Zig Zag


De amores, de errores de tren.
De rupturas con caballos blancos.
De príncipes encapuchados en la lluvia del olvido.

De la espada en la piedra.
Del cuento del nunca jamás.
De la historia sin fin que no pesa.

De los besos con sal.
Del agua desteñida de tus ojos.
De las manos imposibles que no pecan más.

Este adiós no es un hasta luego.
Estos besos no juegan con sal.
Este calvario se acota en el tiempo.
La última flecha del perfume de tus ojos, al túnel del veneno en mi corazón.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
encantador relato, muy poético.
lindas imagenes.
hermoso!
Leo
Mike ha dicho que…
hermosura que buen texto!!!!
mis felicitaciones en esta distancia incomprendida
cariños!!!!!