martes, 28 de diciembre de 2010

Fin de año

No hay palabras mágicas ni solubles en agua,
No hay medicina exacta para algunos malestares del pensamiento,
Lejos están los tontos "peros" y los cálidos "deseos de buen año" cuando llega el mes de Junio.
Lejos, en otra atmósfera, los falsos abrazos navideños con conocidos hipócritas que no conocen mi verdad.

No debería haber
dos millones de oraciones vía mail que confirmen el espíritu de la navidad,
de los buenos deseos, de los inventados árboles de navidad,
de la rosca y el pan dulce de champagne.

Tendría que haber un sincero beso en el trono de la verdad.
Que sobren las palabras y motivos para brindar,
que no sea 24 o 31 el número ideal.

Lejos de la sordera del tiempo,
ansiando proyectos, paz y libertad.
Lejos de los disturbios del cuerpo,
ansiando momentos de intensa felicidad.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Desencuentro


Ella corría por los pasillos de la estación. El con su maletín y sus auriculares sólo observaba el panorama. Los dos miraron el reloj en el mismo momento en que frenaba el tren.
Unos minutos después, Laura dejó de correr para siempre.
Joaquín encerró sus ojos en una eterna mirada. Era la mañana de abril más cálida y feliz que había tenido en años.
Los dos dijeron todo. Los dos festejaron con una mueca en los labios.
Se subieron juntos, pretendían que el viaje fuera eterno.
Ella le pidió compañía hasta Ramos Mejía, pero el se bajó una estación más tarde.

Palabras

Hace días que no encuentro las palabras.
Creo que las perdí en algún diccionario durante la madrugada, o tal vez las dejé escondidas en el cajón de la mesa de luz.
Ayer, pensé un largo rato en ellas. No las podía encontrar por ningún lado.
Revisé incluso en libros y estantes de la biblioteca y nada.
Hace días que no encuentro las palabras y hoy por fin decidieron volver.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Marina


Vuelvo al cuerpo tendido de Marina,
con sus ojos pálidos y su tormenta a cuestas.
Vuelvo a ella, como una herida abierta intoxicando el mar con sangre,
con el castillo de sus ojos envuelto en muerte.

Vuelvo a ella, fría, pasiva, quieta.
A sus manos de oro congeladas de ausencia.
a su tercio de sueños derribando muros en el cielo.
a su esencia muda, a su presencia quieta.


Voy a ella, a su encuentro.
A decirle eternamente que fue la mejor de todas las madres.
Que su tempestad no fue en vano en esta vida,
que la llovizna derramada por sus ojos tiene sentido.


Vuelvo a ella, a la Marina del mar que descanza sobre mí
a su cuerpo ya sin vida que me nubla los ojos siempre.
A sus ganas de vivir, a su fuerza, a su lucha por seguir junto a nosotros.

Vuelvo y ya no revolveré más: los cajones están cerrados y como tumbas de sal, debo decantar con el tiempo este dolor que ahoga mi pecho y lo envuelve en su río.


Mi querida madre, mi querida luz
algún día podre decirte a los ojos cuanto te amo y cuanto te necesito.
Algún día las dos seremos chispa de fuego infinito, ceniza de olvido y gotas de lluvia entre las flores.

La imagen es una foto de mi infancia, donde estoy junto a mi madre.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Noche de sueños

Alborotada, enamorada
con la lluvia a cuestas y el sol por delante.
Una bicicleta me lleva a ninguna parte y un par de besos mudos hay atados al rodar.
Un noche más donde el verdugo aclama su destino,
donde lo que se fue del pasado se hace olvido y me encierro en el colchón de siempre a soñar.
Pesadillas menos, sueños más y el silencio del espejo no me deja mentir.

martes, 7 de diciembre de 2010

Decir adiós

Lo que sangra cuando pasa,
la dulce gota de vino del final.
La herida, como un crimen en la piel,
el tiempo que se derrama por las manzanas de las luces.

El aire que no exhalamos más,
la calma que no supimos retener.
El cielo entre abierto por tus ojos
y mil noches en tu boca sin morder.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Reir para brillar


Fueron suyos los ojos del infierno y no capté un atardecer más ensordecedor.
Su lengua temblaba por mi cuello y hubo un momento de distracción inevitable.
Sus manos envolvían mis pechos, la dulce sombra en la pared de la desesperación.
Nos mordimos el olvido, nos cruzamos nadando cada mar
aceptamos las heridas como propias y desnudos comenzamos a brillar.
Un rato después, estabamos revelandonos enteros, sabiendo que las asimetrías se atraían por su dolor.
No hubo huella desteñida, no hubo llanto ni fatalidad.
Sus dos dulces ojos, curaron mis heridas y supimos reír hasta poder brillar.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Encajonado

No creí que fueras el indicado.
No creí en tu amor.
No acepté las fuerzas de tu alma por ahorcarme.
No supe complacer tu paraíso cruel.
No me arrastré por tu memoria.
No temí decirte adiós.

Sólo sé que perderte fue encontrarme y en el cajón del pasado quedarás desvanecido.
Las sombras que dejaste se marcharon.
Hoy suplico a mi presente no cruzarte en los pasillos del jardín.

Luis


Le pregunté a Luis que le ocurría. Su mirada era tan pálida que asustaba.
Una mueca de desolación rodeaba su boca.
Quietos en el banco del colegio, hablamos con la mirada.
Luis estaba mudo, un segundo después me abrazó hasta apretarme las costillas.
El ruido de los árboles apagaba nuestro silencio.
Pasó una semana y supe de él nuevamente.
Hablé con su mamá pues no entendía este alejamiento entre nosotros.
Supe ahí que Luis estaba muy enfermo y su enfermedad corrió por mis venas también.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Nicolás

Húmedos y con dos gotas de perfume.
Sus dedos suaves como algodones.
Su pecho firme y su espalda es como un océano transparente.

Sus lunares en la cara son pequeñas pintitas de cielo.
Su voz inmensa y dulce al decirme en el oído te quiero.
Su suave mirada de niño, su reveldía inmoral en las manos.

Despacio. Muy lento.
Analizando cada diferencia del cuerpo en la propia.
Buscando simetrías para permanecer.

Duermo. Duerme.
Sus manos rodean mis hombros, cierro los ojos para soñarlo.
Caigo en la tentación de nuevo.

Sueños enteros


No soy de las mujeres que buscaron el príncipe azul.
Tampoco de las que soñaron con arropar un bebé y llevarlo a pasear por la plaza.
Nunca admiré las tareas de la casa. Me gusta cocinar por placer y es la única tarea del hogar que prefiero. Aunque ordenar también tiene un cierto encanto, más que nada para revolver cajones viejos...
No me gusta el falso protocolo, la cena romántica con velas, los gestos complacientes de falsa sinceridad y mucho menos la media sonrisa que pretende engañar.
No soy de las mujeres que dejan todo para complacer al marido.
Tampoco de las que necesitan revivir reconciliaciones de mil horas de amor en la alcoba.
Hoy, nada de eso es activo en mi vida, y sin embargo, sigo siendo la misma que no sueña con nada de todo aquello, pero que alguna vez imaginó por dos segundos que todo aquello podría pasar.
¿Cuál de todas mis versiones soy?
La Alejandra poética, la caprichosa, la femme, la que prefiere la soledad, la social y espléndida, la que quiere pintar y ser grande como el genio Dalí, la joven actriz o simplemente soy yo que quiero ser todas en mí...

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Perfectos


Sentía. Se comprimía.
Se abría. Volvía a girar.

Gritaba.
Gemía.


Huía y nos volvíamos a encontrar.

Perfectos, como desnudos.
Como enteros por el tiempo y nunca rotos.

Perfectos, como una línea.
Atraídos, como dos imanes.
Fugaces, como siempre.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Pendientes


Creo que en el fondo no sabemos nada.
¿Me pregunto qué será de aquel hombre con el que cruzamos una furtiva vibración?
¿Pensará alguna vez en mí?
Yo lo descubrí el lunes desde arriba del colectivo, supe que me miró y no dijimos nada.
Pero la mirada sostuvo la misma tensión de siempre.
Los ojos asesinos, los destellos blancos del tiempo y la misma sencillez que acorrala mis palabras.
Estamos pendientes en el tintero, esperando moler la tinta hasta llenar el libro de palabras y locuras.
Creo que en el fondo nos conocemos demasiado.
Podría imitar en el aire sus formas, podría repetir su andar e imitar sus gestos si quisiera.
¿Me pregunto que será de aquel hombre con el que jamás nos dijimos nada?
¿Pensará alguna vez en mí?

Ausencia en la madrugada


Medio vaso y mil madrugadas al olvido.
Príncipe desteñido de mis sueños, cautivo inmoral e incorruptible.

Dos besos en el cajón y un par de heridas sangrando por lo bajo.
Ruidos y sombras despertándome, yo soñándote y temblando.
No es por vos que busco vivir,
ya mis sueños se fueron en otro barco.

Pero hay momentos en los que me acuesto a pensar,
si no fuiste vos la mejor copa del desierto,
si no fuiste vos el que se olvidó de mis sueños para siempre.

No sé si volverás a buscarme,
pero infinitamente te diré que no.
No se si volveré a mirarte,
pero sé que mis ojos están en otra parte.

Ausencia de vos y busco vivir.
Ausencia de vos y canto para no encontrarte.

martes, 16 de noviembre de 2010

Hubo un hombre

Supe de un hombre que evadió el destino.
Que prefirió sumergirse en el viejo hola y no volver a decir chau.
Que interpretó mi amor como un amor para siempre y se alejó.
supe de un hombre que no pudo con él mismo y llevaba a cuestas cargadas mochilas de humo y aire tóxico. Aire, que un rato después o quizás nunca, me haría respirar.
Que pronto, quebró el cristal de la copa y detuvo el tiempo para siempre.
Que acató a su corazón solamente por el deseo y no supo escucharme.
Supe de un hombre, que volvió a las tinieblas, aquellas que lo envolvieron tiempo atrás y hoy lo dejan para siempre.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Ni la soga

No puedo creer nada que no pueda tener.

Pasaste como un terremoto, para irte un rato después.

Las limosnas de mi corazón se aniquilan con tus sueños de hoy

y la brisa más pasajera me despeina sin vos.



Ni tu amor, ni tu sombra

que desastre mi traición

si al oírte hablar de nosotros supieras de mi emoción

saldría tu sombra a robarme un beso de a dos



Canté ante mil espejos tu olvido

grité la victoria en mi corazón

pero las agujas del tiempo me han herido

y en lo hondo de mi hay un grito de dolor



Ni olvido, ni perdón, ni la soga atada al cuello

pasarás por los espejos y te dejaré rendido.

Al viejo baúl de amigo te destapo del recuerdo

con la única canción que supo hacerme feliz.



Canté ante mil espejos tu olvido

grité la victoria en mi corazón

pero las agujas del tiempo me han herido

y en lo hondo de mi hay un grito de dolor

viernes, 12 de noviembre de 2010

Querer


No querer que me quieras nada. No robar más aquellos racimos de cariño que antes tenías para mí.
No permitir que tu imagen corrupta me anule, ni aceptar el cambio de aire en tu mirada como la única realidad.
Prometerle al tiempo un espacio para nosotros, dejar la flor y la ventana pendientes.
Volar lejos, como un ave perseguida. Volar infinitamente como el ave que soy.
Dejar la blanca cordura, al borde de la deriva.
Ver tus ojos como ver la luz del sol.

jueves, 11 de noviembre de 2010

primavera


Y los jardines de rosas van cosechando espinas.
Las flores destiñen el otoño y lo embarran.
Las dagas de las raíces crecerán más firmes.
Los árboles aprenderan a virarse con el viento y podrán amar.

La sombra y el cáliz infinito volverán a brillar.

Humanos


Hay hombres de plástico. Obsesionados por sus formas en el espejo y no admiten que su reflejo sea apenas dos días más viejo.
Hay hombres soldados. Aquellos que no saben más que acatar normas impuestas de cualquier procedencia: leyes de una mujer, de un trabajo, de un cargo político o de un negocio.
Hay hombres esclavos. Sumisos por donde se los mire, atentos a los deseos ajenos (y nunca propios), atentos a respetar las formas que creen adecuadas para los demás, nunca para ellos.
Hay hombres acróbatas. Trepadores trémulos del enamoramiento, que fingen una inmensa felicidad y un intenso amor a cambio de sexo, consejos o simplemente atenciones femeninas.
Hay hombres inocentes. Que poco quieren entender y solamente se limitan a vivir por la voluntad de su respiración.
Hombres sin pasión, sin fin, sin alma.
Hay hombres alegres. Capaces de distinguir lo esencial en un instante. De captar el humor de la forma más espontánea y entera. De hacer reír y sonreír hasta que las costillas duelan.
Y todos esos se concentran en una sola mujer. Y todas las mujeres somos esos hombres alguna vez.

(La bella mujer de la foto es la dulce y única Alejandra, Alejandra Pizarnik)

Vos

Te quiero siempre. Siempre conmigo.
Quiero tus gustos, tus tactos y tus mimos.
Y aquél abrigo que se desprende de tus ojos y tus manos cuando me acaricias el pelo.
Y me silvas canciones bajitas al oído, y me acurrucas entre tu pecho para siempre.

Te quiero siempre. Siempre conmigo.
Como la canción triste de piano que tanto oía de chiquita.
Como los besos de ceniza que desparramamos ebrios de olvido.
Y aquél sueño que nos iluminó desde esa noche, intacto, quieto y feliz.

Las lágrimas están secas ya aunque la memoria no pierde el respeto por el pasado ni tampoco las horas.
Tus manos acompañan mi camino, tus labios dicen la verdad y el resto es nada.
Y la piedra deja de ser un obstáculo, solamente por que estás.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Soledad


Muchos dicen que para salir del tedio que produce la soledad lo mejor es ocupar tiempo en la individualidad. En salir a caminar, buscar hábitos nuevos o encontrar viejos placeres que se suspendieron o nunca se pusieron en práctica como la pintura, la lectura, el sexo.
Algunos dicen que lo mejor para matar la soledad es darle tiempo al tiempo, o esperar que todo fluya. Otros, recomiendan realizar terapia, tomar unas mini vacaciones o despejar la cabeza. Algunos aseguran que canalizar energía es necesario, que lo mejor es dedicarle espacio al cuerpo, a los amigos, a la familia. Y no paro de encontrar recomendaciones, consejos y secretitos a la hora de recordar momentos de soledad y palabras de aliento para tal estado.
Mi fórmula, en todo caso, es no hacer nada de todo aquello.
Es simplemente vivir la soledad como se debe, con mayúscula y con punto y aparte.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Viento


La lluvia enmudece los teléfonos. Los lazos del corazón se desarman.
La lluvia empaña el deseo y lo abre de nuevo para jugar.
Aquel arbol adelanta unas gotas. Los techos empiezan a mojarse.
El viento expande su risa por el cielo y las hojas reman hacia el mar.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Desnudos


La belleza del primer tacto de lengua.
La sonrisa permanente en el despojo de las miradas.
La ausencia total del tiempo evadiendo cada distancia.
La dulce y pura perfección en su rostro, lo blanco y rojo de sus pupilas encantadas.
Aquella daga inmensa dejando de doler.
El ardor en la piel por la destreza de las manos.
Rincones, miles de rincones perteneciendo a la sal de las heridas, que en mi boca se derraman.
Calor, aromas y yemas circulando por la espalda.
Curvas. Triángulos
Y la fiebre en los pechos, firmes e inquietos como montañas.
Las manos buscan contemplar cada rastro de vida uterina, de piel con saliva, de fiebre y de vida, de noche y mañana.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Circunstancias

Es fácil y hasta parece sencillo, y por un lado pienso que así debería ser todo.
Lo importante sería encontrar la manera de escapar de los enojos que me provocan ciertas cosas, pero en la medida de lo posible me es imposible.
Tiendo a repetir ideas, a crucificar actos, a manipular mi propio reloj, sin darme cuenta de lo importante que es tener un poco de armonía en mi mente.
No veo sencillas algunas cuestiones que me molestan, no veo soluciones de cartón en la inmediatez.
Sin embargo prefiero no perder la calma y tener un poco de esperanza, quizás con el tiempo se acomoden las ideas y las formas.
No tiene que ver mucho con lo que me pasa, sino con las circunstancias en las que pasan algunas cosas y ahí está el camino que debo encontrar...

Volumen

No puedo alejarme, pensé al cerrar la puerta.

Las odiosas nubles volvieron el cielo tenue, y allí debía estar, como siempre ha sido.

Allí, donde las hojas del otoño parecen de primavera,

donde los huesos que roer se convierten en el único plato de comida del día,

en el borde de la fuente, sentada y esperando una mueca cariñosa

Allí donde el silencio es más que todas las palabras que pienso al mirarte.

Ni el volumen de mi voz interior calmará la sed, ni las miles de hojas que sangrarán después.



A.P

lunes, 1 de noviembre de 2010

Río quieto


Me alejaré de vos y sobre todo de la angustia que me provoca verte equivocado.
Me alejaré de los ríos que nos unen, al menos por un rato.
Dejaré que pase la barca del deseo, dejaré que tu cielo sea sereno.
Dejaré a un costado los "peros", intentaré no buscarte más a la orilla del río, pretendiendo un abrazo furtivo.
Dejaré el río quieto, a la espera del alma.
Dejaré los sentimientos de costado, en una pequeña caja de madera abarrotada.
Me alejaré, cada vez más de tu camino y si el destino nos corresponde, cruzaremos el río.

Noviembre Ni

No sé como escribir un suspiro. Sería ridículo escribir "ufff" o "hummm".
No sé en tal caso, como materializar mis suspiros tampoco. Se frunce mi ceño, mi mirada está perdida en un costado, casi siempre en el izquierdo para acompañar la mueca de mi boca.
No sé como escribir un te quiero en esos "TQM" ridículos que algunos vendedores de humo se encargan de escribir por ahí.
No estoy de acuerdo con nada de lo que hice, pero si volvera el tiempo atrás haría lo mismo y aún peor.
Cometería más errores, me caería más veces, lastimaría menos, perdonaría más.
Pero todo eso me parece ridículo, se que nada cambiaría porque sencillamente elegí cada cosa que me pasó e incluso esta.
Yo sabía perfectamente como iba a ser el final, sabía que volvería a transitar un período de mierda para poder llegar a la felicidad que sé, me espera.
Nada es fácil, nadie dijo que fuera fácil y el semáforo en amarillo me espera.
Hoy la suerte esta echada, hoy particularmente hoy.
El nuevo mes anticipa la nueva huída. Aquella misma que me supo escuchar cuando quise escapar, aquella misma que hoy estará a dos horas de mi luz.

sábado, 30 de octubre de 2010

Diabla

Y pensaba no callar más. Abrir la puerta y ver que pasaba.

Arrinconé sus ojos, esperando algún silencio cómplice y no sucedió.

Ella estaba posada sobre su corazón y la magia sucedía en esos rincones y ya no en estos.



Mientras daba vuelta en mi cama, pensé que lo había despertado de tanto pensarlo.

Un sueño ideal me había despertado a las 3, y yo finjía no haber estado soñando.



La dama de negro, de los ojos de infierno volvía a arder.

Yo sabía que su regreso tenía que ver con la muerte, pero también sabía que esto no lo volvería a sentir jamás.

jueves, 28 de octubre de 2010

Una muerte no anunciada, golpea a los argentinos.


Se fue un tipo como nosotros. Un argentino más que más allá de estar a favor o en contra de sus decisiones, viró el sentido de la política argentina.
No voy a hacer como otros periodistas, leña inescrupulosa del árbol caído. No voy a destapar ningún champagne como lo habrán hecho algunos mediocres y usureros. No voy a reivindicar a un hombre ya fallecido ni a ser más Kirchnerista que Kirchner, sólo voy a apelar a mis sentimientos y al respecto de la muerte del ex presidente de los argentinos.
No pertenezco a ningún partido político, no tengo alianzas ni tratos con ningún cargo, no soy de ningún gremio, ni tengo favores políticos pendientes en mis 23 años, me siento completamente neutra y por eso quizás puedo ser objetiva dentro de lo que escribo y pienso.
La muerte es una desgracia a la que todos nos acercamos una vez y muchas veces. Por la propia, y todas las ajenas que nos rodean, la muerte es uno de los peores sentimientos que debemos afrontar. El duelo es necesario y el dolor debe trascender mediante las acciones del futuro, pero no es momento ahora para hacer panoramas ni especulaciones políticas o sociales como han hecho algunos nefastos opinólogos, críticos y los llamados “periodistas” que como cuervos han querido tergiversar las secuelas del dolor.
Tomo distancia completa de aquella hipocresía, disto de los que se han puesto contentos, de los que se han jactado con previsiones malignas de que esto iba a suceder, de aquellos NO argentinos que pensaron que esto era lo mejor.
Repudio el deseo de muerte en cualquiera de sus formas y por esto mismo me atrevo a escribir estas líneas y a reconocer convencida que Néstor fue un gran líder político que asumió lo mejor que pudo su rol de dirigente y mandatario.
Su militancia, su legado, su trabajo y su pasión por la política es un estandarte que pocos han sabido llevar. En un país lleno de carencias, necesidades y miedos, Kirchner ha sabido derribar los muros de distancia y las brechas históricas que corrompieron nuestra dolida sociedad. Devolvió la esperanza y la fe en hacernos entender que nosotros podemos salir adelante. Devolvió aquello que nuestro país había perdido entre demagogias y golpes de estado, entre corrupción y muertes, entre una economía agonizante y una pobreza desgarradora. Devolvió, entonces, la esperanza y la fe en nosotros, argentinos.
El paso hacia delante es como algunos opositores proclamaron: “debemos estar unidos y manifestar todo nuestro apoyo a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner”. El paso siguiente será reacomodar las piezas de un país que hoy llora a un líder que marcó historia. El país nos necesita unidos y fuertes. K o no K debemos unirnos.

martes, 26 de octubre de 2010

Debemos volver...

Ayer conocí un poco más de la vida del actor y cineasta Orson Welles, tipo fascinante, dotado de un talento y un carisma únicos. Pocas veces vi un tipo con tanta presencia.
Había audios, entrevistas, imágenes, recortes de sus películas y a él mismo hablando.
Con tono arrogante cada tanto, gracioso, sin inhibiciones y súper carismático. Concentrado en su trabajo como pocos hombres y mujeres que ahora nos concentramos en algo, atento a cada detalle, obsesivo, capaz, prudente y minucioso.
Algo de todo eso debemos aprender, de volver a la concentración pura del arte, de concebir la cultura y lo que nos da placer desde la única concepción posible: el deseo.

lunes, 25 de octubre de 2010

Zapping

Al pasar prendí la tele. Silvina Escudero y Matías Alé disputaban su intimidad con cartas viejas y abogados de por medio.
Una sóla frase de todo lo que pude escuchar (no comprender) fue evidenciar lo lamentable que es llegar a ciertos extremos en una relación.
Se habla en la televisión, con total impunidad sobre las supuestas acciones violentas, problemas domésticos, agresiones e infidelidades de una pareja mediática. Se habla de cartas, de golpes y de problemas psiquiátricos de uno de los integrantes.
Se habla, sin cuidado de todo lo que los vinculaba. Y yo me pregunto, ¿desde qué lado se puede aceptar algo así? ¿desde qué lugar se pretende analizar algo tan grave?.
Si fuera un show, ya no causa gracia. Y si es verdad, es lamentable.
Claramente no me pongo de un lado ni de otro, sólo digo que esta es la televisión que mostramos. Esta es, lamentablente la que además tiene el rol de educar, de informar, de mostrar un punto de vista de la realidad, de contener y de ser un servicio.
Al escribir todo esto pienso inmediatamente que esos valores son los viejos y anticuados valores que escuché de los adultos que hablaban cuando yo era chica y decían palabras como ética, valores, códigos, moral, educación...
Sigo haciendo zapping, a lo mejor encuentre algo digno.

viernes, 22 de octubre de 2010

placer y dolor

Miedo a perder este momento, a no tener más aquello que me costó tanto conseguir.
A que el amor no me encuentre más y tenga miedo de perderte.
Miedo a que la muerte me arrebate mis cariños y que tenga que llorar otro río más.
Sería hipócrita no aceptar mis miedos, y con el mismo temor busco encontrar en todo lo demás, lo mejor de todo lo que siento.
Placer y dolor van de la mano, placer y dolor es la vida.

The Doors - Whiskey bar /Love me two times



The Doors!!!

Redes y blogs

De fondo dejo una película en inglés. No entiendo el idioma con la perfección necesaria para comprender sin traducción, pero es lo más relajante de la mañana.
Prendí la computadora, preparé un café con leche y me puse a hacer zaping.
El resultado fué desastroso. Pero en la computadora no encontré mayores novedades.
Leo en Twitter que una mujer que no conozco aclara: "no se a que se deben los rumores pero quiero decir que estoy casada con un hombre maravilloso y nos amamos".
No sé ni quien es, ni como funciona esa página pero es una especie de catársis compulsiva de frases sin sentido de millones de personas. Entiendo que es parecido al Facebook, pero distinto en cuanto a la compulsión, ya que en milesimas de segundos- incluso mientras escribo esto- hubo 7 twitts nuevos que "avisan" que siete personas escribieron algo.
En el Facebook incluso hay un respiro, en Twitter no. Cada dos segundos hay un nueo "twit". Alguien dice algo, otro proclama "por fin es viernes". Alguien se alegra por que Messi hizo muchos goles, otra comenta que no tiene ganas de ir a la escuela y así.
Un mundo de frivolidades se abre sin fin en las redes sociales. Y lo digo en un Blog, justamente...
En un blog que hasta podría verse como un vómito lleno de ideas, sentimientos, locuras...tales como las del Facebook o Twitter. Pero este blog tiene una finalidad. Sirve para proyectar mi lectura, para no aniquilar mis ganas de escribir y sobre todo para mantenerme alerta.

jueves, 21 de octubre de 2010

Despertar

Lo que la supuesta convicción me daría se desvaneció.
No hay culpables de la realidad más que cada uno de nosotros.
Lejos de las horas en las que todo esto podía evitarse, lejos del cielo que no empañaba.
El tiempo de crisis y de cambio debe asomar.
La ruina perfecta del cuerpo quebró en el quirófano, hoy es otro momento para despertar.

Nonpalidece - En El Aire




Este tema me despierta hoy, trato de estar más positiva....
lo peor es no intntarlo....

lunes, 18 de octubre de 2010

Todo lo que es...


Las hojas crujían bajo mis pies. De a poco se encaminaban mis pasos hacia la laguna.
Una sombra en la fuente de agua, unas monedas ahogándose en el fondo.
Todo lo que es, está en esa calma.
Cristales inmensos de dichas y esperanzas cabían en su claridad.
Mis manos tomaron unas monedas y derramaron sus deseos.
El destino estaba siendo como había soñado.

jueves, 14 de octubre de 2010

Antes y ahora

Era lindo ser niña y descubrirme escondida debajo de la cama después de una travesura.
Era lindo agarrar mis pinturas, hojas y pinceles y pasarme horas infinitas en el jardín pintando.
Era lindo buscar la ropa de mis papás y jugar a caracterizarme y actuar de Tato Bores, el ex presidente o Palito Ortega. Iba disfrazada hasta mi abuela para hacerla reír, mi mamá se reía a carcajadas (que ya nunca escucharé) y mi papá corría a buscar la grabadora.
Era lindo jugar con mis amiguitos de la escuela, invitar a dormir a casa, esperar ansiosa la merienda y los dibujitos.
Era lindo, esconderme en el placard del jardín y con una linterna leer un libro mientras creía que nadie sabía donde estaba.
Era lindo jugar con mi hermana, y que ella (unos años más grande) me siguiera la corriente en cada cosa que se me ocurría.
Era lindo jugar a la escondida, a la mancha y al veo veo. A pasarme horas y horas embarrándome y corriendo por la casa de mis tíos. A jugar a los jueguitos con mis primos, a divertirme y reírme hasta que me doliera la panza.
Era linda cada cena en mi casa, con mi familia entera. Con la comida rica que hacía mi mamá, con saber que a esa hora llegaba mi papá de trabajar y mi hermana y mi abuela estaban allí conmigo. Eramos cinco, eramos y era todo tan lindo.
Y hoy en la adultes prematura, todavía no encuentro esos escalones de aire que antes tenía. Y trato de buscar la forma de sonreír con la misma inocencia que cuando era chica y queriendo encontrarnos a los cinco de nuevo, en algún rincón de mi corazón que extraña.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Mil lunas en tu lengua




Y mil lunas en tu lengua y cien abismos en tus ojos
y el roce de la piel sacude intensidades quietas,
en un beso se enciende la magia de nosotros y un minuto después estamos donde queremos estar...


La foto es propia "El cielo de Cariló" sacada el fin de semana largo

martes, 12 de octubre de 2010

Escapada


El mar a lo lejos, una ola distante
un poco de calma y luz entre tanto abismo.
La lucha del viento por despeinarme,
el silencio quieto de nuestros besos.
Mimos, abrazos y promesas que quiero que sean para siempre.

Viento, más viento sacudiendonos.
Ruidos quietos del sol,
el mar danza entre la espuma y anticipa la sonrisa.

El mar es cielo y estamos juntos en él.

(La foto es propia, sacada ayer en Cariló)

miércoles, 6 de octubre de 2010

Sueño


Y abrirás la puerta del futuro, e intentaré flotar por tus ojos.
Se detendrá el reloj de arena que nos persigue, se abriran las jaulas repletas de conejos. Saldremos a buscar el sol con los brazos extendidos hasta pensar que lo tocamos, el mar sacudirá nuestros tobillos para movernos como las olas.
Y todo eso se irá aclarando hasta despertar.

Algun día, alguna vez

Alguna vez extrañe tu risa.
Alguna vez te posaste sobre mi boca como una abeja en una flor.
Alguna vez me quisiste y te quise, y dejaste que el silencio nos aceptara mudos.
Alguna vez, ya muy lejana, pediste que te acompañe durante la noche y reclamaste mis brazos junto a tu espalda.
Alguna vez, fingiste amor y te creí y fue allí cuando mi corazón se partió en dos.
Algún día intentarás desafiar mi mirada, mis besos y mi piel,
pero el reloj de alguna vez se convirtió hasta nunca y la piel que no es piel y sólo cicatriza con tu presencia, se volverá veneno para tu miel.

Nada

Ninguna cosa volverá a ser como antes.
Ni remar mil ríos contra la corriente, volverá de un golpe el pasado.
Ni esfuerzos por progresar en relaciones ahorcadas, ni ganas ni empeño en que suceda lo más sano.
Nada volverá a ser como antes, ninguna velada, ningún festejo.
Las hojas del otoño se llevaron lo último y no hay más.
Quizás, y si vuelven estaré.

martes, 5 de octubre de 2010

Extrañar

Acariciar el cielo de los dos, con una canción serena.
Ahorcar los malos recuerdos hasta que desaparezcan.
Y de golpe, como una chispa encendiendo un fuego, se prende de tus labios un sonido quieto. Me extrañaste, acabo de enterarme por tu boca.
Usted, el hombre duro y de témpano que confesó que nunca extraño a nadie, aquel hombre que era distante entre millones de chispas, aquel con el que paso mis días hace casi doce meses.

martes, 28 de septiembre de 2010

Regresar

Se purificarán los ojos,
se empañará el olvido,
se irán con el ruido los últimos fragmentos de tu voz

Se irán los veranos,
las hojas de otoño despegarán al suelo de la aurora,
las flores ardientes de primavera darán su perfume sin fin,
y los disparos de poesías invadirán a mi alma quieta.

Todo eso pasará y nada más, pasará hasta que regreses a mí.

Diálogos terapéuticos I


Mi psicóloga dice que soy muy joven para enojarme. Que tengo que relajarme más y no tomarme todo tan a pecho. Yo pienso y le dije, que cuando tenga 80 años voy a ser muy vieja para enojarme, que por ende no hay una edad para enojarse más o menos.
Y si, le contesté, me tomo todo muy a pecho porque no encuentro otra manera, me involucro con las cosas que circulan cerca mío, no puedo evitarlo.
Sí estoy de acuerdo en la relajación. Aumentaré mis baños de inmersión, dosis de sahumerios y de una copa de vino. De caminar sin rumbo buscando los mejores pensamientos, de hacer yoga o alguna actividad que me lleve a relajarme.
No hay fórmulas ni tiempo para tantos planteos. A los 15, a los 23 o a los 50 me enojaré de la misma forma que hoy, aunque incluso con más fundamentos.
Tampoco hay fórmulas mágicas anti-enojo o anti-tomarse a pecho las cosas, pero intentaré buscar las mil gamas de grises que ella me propone que encuentre.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Grises

La gama de los grises, tarda en llegar. No retrocedo, y trato de entender.
A veces siento que los colores que se disparan por mi mente podrán traer algún acierto, que no es invisible el agotamiento de mis ojos, que puedo.
A veces creo, que aunque ponga miles de esperanzas, las cosas no sucederán.
La gama de los grises tarda en llegar y hace difícil la espera.
El tiempo no presiona más mi alma, hoy es el último día para florecer.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Este tiempo

El refugio de la luz, en cada una de las luciérnagas,
la constante ansiedad por la necesidad de besarte,
la calma, el abrigo.

Lo cálido de tus ojos, tu sonrisa inquieta
tus manos que circulan dulcemente por mi espalda,
donde la llama de amor se volvió a encender hace un tiempo.

De tus ojos y tu piel no espero nada más que sinceridad,
no pretendo tenerte por siempre, es ambicioso ese deseo, pero quiero que este tiempo juntos (el que sea) estemos así, sonriendo, mimándonos, contentos.
Radiantes, como encendidos.
Enamorados como fue desde el primer momento.

martes, 7 de septiembre de 2010

Partimos

Me parece que te fuiste, con esa ola que detrás de mí se rompió en las rocas.
Te fuiste con ellos, con cada uno de mis miedos que dijeron adiós.
Con el susurro, el último susurro que le dije a tus oídos.
Con el beso final de la despedida número diez.
Me parece, que te fuiste alborotado
como pidiendo perdon entre dientes.
Como enojado conmigo pero sobre todo con vos.
Te fuiste, por que la puerta no se abrió más con tu presencia,
porque la palma de tu mano, aún tiembla en mi mejilla.
Te fuiste, y me fui de vos.

Hasta ahora


Enamorarse hasta que arda. Hasta que te quedes por siempre.
Hasta que los huesos pronuncien tu nombre
y las orquídeas nos deslumbren cada mañana.

Enamorarse hasta que sea real. Hasta que te quedes por siempre.
Hasta que la piel se cruze en cada centímetro del cuerpo
y las caricias no sean olvidadas en el tiempo.

Enamorarse hasta amar. Hasta que te quedes por siempre.
Hasta que no nos rindamos y juntos podamos acompañarnos.
Y las rosas huelan siempre a rosas fieles y sinceras.

Hasta que, todo eso. Suceda, estoy aquí.

Y si...


La gran capacidad, la irremediable capacidad para hacerme daño.
Como si tal cosa no existiera, como si ese hombre, aquel hombre, no fuera una variante presente del recuerdo. Como si aquello que decíamos en la plaza de la muerte no hubiera sido cierto. Como si, de golpe, una vez más, todos los años se volvieran por un truco de magia, a convertir en cemento endeble.
Como si aquella sombra no molestara más. Como si la irremediable capacidad convierta el barro en oro, como si hubiera un hasta luego eternamente real y siempre volvamos a mirar los ojos del pasado en los nuevos pulsos del cuerpo.
Pero nada de eso sucede. Ni voz, ni besos, ni pulso. Y la muerte acorralando...

viernes, 3 de septiembre de 2010

Adiós, Juan


Es la última vez que lo vi. Llevaba el saco de pana que tanto le gustaba usar.
El único recuerdo material que más inmediato tenía, fue su pañuelo de bolsillo, un día antes, me lo había prestado y yo le prometí lavarlo pero no tuve tiempo de devolverselo.
Era un día gris, como todos los demás. La tormenta no terminó de romper las calles y los paraguas.
Una café en el bar de siempre, y mi hermano estaría listo para irse.
Unos ladrones ingresaron al local y sin mediar palabra le dispararon tres tiros en el pecho.
Mataron a mi hijo, le sacaron la vida, lloraba mi mamá cerca del ataúd. Mi papá desconsolado, miraba a unos metros la escena junto a mí. Acudimos a un abrazo, nada era suficiente para serenar el dolor.
Supe después que unas horas antes, mi hermano Juan fue hasta mi casa a contarles a mis papás una noticia: iban a ser abuelos...

Manto


Qué me habrá costado
Estar tantas noches como hoy, fusilada
Esperando en el cordón de la vereda
Que vuelvas de un suspiro
Y te lleves todo lo vivido, de una vez.

Ya nada agota el tiempo
Y la espera que ahora siento me disuelve el alma
El placer de haberte tenido se conserva en refugios
Y el cielo ya no despeja, por vos, nunca más.

Un cielo roto
Una copa volcada
Dos heridas más, y al tonto se lo llevó la vida.


El dolor de la fiebre, queriendo salir.
No puedo sino es por vos,
No puedo sino es por mí.
Estrellita mía, carnaval de sangre
Volverás a mí y tendré que perdonarte una vez más.

El cielo ya está roto
La copa se volcó.
Dos heridas más, y al tonto se lo llevó la vida.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Ella

Y al final, nos volvemos humo.
Ella está sentada en una vieja escalera de madera crujiente y detestable.
Sus huesos hinchados, no la dejaron dormir.
Minutos antes, se destapó de las sábanas y se hundió en el piso como un pie en la arena.
Saltó sigilosa, derramó su vista en el reloj y apenas eran las 3 de la mañana.
Un suspiro la aquejó. Se puso un pulover de lana que hacía cinco años le había tejido su mamá.
De pie finalmente, decidió irse de a poco, como el viento.
Tomó su cuaderno de frases y recuerdos, tímida abrió las hojas de mares y tempestades.
Todo lo pasado, vuelto cenizas. "Y al final, nos volvemos humo entre tanta espuma y gente".
La sensación era imposible, el cuerpo permanecía quieto y pálido.
La joven mujer, estaba a punto de respirar por última vez.
Tomó su jugo de naranja con alivio, buscó un revolver en el antiguo cajón del escritorio de su padre, y disparó.
Hacía rato debía estar allí, en la eternidad, sonriendo.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Bermellón


Algunos remordimientos quedaron en una caja roja. El color me recuerda por un lado al amor y la pasión de esos momentos y por otro lado es un rojo bermellón de alerta. Signo y punto clave del pasado.
Ya todo no se puede, el camino que desarmé fue armado por otros. Cada uno con su mundo interno interrumpido, con sus ideas débiles y gordas. La historia es más simple, pero el dolor es más profundo.
Ya no puedo borrar ni para siempre ni para ahora todo lo que me aqueja. Pero, debo tomar las riendas (las pocas) riendas que no perdí y quedan. Más allá de estos momentos, quiero entender que es como alguna vez dijeron: un lazo más fuerte e indestructible.
¿Cómo formo de nuevo eso? ¿Cómo dejo atrás lo que fuí?. Creo que no valoran lo que soy y si acaso así fuera, ¿qué demuestro ser?.
Algunos remordimientos quedan en la caja roja. Otros, son alertas al andar.

martes, 31 de agosto de 2010

Aire


La brisa entró, una mañana más.
No había ya temor por encontrarnos. Pensábamos en la distancia y también en que ese mismo bache nos distrajo de nosotros.
Una hora más tarde, habíamos cumplido los desiertos.
No se puede suspirar sin que vos seas parte de mi aire.
Aquello distante y lejano de vos, me atrapa.
Aunque miles y millones de suspiros te lleves y aunque toda mi sangre corra por vos, estás lejos.
La brisa pasó y mañana me pedirás más para calmar tus ojos de nosotros.

Es mejor


Es mejor irse, que aceptar.
Más fácil escapar, cuando hay que hablar.
Mejor no decir nada, para no enfrentarnos a...
Los grandes dolores de la piel, se evaden sin fuego.
Y esto, que anoche parecía eterno, a la mañana se desintegra.
La calma no mejora nada, lo de anoche ya es ayer.
Y las sombras que no vuelven ya no reclaman permanecer.

sábado, 28 de agosto de 2010

Tan pronto

Tan pronto como caiga en tu red, me atraparás de nuevo.
Hasta morderme el pulso de las manos, hasta derramar la última gota.
Irás tan pronto y tan despacio a la vez. Atento al tiempo. A los cambios de humor y la histeria crónica que siempre supimos tener.
Desaparecerás mañana, pasado o en una de tus siete vidas.
Volverás y pedirás auxilio. Allí estaré, como nunca y como siempre a la vez.
En aquello mudo pero intacto. En medio de un desierto de deseos y sonrisas.
Y de los ojos que no olvidé jamás.
Tan pronto como caigas a mi red, nos dejaré atrapar.

Motivos propios


Creo que estuve muy equivocada. Durante años pensé que para entender, tenía que entender por qué los demás hacen tal o cual cosa sobre mí. Pensaba que lo importante de comprender algo era decodificar porque una persona decía o hacía aquello que a mí se refería.
La psicóloga me explicó ayer y la semana pasada varias cosas, pero puso empeño en que entendiera que los motivos por los cuales los demás hacen o dicen determinadas cosas no son importantes, sino que lo importante es entender por que yo hago lo que hago.
Una óptica distinta, que me suena un tanto egocéntrica pero igualmente coherente.
No sé si pueda hacerlo, pero intentaré pensar en mis propios motivos y no tanto en los de los demás.

viernes, 27 de agosto de 2010

Madre


El cordón del tiempo detiene mi historia 23 veces.
La dicha del presente no es suficiente para evadir la pólvora que dejó tu ausencia.
Creo que le escribo, a aquella mujer que se fue corriendo y sin mí.
A la que no tuvo el coraje de asumir nada durante nueve meses.
A la que quiso arrancarme de su vientre, y después de nacer intentó arrancarme del mundo.
Despojada, sucia y culpable. Manchada está tu alma, manchada mi pre historia.

jueves, 26 de agosto de 2010

Voy a escapar...

Parece que demasiadas preguntas hacen colapsar la memoria. Como si fuera fácil para mí, acercarme a vos, sin morirme.
Destruiste cada minuto de ego, de paciencia y de cordura. No puedo simplemente olvidar. Tengo en mis pies esta nebulosa oscura, sin fuerzas ya, de intentar entender. Ojalá fuera más sencillo y pudiera reírme de todo esto, dejarlo pasar, como si fuera una anécdota.
Ni cielo, ni terraza, ni dios.
Nada sagrado ni perpetuo. Sin cárceles, libres, coronados de hambre eterno.
Intento reír, lo juro. Pero no puedo. No hay detalles que me condenen más que el pasado.
Prefiero entender a evadir, duela, lastime y me siga lastimando.
Algún día, una de mis vidas va a encontrarme y me va a llevar.

martes, 24 de agosto de 2010

Permanecer


No hay nada especial que quiera decir hoy. Sin embargo, empecé el día con la premisa de sonreír.
No se si lo pueda sostener durante todo el día, sólo se que es lo que en este momento me hace feliz.
Es hasta ridículo creer que no podría sostenerlo, pero inmediatamente es tan lógico.
No podría sonreirle a la gente que me cae mal, o a las cosas que me parecen ridículas escuchar o incluso a los que dicen cosas incoherentes.
Hoy es martes, por suerte. Hoy no tengo que involucrarme con simetrías distantes.
En pocos días podré estar donde quiero, y es allí donde quiero estar.

jueves, 19 de agosto de 2010

El presente y la dicha-desgracia del tiempo


Desnudos, los ojos quietos.
Pacientes de impaciencia eterna.
Efímeros.

Los minutos viajan, aproximan su reloj hasta encontrarnos.
Parece que el tiempo se detiene en un año, en un momento y vuelve...
irremediablemente vuelve para corromper.

¿quién abre nuestras esposas para salir de la cárcel?
¿quién acepta conmigo que cantar inspira el alma?
¿quién abre la botella de vino sin culpa de antaño, sin miedo al mañana, sin pena ni espejos del adiós?

miércoles, 18 de agosto de 2010

¿y qué sentido tiene escribir del amor? si el amor es como el aire, el viento o aquella brisa que ya pasó...

Salir



Creo en el fracaso porque ya estuve ahí y salgo de él todos los días. Me voy trepando por las paredes de la agonía, hasta respirar un poco de aire. Resvalo, los pies se deslizan por los muros eternos, parece que caigo nuevamente y sin embargo las manos toman fuerza de algún lado y asciende.
Creo en mí, por eso salgo, porque puedo.
Me estiro, hasta conseguir algún espacio donde subir. Me estiro, y parece que llego.
Exhausta, me subo como puedo a un rincón de piso lejano. Salgo, pero cada vez y cada día cuesta más.

martes, 17 de agosto de 2010

Verde.


Y el camino que solía andar acompañado, me liberó.
Y la sombra que dejaste se marchó, un rato después de la tormenta.
Las anécdotas de las que me hablabas, no tenían más historias que contar.
El horizonte a lo lejos se llevaba las últimas piñas del sol.

Un campo verde.
Las estrellas encendiéndose.
La noche por fin, nos dejó solos.

El tiempo se detuvo, y a nosotros en ese beso.
Un instante después, estaba aferrada a tus manos, para no caer.

viernes, 13 de agosto de 2010

Equilibrar


Escucho de distintos lugares hablar de equilibrio. En la facultad, los profesores exigen que en nuestras notas haya equilibrio siempre, que escribamos desde el punto medio sin defender ni ser partidarios de ninguna postura. Entiendo el reclamo docente, pero no me imagino sin postura, sin una inclinación en ciertas ideas.
En la escuela de danza en la que trabajo, escucho las mismas indicaciones a los alumnos "si no buscan un equilibrio, la danza no sirve". Para el jazz o el clásico se necesita equilibrar y coordinar las manos con las piernas, buscar el eje del cuerpo, expandir cada músculo y no perder el punto de equilibrio nunca. "Quiero ver movimientos equilibrados", grita un docente durante la clase.
Parece que el tema del equilibrio es importante. Parece que caminar por la cuerda y menos si está floja ya no es lo correcto. Mi psicóloga aún no hablo de equilibrio, de todos modos no creo que tarde mucho más en mencionarlo. Me pregunto que dirán los profesores de trapecio o acrobacia, ¿también pedirán equilibrio máximo en sus alumnos?, o ellos tienen licencia de caerse en una colchoneta cada tanto?

jueves, 12 de agosto de 2010

Idealización del deseo


El problema estaba en la idealización del deseo. En querer verme por momentos como un objeto para luego pasar a ser el amor de la vida de alguien. En llenar de besos cada pulso del cuerpo mientras la serenata de dulces melodías inunda el balcón de mi amado. En mezclar, como siempre y en todo, la biblia con el calefón.
De querer pasar sin segunderos del amor a la pasión y de la carne al corazón. Como si existiera tal cosa y como si hubiera un hombre capaz de seguir mis mandatos.
¿No se puede amar tanto y tener un magnífico sexo? ¿Se escapa de las manos la sensualidad, si los sentimientos traspasan el corazón? No dudo del amor, jamás dudaría de algo tan intenso y puro. Pero dudo del cuerpo, del cuerpo que encierra profundas olas de buenas y malas tormentas.
El problema es la idealización del deseo, de este deseo enorme de fundir, de unificar, de fusionar los cuerpos, los traicioneros cuerpos del deseo. Y todo vuelve entonces a empezar...

miércoles, 11 de agosto de 2010

Volando


Danza.

Círculo infinito de verdades en la piel.
Las manos giran por el espacio, los pies acompañan las piernas que intentan rotar.
La columna se quiebra hacia atrás, se estiran todos y cada uno de los músculos que me envuelven.

Giros.
Vuelo en el tiempo por tres minutos eternos.

Arcos y flechas. Los compases, los gritos, el piano.

Talco, resina y a seguir girando.

Decir


No es la muestra de amor lo que me molesta. Son las faltas de ortografía.
No se puede decir "te kiero con migo para ciempre y seamos felises".
No se por qué la falta de dedicación en un texto, me resulta una falta de interés general, en la vida, en como decir o no las cosas.
Como periodista, se que el cuidado de las palabras es importante. Como escritora, intento cuidar mis textos al máximo, aún sabiendo que fracaso muchas veces. Y finalmente, como lectora me enojo cuando veo que hay horrores ortográficos y no es que yo no los tenga. Pero jamás diría "con migo", eso seguro.

martes, 10 de agosto de 2010

Instante


Eterno y etereo. Como la soga en el cuello, como ese instante de locura en que pienso en parar todo.
Que el mundo acabe de una vez, y yo con él, para siempre.

N


El dulce sabor.
Su amor.
Su piel.

Aquello que no puedo tocar ahora pero acompaña mis manos, en el recuerdo.

Su voz.
El perfume de nosotros.
Su mirada.

Aquello que extraño a horas del último encuentro.

Él, único.
Inmenso y entero.
Feliz.

lunes, 9 de agosto de 2010

Aquí y ahora


Me pregunto en qué contexto y con que nivel de conciencia se hacen algunas cosas.
¿Cada persona es coherente con sus actos?. ¿Estamos sumidos a un mundo que infinitamente girará por el espacio, sin dejarse tocar por nadie en profundo?. ¿Cuando nos desnudamos, lo hacemos del todo y por completo ante los ojos ajenos? ¿Qué se gana al mentir? ¿Somos capaces de soportar todo el dolor que se oculta en toda verdad?...
Mientras tanto, el sol se asoma y es lo único que parece importarnos.
El hoy.
El aquí.
El ahora y nunca más.


"...Todo esta pasando aquí y ahora..." G.C

A casi un año


No hay despedida, ni chispa, ni reloj.
Las doce verdades fueron dichas, cada una a destiempo.
El corazón ya no tiembla. Deja flotar sus sentimientos sin miedo.
La dicha del cuerpo se acrecienta, los latidos de nuestros corazones galopan y al tocarse vuelven a ser uno.
Te conocí hace dos años, recuerdo que te miraba a escondidas y veía en vos aquello que tanto me gustaba de mí. Encontré las risas que me faltaban, las ganas de vivir y la luminosidad sincera en tus hermosos ojos café. Llenaste mis espacios frágiles de lucidez, devolviste a mi cama la libertad y a casi ya un año de nuestra primera y hermosa noche juntos, puedo decir con sinceridad que te amo como nunca antes sentí amar, que tenes todo lo que necesito para ser feliz y que ya no imagino mi vida sin vos. te amo Nicolás, y demasiado.

viernes, 6 de agosto de 2010

Brillar


Una vez alguien muy importante, me dijo que no debía poner tanto empeño en las cuestiones amorosas. Que me ocupe de mí, que sea yo quien decida las cosas por hacer, decir o pensar.
Que me tome mi tiempo para mí, que me encuentre conmigo.
Que sea yo la única que decida sobre cosas relevantes en mi vida. Que me ría más, que deje a un costado las lágrimas. Que salga del pozo, de cualquier pozo que esté cayendo, dentro o por caer.
Que abra mis sentidos, mi mente, mis ojos. Que esté atenta al encuentro pero no pendiente.
Que construya, si quiero castillos en el aire. Que haga simplemente, lo que me cause felicidad.
El resto, me dijo, aparecerá solo. Con brillar, alcanza, recordó.

jueves, 5 de agosto de 2010

Irnos


¿Qué se busca cuando queremos irnos a otro lugar? ¿qué no estamos diciendo que deberíamos pronunciar para evitar utilizar la llave del pasaporte? ¿en qué medida el viaje es por curiosidad turística y no por escaparnos?.
Cuando buscarnos irnos, buscamos cerrar algo. Decir hasta siempre. Escaparnos, para encontrarnos con nosotros mismos. Es no reconocer el miedo, es querer estar bien. Es, sin embargo no hacer nada con lo que nos pasa.
Irnos es dejar una parte de nosotros. Irnos es no aceptarnos.
¿Pero qué se busca cuando queremos irnos? A veces, es necesario armar un bolsito y huir de los ojos que nos conocen, para encontrarnos con los que nada saben de nosotros.

miércoles, 4 de agosto de 2010

Destino


Una gota se volcó en el vaso. Cayó la lágrima pendiente del ojo.
Los huesos congelados, casi rotos por el miedo.
La noche tibia, como sus manos ausentes.
El sueño que no termina de parpadear.
Los ojos llenos de lágrimas, por rodar, por caer en cada vaso.

Ella


La ausencia de ella.
La ausencia de mí con ella.

La paz.
El silencio.
El mar.


Fragmentos rotos del corazón.
Mamá.

Camino sola. Te extraño, sola.
Llanto y ganas de vos.
Ausencia.

Paz.
Silencio.
Mar y nada.

martes, 3 de agosto de 2010

De todo eso y mucho más


Ganas de salir sin rumbo a un parque desierto.
De caminar desnuda por un jardín y acostarme a tomar sol.
De estar sin ropa para siempre, de tener eternos baños de inmersión con jabones de colores y perfumes de todas partes del mundo.
Ganas de corromper. De provocar los sueños más escondidos en él.
De arrancarle las formas, los colores, los olores y hacerlo mío entre millones de pastos nuevos, bajo el sol. De darle en un gesto la completa fidelidad que le puedo dar en este instante.
De encerrarlo entre mis pechos y alimentar sus sueños. De ser, junto a él, una de las mejores fantasías.
Ganas de coquetearle, de secuestrarlo y atarlo en una cama para siempre.
De vivir, de comer, de mirar una película por sus ojos. De dejarlo libre, flotando, desnudo.
De despeinarlo, de bañarlo, de hacerlo sentir único.
Ganas de él, de su esencia, de sus formas.
De todo eso y mucho más
Ganas y más ganas de corromperlo.

viernes, 30 de julio de 2010

Atómos y mar


Como si hubiera distancias que alcanzar. Como si hubiera algo que seguir.
Como si todos los átomos del mundo se concentraran para que algo suceda.
El tiempo es hoy.
Mañana ya es pasado.


El mar.

El mar entiende de estas cosas.

Gotas de lluvia


Detestamos la lluvia quizás por que no podemos quedarnos en casa, mirando una peli o leyendo un libro en la cama.
¿Y por eso se ganó nuestro odio la diosa de las lágrimas de cristal?. Quizás por no poder beber infinidades de gotas de ella, por no poder tocarla ni tenerla fija en nuestras manos.
Odiamos a la lluvia por que nos despeina ¿ y qué mejor que despeinarnos en esta vida? ¿De qué sirve tener el pelo perfectamente prolijo?.
Odiamos a la lluvia porque viene cuando quiere y no podemos anticiparnos a ella cubriendo con plásticos inmensos el techo de las casas. La odiamos, porque no podemos como ella, ir y venir cuando queremos.

jueves, 29 de julio de 2010

[ esa sonrisa es, fue y será mi perdición ]

Sexo sin amor


No se por qué algunos hombres piensan que haber tenido sexo con una mujer es tan equivalente a tener el derecho de decir o hacer cualquier cosa sobre o con ella.
Tener sexo con una mujer no implica que la caradurez pueda comenzar. Que los besos robados están bien. Que proponer viajes inexistentes es lógico y mucho menos arrepentirse sistemáticamente de todo, volviendo al pasado como recurso.
Tener sexo con un hombre, tampoco implica estar disponible como un soldado para ayudarlo, aceptar una cerveza, prestarle un libro y mucho menos, aportar dosis de indignación ante un simple saludo.
Tener sexo sólo implica tenerlo. Hacer el amor es un ritual que pocos saben lograr.