sábado, 19 de junio de 2010

Karma

Hay momentos-que son milésimas de segundos- en los que me veo mejor debajo de la tierra.
En los que pienso para qué de todo esto? para que arrastrar este karma inmundo que no me deja crecer ni ser feliz? para qué la frustración? para qué me empeño en progresar si al fin y al cabo nací para fracasar? de qué importan mis ganas, si basta un minuto de una palabra u opinión de alguien para opacarme? de que vale mi trabajo si nadie lo ve en el fondo? de que sirve que me tilden de "hormiguita" si a la hora de decidir me bajan el pulgar? de que sirve lo que hago? cómo puedo ser feliz en la frustración? por qué me pongo tan nerviosa cuando pasa esto? de qué manera puedo salir de esta insatisfacción sin viajar a otra ciudad y olvidar? cómo? de qué forma? para qué? cuál es la mejor manera?
Tildan mis sueños.
Tildan mis capacidades. Y yo me siento incapaz de todo, en un mundo oscuro y lleno de mierda.
Todas esas preguntas pasan en una milésima de segundo. Después, todo vuelve a estar bien.

1 comentario:

Anónimo dijo...

me gusta la forma en que presentaste el texto saludos
E.-