jueves, 22 de abril de 2010

"Es ciego quién no quiere ver"


Los hombres resentidos acusan por temor a aceptar la realidad, que ya es pasado.
Un doble juego emocional se debate en sus mentes a la hora de alinear los pensamientos que descubren después de tanto tiempo.
Algunos, pueden sentir indiferencia, otros ira, furia y los más acomplejados toman un camino, el más patético de todos: demostrarse resentidos
Este accionar se debe a que proyectan, a que aún no pueden continuar el camino de su vida y al hecho claro de que aquello que los lastimó sigue importandole, aún sin aceptarlo.
De todas las experiencias malas se saca provecho, se aprende, querramos o no. Lo más beneficioso del pasado es observarlo en la distancia y entenderlo. Tomar una idea, repensar, plantearla de nuevo, estar alertas!
El tiempo no es más que tiempo para frenar y vernos desde lejos en ese campo extraño que fue el pasado. El misterio del presente envuelve un poco de esas horas también.
Pero el hombre resentido, infinitamente tosco, bruto, marginal: intenta pasar la línea y proclamar su infelicidad en los demás. Una simple proyección digna de un ciego, que aún con todas las pruebas delante de sus ojos, no quiso ver.
Como dice el dicho: es ciego quién no quiere ver...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

yo fui ciego...no te vi o tuve miedo de verte
M...

Anónimo dijo...

si el tiempo se pausara cuando me dijiste que estuvieramos juntos y mi respuesta fura la que esperabas, y la que quise decirte pero no me anime a decir en donde estarias ahora????
conmigo......
es cierto, fui ciego
M...

Angie Pagnotta dijo...

palabras a tiempo
sentimientos a tiempo
hubiera estado pero no hubieramos durado un mes
no tenés razón...no estaría con vos
y cuando dijiste que no, esa "angie" se murió en ese no...