viernes, 3 de septiembre de 2010

Manto


Qué me habrá costado
Estar tantas noches como hoy, fusilada
Esperando en el cordón de la vereda
Que vuelvas de un suspiro
Y te lleves todo lo vivido, de una vez.

Ya nada agota el tiempo
Y la espera que ahora siento me disuelve el alma
El placer de haberte tenido se conserva en refugios
Y el cielo ya no despeja, por vos, nunca más.

Un cielo roto
Una copa volcada
Dos heridas más, y al tonto se lo llevó la vida.


El dolor de la fiebre, queriendo salir.
No puedo sino es por vos,
No puedo sino es por mí.
Estrellita mía, carnaval de sangre
Volverás a mí y tendré que perdonarte una vez más.

El cielo ya está roto
La copa se volcó.
Dos heridas más, y al tonto se lo llevó la vida.

No hay comentarios: