sábado, 28 de agosto de 2010

Motivos propios


Creo que estuve muy equivocada. Durante años pensé que para entender, tenía que entender por qué los demás hacen tal o cual cosa sobre mí. Pensaba que lo importante de comprender algo era decodificar porque una persona decía o hacía aquello que a mí se refería.
La psicóloga me explicó ayer y la semana pasada varias cosas, pero puso empeño en que entendiera que los motivos por los cuales los demás hacen o dicen determinadas cosas no son importantes, sino que lo importante es entender por que yo hago lo que hago.
Una óptica distinta, que me suena un tanto egocéntrica pero igualmente coherente.
No sé si pueda hacerlo, pero intentaré pensar en mis propios motivos y no tanto en los de los demás.

No hay comentarios: