martes, 22 de junio de 2010

Candado


Esperaba verte, tal vez un rato o dos.
La distancia me fatiga, a veces pienso que es mejor que no hablemos nunca más y dejemos que esto pase como todo aquello que se deja olvidar.
Los ojos revueltos de la última vez, el tacto inútil del perdón. Todas las llaves esperando abrir un corazón-candado que se cerró desde hace siglos.
El tiempo puede desvanecer el pasado pero el presente siempre atará una condena.
Las manos dirán más que este adiós.

3 comentarios:

Lucas dijo...

de alguna manera muchas relaciones pasan por estos estados no?
yo hace rato vengo de mala racha amorosa sera porque me voy con la incorrecta....
beso

ariana dijo...

mejor no esperar mucho, me parece la decepción el peor sentimiento del mundo!

Marian dijo...

ya no esperas nada me parece...