sábado, 23 de enero de 2010

Balance A

Con un fuerte paradigma abierto, me senté a pensar en un breve resumen en mi cabeza, sobre todas las fortunas y desaciertos ocurridos este último tiempo.
El balance vuelve a dar positivo, sin embargo siempre existe un mínimo miedo desafiandome. Tal como el estúpido capricho de mezclar las cosas como siempre. Allí me doy cuenta que tengo muchas cuestiones por resolver. Intento no pensar, sentir, plasmarme del afecto que recibo y no cuestionar.
Pero en el amor, como en todo, me gusta plantearme y verme donde estoy parada.
Hasta donde estoy dispuesta (nunca lo supe), ver todo lo que dí y sigo dando (me hace bien verlo), sonreír por disfrutar de todo lo que obtuve.
El balance es positivo, pero tengo un cierto miedo, pequeñito que siempre estará latiendo, ya que nunca resolveré ciertas cuestiones de mi personalidad que me exceden.
Mi amor está intacto, mi corazón cambió un poco pero sigue de pie.

2 comentarios:

Noesperesnada dijo...

Mi balance es positivo, pero tengo algunos miedos, lo que hace que mi balance sea aun más positivo, he madurado un poco, ya no camino ingenuamente confiando en todos, creci en ese sentido, aunque tengo algunos miedos...

Angie Pagnotta dijo...

en realidad siempre que se superen los miedos, se crece.