martes, 4 de mayo de 2010

Impulso y razón


En la discusión permanente que tiene el corazón y la cabeza, se entre dicen varias y peligrosas realidades que confluyen en un espasmo de ideas y sentimientos.
Es fácil manipular la mente, pero al corazón, jamás.
La metáfora de que late al sentir algo, es realidad. Los impulsos del corazón son casi tan fuertes como los de la cabeza, la única diferencia es corporal. El cuerpo acompaña sólo al corazón y ese impulso va acompañado de manos, ojos, lenguas, etc.
Se puede todo sólo si se quiere, ninguna receta es infalible, ningún remedio es mágico. Todo suma o resta, achica o acelera distancias impenetrables. El proyecto personal de cada uno es proyecto en tanto lo querramos cumplir, sino es una idea sola, sin cuerpo, sin impulso, sin latir.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Algunas noches te pierdo,
algunas mañanas te vuelvo a empatar.
Algunos errores son deliciosos,
no le tengas miedo, linda, a un sapo de otro pozo.
Algunas noches te entierro,
algunas mañanas te vuelvo a soñar.
Algunos errores son deliciosos,
no le tengas miedo, hermosa, a un sapo de otro pozo.

R.

Anónimo dijo...

El corazon tiene sus razones y la mente tambien, solo que el corazon hace que el latido valga mas la pena o no
saludos de carlos
MX

Angie Pagnotta dijo...

el latir del corazon, termina dando la razon al accionar...
beso y gracias por pasar carlos