martes, 6 de abril de 2010

Encuentros en el fin del mundo I


Ayer el documental Encuentros en el fin del mundo de Werner Herzog me hizo pensar en el mandato que vino con mi vida, en lo que hago y quiero-puedo hacer. De eso se trata la construcción del camino: "la motivación" de la que tanto habla este blog.
Es un film que sin dudas recomiendo para todos los que un poco escépticos de la realidad y el camino estamos. Abre mate, para hablar mal y pronto, pero sobre todo provoca.
La imagen más clara es la que detalla Herzog: un montón de pinguinos caminando hacia el mar, sin embargo uno de ellos se dirige hacia las montañas, a una muerte segura. ¿Por qué?. Esa es la respuesta y la pregunta inicial y final con la que me quedo.
Salir del mandato, desviar el timón, perder el miedo a aquello que queremos enfrentar, abrir la puerta del nunca jamás, salir a mirar aunque sea por la ventana...todo eso, en suma o en individualidad es vivir la vida y no solamente vivir por que respiramos.

*La imagen es de uno de los momentos de la película, donde se cuenta la vida de un buzo que explora diaramente el mar, algo espectacular.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Siempre hay muchos mundos en el mismo mundo ¿no?
cariños
Jose Luis

Noesperesnada dijo...

Abrir la puerta del nunca jamás,a riesgo de quedarse con el picaporte en la mano...