martes, 16 de noviembre de 2010

Hubo un hombre

Supe de un hombre que evadió el destino.
Que prefirió sumergirse en el viejo hola y no volver a decir chau.
Que interpretó mi amor como un amor para siempre y se alejó.
supe de un hombre que no pudo con él mismo y llevaba a cuestas cargadas mochilas de humo y aire tóxico. Aire, que un rato después o quizás nunca, me haría respirar.
Que pronto, quebró el cristal de la copa y detuvo el tiempo para siempre.
Que acató a su corazón solamente por el deseo y no supo escucharme.
Supe de un hombre, que volvió a las tinieblas, aquellas que lo envolvieron tiempo atrás y hoy lo dejan para siempre.

1 comentario:

Anónimo dijo...

senciblemente bello
gran labor
cariños
jj-