sábado, 19 de junio de 2010

Rearmar

Estaba nerviosa. Encendí un cigarrillo y me puse a pensar.
Quizás me faltaba convicción, quizás estaba equivocada. Pero de algo estaba segura, me gusta.
No se puede ser perfectos, ni pretender todo.
Algunas cosas cambian para no cambiar jamás y es ahí cuando tenemos que empujar la soga y rearmar el juego como sea.
Todo no se puede.
Pero todo también llega, alguna vez, algún día.

1 comentario:

Mariano dijo...

Si hay algo que me servia en los momentos en los que estaba mal era mirar tus ojos y ver la transparencia que transmiten.
Mirate en el espejo, mira lo hermosa que sos y mira tus ojos, ellos sabran decirte lo que necesitas. Beso