viernes, 1 de enero de 2010

El lema final


No sólo despiertan las ganas, sino la fé de que suceda.
Las cosas buenas pasan y son más de las que el pesimismo puede contar.
Muchos obstáculos atravesé, durante el viejo año. Aunque no creo que de un día a otro cambien las cosas, pero hay que mantener la cuota de esperanza que el cambio de fecha parece brindar.
No atribuyo mi giro a los números, días u años. Atribuyo mi ánimo, mis ganas y mis deseos a lo concreto de mí, a que por fin cayó el velo y las cosas cambiaron de perspectiva.
Intentaron opacarme, intentarán muchas veces más.
Hablarán de esto o aquello como si supieran realmente algo. Como si ellos pudieran proclamar la "verdad" en el amor, la vida, lo correcto o erróneo de mis actos. Todos tenemos un amor frustrado, todos tenemos maldades y cosas negativas que esconder o en mi caso, contar. Y ese quizás sea mi mayor error, el que nadie o pocos están dispuestos a entender: la excesiva sencibilidad que me provocan algunas cosas y mi honestidad sin fronteras, que alguien alguna vez marcó como honestidad brutal.
Todos tenemos también alegrías, buenos sentimientos, esperanza y fe de que simplemente suceda el milagro y haya luz.
Todo pasa, todo llega ese es el lema que me mantiene en pie.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El lema que utilizás es el más acertado, ya que todo pasa pero también todo llega y esa suele ser la cuota de esperanza para el futuro y también el presente.
Deseo para vos todo lo mejor, sos una gran mujer y seguí tu camino ya que muchos hablan de más y te quieren tirar abajo y opacarte
Saludos
Ernesto de Mendoza

Anónimo dijo...

Y sucederá Ann, la luz esta cada vez mas cerca.
Te quiero amiguita
July