jueves, 11 de noviembre de 2010

primavera


Y los jardines de rosas van cosechando espinas.
Las flores destiñen el otoño y lo embarran.
Las dagas de las raíces crecerán más firmes.
Los árboles aprenderan a virarse con el viento y podrán amar.

La sombra y el cáliz infinito volverán a brillar.

2 comentarios:

mariarosa dijo...

Muy ben poema. Las palabras justas y necesarias para llegar al corazón.

mariarosa

Carlos Illich dijo...

bellisimo