lunes, 13 de septiembre de 2010

Este tiempo

El refugio de la luz, en cada una de las luciérnagas,
la constante ansiedad por la necesidad de besarte,
la calma, el abrigo.

Lo cálido de tus ojos, tu sonrisa inquieta
tus manos que circulan dulcemente por mi espalda,
donde la llama de amor se volvió a encender hace un tiempo.

De tus ojos y tu piel no espero nada más que sinceridad,
no pretendo tenerte por siempre, es ambicioso ese deseo, pero quiero que este tiempo juntos (el que sea) estemos así, sonriendo, mimándonos, contentos.
Radiantes, como encendidos.
Enamorados como fue desde el primer momento.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

que bueno que volviste a escribir, estaba esperando tus post
me gusto mucho, muy dulce
besos.
j.-

peregrinopurpura dijo...

Muy bello!