domingo, 7 de febrero de 2010

Aun mejor


Una noche hermosa nos acompañaba. Decidimos ir a buscar nuestro fuego en las alturas.
Minutos antes, charlábamos del destino, de como llegamos a estar juntos casi mágicamente.
Comenzamos a besarnos, a dejarnos encontrar en la soledad de la terraza y con las estrellas de testigo nos dimos un hermoso chispaso de amor y energía.
Nada mejor que tus besos para mi, nada mejor que vos y yo juntos.

2 comentarios:

Diego dijo...

Y uno que ansía el momento de llegar a la terraza; y encontrar aún la luna llena.

Bonito relato Angie.

Un abrazo.

Angie Pagnotta dijo...

Sí, totalmente.
La luna está llena siempre, al menos por esta etapa.

Un beso y gracias por pasar!!