martes, 10 de agosto de 2010

Instante


Eterno y etereo. Como la soga en el cuello, como ese instante de locura en que pienso en parar todo.
Que el mundo acabe de una vez, y yo con él, para siempre.

No hay comentarios: