miércoles, 27 de enero de 2010

La obra rota - El enmascarado: fase I


Una de las técnicas utilizadas por el enmascarado de ojos café, era inevitablemente adjudicarse el sentido de culpa desde la oralidad, y luego prometer sistemáticamente que había comprendido todo y que iba a cambiar. Las promesas de cambios, se valían de metáforas y una profunda emoción de cartón a la que sólo le faltaban las lágrimas para cerrar el completo cinismo.
Otra forma de aislamiento de su víctima, era opacarla. Ninguna actividad extra que despejara su cabeza le parecía bien, ni su vestimenta, ni sus comidas, ni sus lecturas. Todo irritaba al joven enmascarado que parecía quererla sólo para él y sus deseos sobre ella. Ni sexo, ni amor ni nada que calmara los encantamientos juveniles de su princesa. Él sabía perfectamente que con unas pocas palabras y apelando a la lastima podría tenerla de nuevo entre sus brazos y así fué, hasta que 9 años después despertó.

2 comentarios:

Noesperesnada dijo...

Romper el circulo vicioso del sometimiento...

Angie Pagnotta dijo...

Siempre tenés la frase exacta.
Gracias por pasar Alberto!