martes, 15 de diciembre de 2009

Gris a color


A veces cuesta pero llegan las buenas noticias.
Algunas ilusiones caen, pero no pasa por el fracaso, sino por el hecho de que el esfuerzo pareciera que nunca alcanzara.
De a poco, a pasos lentos, silenciosos, todo va tomando color. Y es que estaban los días demasiado grises para pensar en tonalidades. El cielo, aún en esplendor parecía estar nublado, gris, en gamas sin brillo.
Y queda una cuota de esperanza, cuesta pero a veces las buenas noticias llegan y pasan.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Interesante el concepto. Admiro tu capacidad de pasar de un estado a otro. Lindo el blog
beso
Mauro