lunes, 9 de agosto de 2010

A casi un año


No hay despedida, ni chispa, ni reloj.
Las doce verdades fueron dichas, cada una a destiempo.
El corazón ya no tiembla. Deja flotar sus sentimientos sin miedo.
La dicha del cuerpo se acrecienta, los latidos de nuestros corazones galopan y al tocarse vuelven a ser uno.
Te conocí hace dos años, recuerdo que te miraba a escondidas y veía en vos aquello que tanto me gustaba de mí. Encontré las risas que me faltaban, las ganas de vivir y la luminosidad sincera en tus hermosos ojos café. Llenaste mis espacios frágiles de lucidez, devolviste a mi cama la libertad y a casi ya un año de nuestra primera y hermosa noche juntos, puedo decir con sinceridad que te amo como nunca antes sentí amar, que tenes todo lo que necesito para ser feliz y que ya no imagino mi vida sin vos. te amo Nicolás, y demasiado.

1 comentario:

Anónimo dijo...

me guto mucho lo que escribiste
creo que ya se cerraron las puertas, algun dia sise abren me diras o te preguntare
besos
m...