miércoles, 17 de noviembre de 2010

Ausencia en la madrugada


Medio vaso y mil madrugadas al olvido.
Príncipe desteñido de mis sueños, cautivo inmoral e incorruptible.

Dos besos en el cajón y un par de heridas sangrando por lo bajo.
Ruidos y sombras despertándome, yo soñándote y temblando.
No es por vos que busco vivir,
ya mis sueños se fueron en otro barco.

Pero hay momentos en los que me acuesto a pensar,
si no fuiste vos la mejor copa del desierto,
si no fuiste vos el que se olvidó de mis sueños para siempre.

No sé si volverás a buscarme,
pero infinitamente te diré que no.
No se si volveré a mirarte,
pero sé que mis ojos están en otra parte.

Ausencia de vos y busco vivir.
Ausencia de vos y canto para no encontrarte.

No hay comentarios: