lunes, 1 de noviembre de 2010

Río quieto


Me alejaré de vos y sobre todo de la angustia que me provoca verte equivocado.
Me alejaré de los ríos que nos unen, al menos por un rato.
Dejaré que pase la barca del deseo, dejaré que tu cielo sea sereno.
Dejaré a un costado los "peros", intentaré no buscarte más a la orilla del río, pretendiendo un abrazo furtivo.
Dejaré el río quieto, a la espera del alma.
Dejaré los sentimientos de costado, en una pequeña caja de madera abarrotada.
Me alejaré, cada vez más de tu camino y si el destino nos corresponde, cruzaremos el río.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

a veces estacarse en el presente es suficiente no?

besos
M

peregrinopurpura dijo...

Cómo se aclara el agua turbia? Dejándola que repose.