miércoles, 5 de mayo de 2010

Imposible e inalcanzable


El escritor Franz Kafka, unió en un mismo vínculo dos de sus mayores obsesiones que eran las mujeres y la literatura, las condicionó implícitamente como cosas inalcanzables, imposibles. Escribió en uno de sus diarios: "sólo puedo amar lo que está por encima mío, que no lo puedo alcanzar, Milena es inalcanzable para mí y debo resignarme a ello". En esa frase se sostiene la máxima explosión de la idealización que provoca el género femenino en el autor.
Este carácter inaccesible al que sometió sus obsesiones lo llevó a permanecer frustrado durante sus jóvenes 40 años, momento en el que la muerte lo encontró.
La figura de Kafka representa un enigma en el que coexistía refugiado en sus pilas de libros, escritos y revoluciones literarias que invadían su cabeza.
Una buena forma de tomar su ejemplo es mantener el rigor en lo que nos obsesiona sin caer en la esfera depresiva de lo inalcanzable, y rescatar de aquellas cosas imposibles la esencia de una buena inspiración a la hora de escribir.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo mejor es rescatar el ejemplo como decis. kafka fue un gran escritor sumido en sus obsesiones que para su obra fueron fortuna no asi como para su vida q como decis fue frustrada.
buen post gracias
leo

Anónimo dijo...

Como a kafka me obsesionan cosas inalcanzables como vos
M...