la edad o el tiempo. Nada de eso tiene sentido cuando un sentimiento de amor o felicidad, invade el corazón y te hace bien.
Podemos, se puede. La sal decanta, el río se calma, todo pasa.
Todo llega.

viernes, 1 de enero de 2010

El lema final


No sólo despiertan las ganas, sino la fé de que suceda.
Las cosas buenas pasan y son más de las que el pesimismo puede contar.
Muchos obstáculos atravesé, durante el viejo año. Aunque no creo que de un día a otro cambien las cosas, pero hay que mantener la cuota de esperanza que el cambio de fecha parece brindar.
No atribuyo mi giro a los números, días u años. Atribuyo mi ánimo, mis ganas y mis deseos a lo concreto de mí, a que por fin cayó el velo y las cosas cambiaron de perspectiva.
Intentaron opacarme, intentarán muchas veces más.
Hablarán de esto o aquello como si supieran realmente algo. Como si ellos pudieran proclamar la "verdad" en el amor, la vida, lo correcto o erróneo de mis actos. Todos tenemos un amor frustrado, todos tenemos maldades y cosas negativas que esconder o en mi caso, contar. Y ese quizás sea mi mayor error, el que nadie o pocos están dispuestos a entender: la excesiva sencibilidad que me provocan algunas cosas y mi honestidad sin fronteras, que alguien alguna vez marcó como honestidad brutal.
Todos tenemos también alegrías, buenos sentimientos, esperanza y fe de que simplemente suceda el milagro y haya luz.
Todo pasa, todo llega ese es el lema que me mantiene en pie.